ActualidadAnálisisNacionales

El debate periodístico sobre la ‘comunidad del anillo’

Hasta dónde llega el derecho a la intimidad y el respeto a la vida privada. Qué es la información de interés público.

Por Chachareros

La guerra de opinión pública entre el saliente General de la Policía, Rodolfo Palomino, y la periodista Vicky Dávila, puso en jaque la reputación de la institución policial en los días recientes por cuenta de una posible red de prostitución que estaría funcionando al interior de la entidad y que llegaría a tocar las entrañas del Congreso de la República.

La serie de informaciones que han publicado los periodistas Daniel Coronell y Vicky Dávila han sido tan contundentes que el escándalo terminó acorralando al General Palomino quien tuvo que renunciar este miércoles 17 de febrero y afrontará desde su vida privada la investigación que al respecto le abrió la Procuraduría general de la Nación.

Sin embargo, en el otro lado de la balanza del debate, está el boom informativo logrado por Vicky Dávila, directora de La FM, gracias a la revelación de un video en el que se muestra a dos personas sosteniendo una conversación de alto contenido sexual, y que según la periodista sería prueba de la existencia de la red de prostitución de la Policía y sus nexos con el Congreso porque esas personas que hablan son «el capitán de la policía Ányelo Palacios (quien graba subrepticiamente la conversación supuestamente ocurrida en el año 2008) y el entonces senador Carlos Ferro mientras este último maneja su carro oficial y busca un lugar para el encuentro íntimo entre los dos», según el análisis realizado por la directora de LaSillaVacía.com, Juanita León.

Hasta antes de la publicación de ese video, Carlos Ferro era viceministro de Justicia. En el video no se revela nada que pueda probar de facto que él era miembro de la red o que se beneficiaba de ella. Al menos en lo que se ha mostrado a la opinión pública, Vicky Dávila y la Procuraduría sostienen que son «indicios», más no pruebas contundentes. Y aún así, sin que medie una responsabilidad directa de Ferro, este tuvo que renunciar por el peso moral que representa la revelación de su inclinación sexual.

El propio Ferro en el video cuenta que su familia (esposa e hijos) no sabía que él era homosexual y que por nada del mundo se los diría. Como no está probado que esa información es decisiva en el proceso que la Procuraduría lleva en contra del general Palomino, el costo moral sobre el ejercicio periodístico no solo está en estos momentos recayendo sobre Ferro sino también sobre la periodista Vicky Dávila, quien en un tuit defendió su acción de revelar el video. El tuit fue borrado de su cuenta.

La nota ciudadana más vista de este miércoles 17 de febrero en el portal Las2Orillas es un análisis realizado por la profesora Astrid González Nariño, quien señala la acción de Dávila de publicar el video como una afrenta a la ética periodística, una violación al derecho de la intimidad de una persona y una razón más para que cierto sector de la población colombiana sienta aversión hacia «el oficio más hermoso del mundo».

Escándalo Palomino, Ferro, Dávila

En Barranquilla también se han dado voces de análisis sobre el caso. El ingeniero electrónico, César Ávila, experto en TIC y también en Redes Sociales, sostiene:

«Listo @vickydavilalafm ?. Ya se logró que renunciara Palomino ?. Ya le puede devolver la dignidad a los hijos de Ferro ?. Adelante ?.

Realmente no sé qué delito hay por parte de Ferro. Tal vez algo como usar un vehículo oficial para hacer diligencias personales. De resto, las actuaciones del personaje hacen parte de su vida privada y sus preferencias personales. La excusa para sacar el video es que el interlocutor (Capitán de la Policía), comenta en el video que había sostenido relaciones con compañeros y jefes a manera de «favores», lo cual hace ver que sí existe una «comunidad del anillo en la Policía». Sin embargo, esa misma información se hubiera podido publicar colocando borrosa la cara y la voz del personaje afectado, que realmente no tiene nada que ver con el escándalo de la Policía (o al menos el video no lo muestra)». (Post en Facebook de César Ávila y autorizado por él para publicar en Lachachara.co).

¿Usted qué piensa?

Related posts
ActualidadAnálisis

Ciudad Mallorquín y urbanismo en Barranquilla

Arte y CulturaNacionales

Un adiós a Toño Garcia, el último cacique de los Gaiteros de San Jacinto

ActualidadEducaciónMundo

Educación Superior y su importancia

ActualidadEntretenimiento

Graceland se queda en la Familia Presley: Juez bloquea venta por posible fraude

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *