ActualidadNacionalesReportajes

Regiones y Voto en blanco, cantan pero no cuentan

En las elecciones presidenciales, la Región Caribe siempre ha definido ganador. Pero sigue siendo la más olvidada y empobrecida del país junto con el Pacífico. Esta vez ni si votan en blanco servirá de nada. 

Por Jorge Sarmiento FigueroaEditor general

Armando Zabaraín, representante a la Cámara

Armando Zabaraín, representante a la Cámara

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia nada fue más noticia que el escandaloso 70 por ciento de abstención. Es decir, que del potencial electoral solo 3 de cada 10 colombianos salieron a votar mientras el resto prefirió quedarse en casa o dedicarse a actividades distintas.

«Hubo mucha desinformación y eso hizo que la gente no saliera a cumplir la cita democrática. En el partido Conversador, por ejemplo, no pudimos convocar a los electores por culpa de Marta Lucía Ramírez que quiso imponer su voluntad en contra de la libertad de conciencia, pero hemos decidido soltar amarres y este 15 de junio saldremos masivamente a votar por Juan Manuel Santos. En el Atlántico vamos a duplicar la cifra para llegar, mínimo, a 400 mil votos», manifestó Armando Zabaraín, representante a la Cámara por el Partido Conversador.

Eduardo Verano de la Rosa1

Eduardo Verano de la Rosa1

«Fue una clara manifestación de rechazo y descontento de la gente con la manera en que se está haciendo política en el país. En la región Caribe el abstencionismo se trepó al 79 por ciento y no se extrañen que sea por causa del abandono y la exclusión en que están los costeños respecto del poder central, que se han compartido Bogotá y Antioquia en las últimas décadas», expresó por su parte Eduardo Verano de la Rosa durante un Foro regional de la Universidad Nacional a Distancia celebrado el miércoles 28 de mayo.

Sea la desinformación o la expresión de rechazo, los dos candidatos ganadores de la primera vuelta, Óscar Iván Zuluaga y Juan Manuel Santos, tienen la difícil tarea de crecer voto a voto para la siguiente cita electoral que se realizará en pocos días (el 15 de junio), y sobre todo, de revertir el nivel de abstención que se cierne sobre la democracia colombiana. En Venezuela, para no ir más lejos, el porcentaje de electores que no votó y el estrecho margen de diferencia entre el primero y segundo candidato (Maduro y Capriles) generaron una falta de gobernabilidad que devino en la crisis política actual.

El voto en blanco canta, pero no cuenta

El voto en blanco canta, pero no cuenta

Para colmo de males -el remedio es peor que la enfermedad-, la desinformación ha sido tan grande en este proceso electoral colombiano, que en la opinión pública y las redes sociales está haciendo carrera una campaña para que los ciudadanos insatisfechos marquen su voto en blanco. En este grupo entrarían los que decidieron no salir a votar el 25 de mayo, o los que marcaron su voto en blanco u optaron por un candidato distinto a Zuluaga, Santos o Ramírez (ya amarrada hacia el candidato de Uribe).

«Aunque hemos decidido dejar la casilla del voto en blanco como un ejercicio de expresión ciudadana, su conteo no tendrá ninguna injerencia en el resultado final. Consideramos que ya el pueblo ha hecho una elección inicial en la primera vuelta por dos candidatos y por tanto no es válido que el voto en blanco decida en esta ocasión», manifestó a Lachachara.co el Presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pablo Gil De la Hoz, buscando brindar información a la gente para que no «desperdicie su voto y elija por uno de los candidatos que quedan».

Frente a este panorama, Eduardo Verano de la Rosa analiza que «el voto en blanco nunca ha sido superior a un 10 por ciento en las urnas, pero quitar el poder legítimo a ese derecho es peor que ponernos a saludar banderas. Si por cosas de la política la gente llega a salir en masa a votar en blanco, que en un debate presidencial es más factible por la ausencia de la maquinaria, Zuluaga y Santos se verán en aprietos para defender su legitimidad».

En la Universidad Nacional a Distancia, Verano de la Rosa expuso sus planteamientos.

En la Universidad Nacional a Distancia, Verano de la Rosa expuso sus planteamientos.

Verano de la Rosa sabe lo que es la exclusión teniendo en cuenta que la Registraduría Nacional le invalidó en diciembre  pasado casi 300 mil firmas de las más de 600 mil que había presentado para inscribir su candidatura a la Presidencia de la República. Esa invalidación lo dejó por fuera de cualquier posibilidad y decidió ahora adherir a Santos para no quedar aislado y mantener viva la ilusión de un país descentralizado. «Uribe demostró, en sus ocho años en el poder, que no tenía la más mínima intención de defender a la Costa ni al Pacífico, ni al Oriente ni al Amazonas, sino a Antioquia. Prefiero discutir un proyecto regional con alguien que claramente es centralista, como Santos, y no con alguien que dice que sí apoya a las regiones pero en la práctica hace todo lo contrario».

Este reconocido dirigente costeño hizo varias preguntas relacionadas con educación, poder y región ante cientos de profesores de la Universidad Nacional a Distancia conectados desde distintas sedes de este centro de educación superior que es el de mayor cobertura en Colombia. «¿Cuál es el miedo a la descentralización, si los veinte países más desarrollados del mundo basan su poder en regiones? ¿Será verdad que la Costa solo sirve para los votos, la minería y la corrupción?», y acto seguido presentó cifras según las cuales cerca del 40% del PIB (producto interno bruto) nacional lo acaparan Bogotá y Antioquia actualmente, un dato contundente que el ex ministro y ex gobernador contrasta con los niveles de pobreza extrema en que se encuentran las regiones Caribe y Pacífico y cuyos indicadores cercanos al 50% siguen creciendo para ahondar la crisis.

«La causa por la que un candidato paisa y otro bogotano, entre el resto que también era del interior, se estén disputando la Presidencia de Colombia, y que no haya ninguno de la Costa y otras regiones, es la inequidad del poder. Nada más miremos este hecho: 80% de los funcionarios del gobierno central, incluyendo ministerios, son de las universidades Andes y la del Rosario, ambas capitalinas. Mientras jóvenes recién egresados de estos claustros obtienen el manejo de los proyectos y de los presupuestos de envergadura nacional, los profesionales consagrados y con títulos de posgrado de origen regional tienen casi que implorar para que los dejen participar en temas técnicos de poca monta. ¿Va a ser esto así por siempre? Antes me llamaban loco por señalar esta realidad, ahora me apoyan los que han sufrido la falta de oportunidades desde las regiones», sostuvo Verano de la Rosa.

Como colofón de este análisis, a la salida del Foro Regional sobre educación y poder en Colombia, el portero del evento, que tiene el sonoro apellido Ojito (es sobrino del celebre músico y arreglista Juventino Ojito, nacido en Polonuevo, Atlántico) soltó a la multitud esta frase que quedó resonando para la reflexión: «Verán que otra vez la Costa decide Presidente y que otros cuatro años más llevaremos del ‘bulto’, como siempre».

About author

Practicante del periodismo desde niño, comunicador de profesión, artista por vocación. Email: jorgemariosarfi@gmail.com Móvil: 3185062634
Related posts
LocalesNacionales

Proyectos que suman potencialidades de los departamentos del Caribe

ActualidadDeportesMundo

Montoya cuestiona las amistades que hay actualmente dentro de la F1

ActualidadNacionales

448 practicantes universitarios se suman al desarrollo del Programa de Tutorías para el Aprendizaje y la Formación Integral en Colombia

ActualidadDeportesMundo

Fernando Alonso firma con Aston Martin hasta 2026

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *