AgendaCrónicas

Al estilo “Amazing Race”, exploramos el imperio del cacique Jalapa

Galapa, municipio del área metropolitana de Barranquilla, demuestra que no solo en Sabanalarga «la inteligencia es peste». Conquistando la pistas de una visita a la tierra talentosa del cacique  que dio su nombre a Galapa.

Por Gerson BrugesChacharero

A las 10 de la mañana la cancha nos recibía con mucha curiosidad e inquietud, la gente quería saber qué tipo de actividad realizaríamos, el sol apenas se empezaba a calentar; una vez dadas las explicaciones, nuestro nivel de competencia empezaba a subir y nuestra euforia estaba por despertar.

Explorar el municipio al mejor estilo de «Amazing Race» (carrera increíble) no era fácil, pero no imposible. Al momento de arrancar la competencia no teníamos ni idea de a qué lugares teníamos que llegar ni dónde se encontraban ubicados los lugares que teníamos que fotografiar.

En el recorrido éramos el centro de atención del pueblo. Niños, jóvenes y mujeres nos veían con sus ojos de curiosidad y al mismo tiempo de burla, pero se divertían dándonos orientación sobre las ubicaciones respecto a las direcciones.

Amazing Race

5

Uno de los retos era subirse al medio de transporte más popular del municipio: el ‘bicitaxi’, que es al mejor estilo de la India o de la China una mezcla de taxi con bicicleta y por tanto utiliza como motor las piernas humanas. Mi grupo corrió alocado pero cometimos el error de querer subirnos cinco personas en un solo viaje de ‘bicitaxi’. El señor nos miró con paciencia, sabía que algunos no podríamos seguir montados. Soltó la risa cuando vio que tres nos quedamos montados, porque él solo podría llevar a dos. Al final nos pidió que le diéramos ánimo para tomar fuerzas en sus piernas y pudiera pedalear más rápido.

En el camino nuestro sudor era inevitable, observamos el camino, solo veíamos a los demás equipos de ‘bicitaxis’ en el mismo sendero, que a veces era de calles pavimentadas y otras destapadas. El pueblo tiene mucho colorido, almacenes de ropa, señoras en la puerta de su casa vendiendo fritos y chicos con sus guayos y camisetas dirigiéndose  hacia la cancha de fútbol de donde partimos.

2Luego de trasegar por direcciones y pistas, nos dirigimos hacia varios lugares típicos de Galapa que rodeaban la plaza. Uno de ellos es el monumento a las madres, una estatua blanca de una mujer con un hijo en sus brazos, y que es el sitio predilecto de los vendedores de jugos de naranja, de helados y raspao’s.

Al dirigirnos a la casa de la cultura vimos una casa muy particular que nos llamó la atención, ya que era una casa antigua que no tenía igual en el pueblo. Aunque no pudimos entrar, fue una buena antesala para la llegada al Museo antropológico de Galapa. El museo nos acercó un poco hacia los grupos aborígenes del Caribe colombiano quienes crearon identidad alrededor del territorio.

Al salir de allí nos esperaba nuestra última prueba: entrevistar a uno de muchos ciudadanos ilustres de Galapa, la familia Patiño, creadores de la empresa Yourhpat y ganadores del primer premio en la competencia internacional de Inpex en los Estados Unidos. Nuestro primer pensamiento era que íbamos a comer helados pero eso estaba un poco lejos de la realidad.

Rafael Patiño

Rafael Patiño

Al medio día pudimos contactarnos con el señor Rafael Patiño quien nos recogería en uno de los almacenes populares. Al encontrarnos pudimos ver que era un señor joven, blanco, muy humilde y amable, nos ofreció llevarnos a su finca para que pudiéramos hablar y realizar la entrevista. Al subirnos al carro nos dimos cuenta que la frase citada por muchas personas era cierta: «En un pueblo todos se conocen». El señor Rafael saludaba a todos los que se encontraba por el camino con la bocina del carro.

Al llegar pudimos observar un campo verde gigante, con árboles frondosos y unas cuantas vacas pastando, nos reunimos todos en la puerta de la casa. Alrededor un olor característico nos daba la bienvenida, era el olor de la boñiga de vaca. «Así es el olor a finca», decía Rafael.

Al fondo pudimos apreciar la verdadera infancia, niños jugando al popular ‘bolita e’ uñita’. En ese instante tuvimos un momento de reflexión sobre la infancia de los niños de los pueblos y la infancia que encontramos hoy en día en los niños de la ciudad.

Rafael Patiño nos contó un poco sobre su experiencia en el concurso de Intex en Estados Unidos, sus inventos y creaciones. La inteligencia y seguridad con las que hablaba eran impresionantes, durante la entrevista él nos contó que había hecho unos cuarenta  inventos aproximadamente junto con la bicicleta que goza de la característica de tener los direccionales en el asiento.

Al preguntarle de todos los experimentos que ha creado cuál ha sido el más importante, Rafael Patiño no pudo sostener las lágrimas, respiró profundamente tomó un sorbo de gaseosa y nos miró fijamente diciendo: «Muy buena tu pregunta, me haces recordar todo lo que he hecho desde hace años, no podría decirte el más importante, todos son como hijos míos, pero el más significativo es el del spray con él tuve la oportunidad de crear muchos más y de abrir mi casa de los inventos que está en la calle 72».

Grupo de participantes del Amazing Race

Grupo de participantes del Amazing Race

 

Related posts
AgendaArte y CulturaCrónicasEntretenimientoEstilo de VidaFeria de ArtesLocales

«Como cuentero creo que todos tenemos algo para contar»: Jorge Mario Sarmiento

AgendaEstilo de Vida

Paula López Espinoza presenta La joya de tu alma

ActualidadAgendaArte y Cultura

En homenaje musical a Alfredo Gutiérrez por sus 81 años bien vividos

AgendaMedio Ambiente

Superhéroes de la naturaleza en el Zoológico de Barranquilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *