ActualidadCrónicasEspecialesLocalesMundoNacionales

¿Acabarán con los corruptos los 3 ‘Mosqueteros’?

No es nada imposible, más no es fácil para Edgardo Maya, Néstor Martínez y Fernando Carrillo con un mal de 200 años. Cecilia Álvarez, otra encartada por Odebrecht. Por Rafael Sarmiento Coley/Y semana.com

2 Fiscal

Néstor Humberto Martínez Neira, Fiscal General de la Nación.

Desde cuando Bolívar y Santander, hace 200 años en los albores de la República, se distanciaron porque ambos pretendían atornillarse en el poder, la reeleccionitis ha sido la principal causa de todas las desgracias en Colombia.

Rafael Núñez pudo pasar a la historia como el mejor presidente del país de todos los tiempos. Todo lo que hizo con su innegable talento el llamado “Pensador de El Cabrero” (el célebre barrio cartagenero en donde tenía su casa-palacio de gobierno), lo borró con sus patas largas por tratar de imponer un impertinente record sentado en la silla presidencial. Cinco veces reelecto. Que era el record que quería romper Álvaro Uribe Vélez, para quitarle ese dudoso honor a un costeño.

Cuando los partidos tradicionales han pretendido mantener una hegemonía más allá de lo razonable, han surgido las divisiones sangrientas, los grupos rebeldes armados hasta los dientes y sicópatas disfrazados de ‘revolucionarios’ como los hermanos Vásquez Castaño,Los ‘Sangre Negra’, ‘Desquite’, ‘Cóndor’, Las Farc, las Autodefensas, y pare de contar.

Los máximos niveles de corrupción, lo cual desangra al país, surgieron a partir de las ansias desmedidas de poder de Uribe Vélez. Por culpa de de esa malhadada codicia incontinente se cambiaron notarías por votos; bancadas en el congreso por Ministerios con chequera, y surgieron los Tedolindos de todos los pelambres.

4 Ordóñez

Alejandro Ordóñez Maldonado, el Procurador que se creyó estar viviendo en la nefasta época de los Inquisidores de la Santa Inquisición.

Pues luego del mal ejemplo del Presidente que quiso reelegirse, no una, sino tres veces, quién dijo miedo. Por el mismo camino se lanzó un Procurador Alejandro Ordóñez, el redivivo Inquisidor de la Santa Inquisición que quiso imponer de nuevo el catecismo Astete, y hasta el color de las pantaletas con que las escolares debían ir al colegio. Un enfermo fanático que se hizo el de la vista gorda ante los peores actos de inmoralidad en la administración pública, por estar mojando pantalla y persiguiendo pendejadas con la vana ilusión de ser la única “esperanza del Partido Conservador” para la Presidencia de la República.

En el caso de la Fiscalía durante el nefasto teatro de las reelecciones, por allí pasaron payasos, tontos, locas, genuflexos, amanerados, timoratos, y hasta uno que otro cínico y sin talanquera moral que no tenía el menor empacho en colaborar para dejare en libertad al más terrible de los criminales. O mantener en la impunidad homicidios horrendos que estremecieron al país, como el caso del estudiante villanuevero Luis Andrés Colmenares Escobar.

¡Los tres Mosqueteros!

Es bueno, sin duda, que el país no caiga en el pesimismo total. Porque entonces sí sería el apaga y vámonos. Tampoco se pueden soltar las campanas al aire con la llegada de caras nuevas a cargos viejos.

De lo que no queda ninguna duda es de la capacidad, entereza moral y compromiso de Fernando Carrillo Flórez (el nuevo Procurador General); Néstor Humberto Martínez Neira (Fiscal General), y Edgardo Maya Villazón (ya desde hace rato en la Contraloría General).

De Carrillo Flórez hay que recordar que fue el líder visionario y audaz que sacó adelante la campaña por que se incluyera la séptima papeleta en unas elecciones entonces llamadas ‘de mitaca’, para dar vía libre legal a la convocatoria de la elección popular de una Asamblea Nacional Constituyente, con el fin de que redactara una nueva Carta Magna.

Constitución que se estrenó en 1991, como todo un optimista catálogo de garantías y frenos contra la inmoralidad pública. Una biblia garantista.

Martínez Neira, hasta ahora, ha realizado un periplo ejemplar, siguiendo los pasos de su inolvidable padre, el destacado periodista y humorista político Humberto Martínez Salcedo, quien ponía a sus oyentes a reír, pensando.- Reflexionando sobre tanta inmundicia que desde entonces se iba apoderando de todas las esferas del país.

Maya Villazón, tiene casta y pasta, pero le faltan agallas para agarrar el toro por los cachos. Sabe quiénes son los culpables de los tristemente célebres ‘hallazgos’ en las distintas entidades que él controla, pero no les mete la espada hasta el fondo. Lo hace a medias. Trabaja por la orillita, como si tuviera muchos compromisos con muchos detentadores del poder que están por encima de él.

Pueda ser que ahora, al lado de dos Mosqueteros ‘echaos pa’lante’, se envalentone y diga “al diablo con ese estigma de hombre timorato, no teniendo rabo de paja”.

Porque esa es la verdad. Ya que el caso de su medio hermano, sindicado en una Corte Federal de Estados Unidos por la muerte de tres sindicalistas de la compañía gringa carbonera Drummond, no lo salpica. Fue una acción personal. Su medio hermano, administrador del casino de la Drummond en la mina en el Cesar, se enemistó con el sindicato porque estaba suministrando comida con carnes podridas y raciones cada vez más pequeñas. Su torpe decisión fue ordenar el homicidio de los tres líderes labores.

El control de los Partidos

Kiko Gómez

¿Y quién responde por el imprudente aval otorgado a un malandro como Kiko Gómez? Alguien debe pagar ese costo político.

De todas maneras es necesario recordar que la esperanza es lo último que se pierde.

Es de suponer que los tres mosqueteros, como los llama la revista Semana, trabajen en llave para acabar, por fin, con el odioso esquema montado por los tres entes de control en contubernio con las Altas Cortes, el Congreso y el Poder Ejecutivo, para el intercambio de favores y puestos. “Tú me nombras a mi esposa allá, yo te nombro a tu hijo acá. Tú me pones a mi hermano de Magistrado. Yo te pongo a tu cuñado de Vicecontralor”. Un descarado toma y daca. Un vergonzante y descarado intercambio de favores a la vista de la ciudadanía. Con el mayor cinismo.

Un cinismo que llegó a los extremos de no sancionar a ninguno de los directivos de partidos o movimientos que avalaron candidaturas de escorias morales como el recién condenado a 55 años de prisión ‘Kiko’ Gómez. ¿Quién ha mirado hacia el Partido Cambio Radical? Nadie. Quién ha señalado a los directivos que firmaron esos avales. Todo el mundo enmudece.

El optimismo de Santos Rubino

En su nota central la revista Semana, que dirige Alejandro Santos Rubino, el mayor de los hijos del excelso columnista Enrique Santos Calderón, derrama una botella de optimismo sobre el país. Asegura que “con la posesión de Fernando Carrillo como procurador se cierra un ciclo. El del relevo en las cabezas de los principales organismos de control. Carrillo en el Ministerio Público, Néstor Humberto Martínez en la Fiscalía y Edgardo Maya en la Contraloría reemplazan a Alejandro Ordóñez, Eduardo Montealegre y Sandra Morelli.

En principio, los cambios no son más que un episodio normal que se produce porque se cumplieron los periodos de quienes habían sido elegidos para ocupar los cargos. Pero por las características de quienes se fueron y de los que llegaron, se perciben nuevos vientos. El contralor, el fiscal y el procurador no forman un equipo ni son parte del gobierno, pero hay una gran diferencia entre lo que irradiaban sus antecesores y lo que prometen, hacia adelante, Maya, Martínez y Carrillo.

El trío saliente fue muy controvertido. Cada uno a su medida le dio a su cargo una orientación basada en asumir que las funciones de sus entidades tenían un espectro más amplio del que se les había reconocido hasta la fecha. Y esa nueva interpretación flexible dio pie a muchas controversias.

Las agendas tradicionales de los organismos de control eran bien conocidas: la de la Contraloría, la revisión de las finanzas del Estado; la de la Fiscalía, el liderazgo de la acusación en el campo penal; y la de la Procuraduría, el control disciplinario de los funcionarios. Sobre todo en relación con estas dos últimas entidades, Ordóñez y Montealegre consideraron que tenían atribuciones y responsabilidades en cuanto al proceso de paz. Ordóñez se oponía y Montealegre lo apoyaba, los dos con vehemencia, pero ambos asumieron demasiado protagonismo, algo ajeno a la responsabilidad de sus cargos. Coparon espacio en los medios de comunicación y dieron de qué hablar sobre la posibilidad de que le estaban jugando a un futuro en la política.

Es muy temprano para calificar a Edgardo Maya, Néstor Humberto Martínez y Fernando Carrillo, que apenas se está posesionando. Pero en el poco tiempo en que se han desempeñado los dos primeros en sus cargos, y por la trayectoria de los tres, se puede concluir que hay un giro notable, al menos de estilo. Los tres tienen un talante moderado y los dos primeros han enfocado su trabajo en concentrarse en el núcleo de la misión funcional de los tres organismos de control.

Estos tres mosqueteros tienen además algunas características en común. Aunque han sido elegidos en un ambiente caracterizado por la polarización entre santismo y uribismo, los tres tienen lazos con ambos lados del espectro. Edgardo Maya no despierta resistencias en el uribismo. Néstor Humberto Martínez intentó acercar a Santos y a Uribe, a quien denominó “patriota” cuando ejercía el cargo de ministro de la Presidencia. Y Carrillo fue el arquitecto de la original reunión de Santos y Uribe con el papa Francisco. En sus actitudes y pronunciamientos, la nueva tripleta parece estar dispuesta a jugarle a un país pospolarización. E incluso a contribuir a acabar con ella. Los tres llegaron a sus cargos con credenciales que los alejan del sectarismo político.

Desde luego, una cosa es que en el clima político se perciba un alivio y otra, muy distinta, precipitar calificaciones anticipadas por unas tareas que apenas comienzan. A Maya, Martínez y Carrillo los beneficia la crítica generalizada que se llevaron sus antecesores cuando terminaron sus periodos. Las encuestas son elocuentes: según Invamer-Gallup, la imagen desfavorable de la Fiscalía es del 52 por ciento, y la de la Contraloría, 41 por ciento. La percepción negativa de la Justicia es del 79 por ciento.

Hasta ahora, lo que más ha favorecido a los nuevos mosqueteros es el contraste con sus antecesores. De Ordóñez se había convertido en frase de cajón decir que su referente era la Biblia y no la Constitución, y sancionó con drasticidad a quienes militaban en la otra orilla del espectro político, como Gustavo Petro o Piedad Córdoba. Trató también de frenar la principal bandera del presidente Santos –el proceso de paz con las Farc– con intromisiones excesivas como cuestionar los viajes de Timochenko a La Habana. Santos le contestó, públicamente, que las gestiones de paz son un asunto del fuero presidencial que no compete al procurador. Esto, sin hablar de su polémico papel en frenar los derechos a la comunidad LGTBI o el aborto y la eutanasia.

Algo similar ocurrió con el exfiscal general Eduardo Montealegre. Antecedido por una respetable hoja de vida como académico y magistrado de la Corte Constitucional, generó controversias por opinar sobre lo divino y lo humano, en principio a favor del gobierno y en la etapa final, en contra. De ahí que acabara por convertirse en un obstáculo para reformar la Justicia y en un crítico del plebiscito como mecanismo de refrendación del acuerdo de paz. Aparte de esto tuvo metidas de pata y salidas controvertidas como las acusaciones ligeras a Sigifredo López o a la actriz Carolina Sabino.

En esta guerra de poderes y de egos, la excontralora Sandra Morelli también tuvo un papel protagónico. Muchos le reconocen la forma como fortaleció la entidad y se le midió de frente contra la corrupción y a temas complejos, como desenmascarar al grupo Nule o ponerle fin al oscuro imperio de Saludcoop. También tuvo un rol protagónico y hasta se metió con las excesivas pensiones de los exmagistrados, un tema tabú para quienes aspiran a un futuro en la rama judicial. Sin embargo, actitudes excéntricas y no pocos enfrentamientos, en especial con el fiscal Montealegre, afectaron su gestión tanto como su imagen. Tampoco ayudó su salida del país a Roma, alegando falta de garantías, en un acelerado proceso que la Fiscalía le adelantaba en su contra.

El giro

En la actual coyuntura, la tarea de los tres mosqueteros es crucial. Los colombianos han perdido confianza en la Justicia y la corrupción se ha convertido en una de sus preocupaciones principales. Todo esto en un ambiente político de tensión y radicalismo. Maya, Martínez y Carrillo pueden contribuir a reconstruir la legitimidad de las instituciones a su cargo. Lo primero, por supuesto, será cumplir la misión que tienen en sus manos: vigilar las finanzas del Estado, castigar los malos comportamientos de los funcionarios e investigar a los delincuentes. Pero también, con mesura y sensatez, hacer un aporte a la paz política. En otras palabras, que no haya ningún tipo de agenda política en sus investigaciones.

¿Lo harán? La historia apenas comienza, pero los tres tienen condiciones propicias. Edgardo Maya Villazón, elegido contralor general en 2014, les ha puesto el pecho a toros bravos como Reficar, en donde detectó sobrecostos y pérdidas cercanas a los 8,5 billones de pesos. Esa misma investigación sirve hoy de base para uno de los casos que tienen alta prioridad en la Fiscalía General y en la que muy pronto se verán capturados y hasta extraditados.

Aparte de esto, la Contraloría se ha centrado en investigar y denunciar el uso indebido de las regalías, los impuestos, los recursos de la salud, la alimentación o la terrible situación por la que está pasando la población carcelaria, entre otros.

En cuanto al fiscal general, Néstor Humberto Martínez, en sus primeros cinco meses en el cargo ha manejado hábilmente los medios de comunicación al hacer denuncias precisas y de buen recibo ante la opinión pública. En casos simbólicos y cruciales, como el asesinato de Yuliana Samboní y de las coimas de Odebrecht, ha producido resultados rápidos. El año pasado fueron desarticuladas 1.300 bandas criminales, y se incautaron bienes por 5 billones de pesos, de los cuales, 500.000 eran de las Farc. Además, hay un trabajo intenso en combatir la inseguridad, que ha permitido importantes logros en muchas ciudades. En 2016 fueron capturados también 37 funcionarios corruptos de la Fiscalía. Mientras que en Bogotá se trabaja en más de 25 casos ejemplares, que darán grandes sorpresas –entre ellos Reficar–, en las regiones se trabaja en otros casos importantes.

Por su parte, el procurador Carrillo, quien se posesiona este lunes, ha dado muestras de discreción y eficiencia. Habla cuando toca sin incurrir en excesos. Carrillo es un respetado constitucionalista y un conocedor del Estado colombiano, y eso le permitirá lograr una buena alineación con las otras entidades de control. Sus contactos internacionales, gracias a los 17 años que estuvo en el BID, también le permitirán conseguir recursos de cooperación para fortalecer la Procuraduría. Esta es quizá la entidad a la que más le temen los políticos. Su posibilidad para destituir o inhabilitar de la vida pública a alcaldes, gobernadores y funcionarios públicos en general lo convierte en un gran protagonista en la lucha contra la corrupción del Estado, y por lo tanto su responsabilidad y ponderación serán esenciales, sobre todo después de las arbitrariedades con agenda política cometidas por el procurador anterior.

Aunque cada uno, Maya, Martínez y Carrillo, tiene una misión específica y distinta, también deben alcanzar en conjunto una cruzada firme contra la corrupción. Los tres han asumido ese compromiso. Desviarse del rumbo institucional, buscar protagonismos que no corresponden o jugarle a la política serían extravíos que rechazaría la opinión pública.

El segundo punto en común es la necesidad de profesionalizar las entidades a su cargo. Contraloría, Fiscalía y Procuraduría necesitan modernizarse, depurarse y hasta repensarse. En la difícil labor de hacer más eficaces los mecanismos de control, tendrán que romper con prácticas clientelistas que, por la vía de la politización, han llevado a personas no idóneas a cargos de alta responsabilidad.

Un tercer factor en el que convergen los momentos de las tres entidades

–Contraloría, Fiscalía y Procuraduría– es el de la internacionalización. Como lo acaba de demostrar el caso de corrupción por sobornos de Odebrecht, la acción transnacional contra la corrupción es fundamental. Unas instituciones parroquiales y tradicionales no van a ser capaces de enfrentar a ese monstruo en los tiempos de hackers, coimas transnacionales y descomunales avances de la tecnología.

Los tres mosqueteros tienen antecedentes esperanzadores, pero deberán actuar con contundencia. Aunque sus periodos van más allá de 2018, cuando termine el segundo cuatrienio de Juan Manuel Santos –y, en consecuencia, se desempeñarán en otra Administración– deben demostrar que tendrán mano firme sin miramientos políticos. Maya Villazón tiene que manifestar independencia frente al liberalismo, donde algunos lo ven como una carta costeña a la Vicepresidencia; Martínez Neira no puede ser complaciente con figuras de la cuerda de Germán Vargas, de quien es reconocido allegado; y Carrillo tiene que saber vigilar a un gobierno, el de Santos, del cual formó parte. La responsabilidad que tienen en sus manos definitivamente no es de poca monta.

Ahora le tocó a Ceci

3 Cecilia

Ahora le tocó el turno a la niña Cecilia Álvarez Correa y Glenn.

La Fiscalía sigue tras la pista de los involucrados en el escándalo de corrupción de Odebrecht, con el que el país recibió sobornos de 11 millones de dólares a cambio de adjudicar contratos a la firma brasilera. Ahora, el turno de presentarse ante el ente acusador es para la exministra de Transporte Cecilia Álvarez Correa y Glenn (¡vaya a mama¡ con semejantes apellidos de abolengos). Un trago amargo para la que fue la niña consentida de dos Presidentes: Álvaro Uribe, y Juan Manuel Santos, tal como también lo fue su compañera sentimental, Gina Parody por su controvertido mamotreto sexual para los colegios y su fracaso al frente de la campaña a favor del Sí en el plebiscito.

Según el ente acusador, ella deberá dar información sobre una adición de 900 mil millones de pesos que le hicieron al contrato Ruta del Sol, tramo dos.

Se trata específicamente del tramo Ocaña-Gamarra, para el que se tenía presupuestada una inversión de 300 mil millones de pesos. Para ese entonces, Celilia Álvarez y el director de la ANI, Luis Fernando Andrade se opusieron a la adición, que triplicaba el valor inicial, pues consideraban que no era necesaria. Sin embargo, finalmente, la adición fue aprobada.

La citación no quiere decir que Álvarez será vinculada al proceso penal, sino que es requerida por las autoridades para que brinde la información que conoce al respecto y así determinar si hubo irregularidades y, en caso de que sea así, quiénes serían los responsables.

Este martes también llegó al ente acusador el empresario cartagenero Juan Manuel Barraza, quien debió dar los detalles sobre la participación del ex viceministro de Transporte Gabriel García en unos negocios en Cartagena.

La diligencia judicial tuvo lugar con el fin rastrear el patrimonio de García, quien se declaró culpable de los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, cohecho y enriquecimiento ilícito por haber recibido una coima de 6,5 millones de dólares a Odebrecht a cambio de conseguir la adjudicación del contrato Ruta del Sol tramo dos.

 

 

Related posts
ActualidadAnálisis

Copa América: la ley del más vivo

DeportesMundo

El legado de Alice Milliat, la pionera de la participación femenina en los Juegos Olímpicos

Cultura CiudadanaEntretenimientoLocales

Ciudadanos Ejemplares de Barranquilla en la Celebración de la Independencia de Colombia

Medio AmbienteNacionales

Grupo Argos y C.R.A continúan aportando a la restauración de la ciénaga de Mallorquín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *