ActualidadEducaciónEspecialesEstilo de VidaMundoSalud

Una cena familiar con mi esposa y mi novia

Aprender a amar a dos mujeres al mismo tiempo —una con alzhéimer— es un desafío y una bendición

Por *Townsend Davis Ilustración : Credit…Brian Rea

El Día de Acción de Gracias pasado estaba sentado a la cabeza de la mesa del comedor con mi familia alrededor mientras disfrutábamos nuestro banquete tradicional: pavo, papas, salsa de arándano, salsa de carne y una mezcla de puré de camote con minimalvaviscos que de cariño llamamos “engrudo”.

Mis hijos, de 18 y 20 años, formaron una montaña de comida en sus platos. Mi madre se sirvió porciones más pequeñas y una copa de vino. Y yo sostuve la mano de mi amada, que estaba sentada a mi lado con lágrimas en los ojos mientras veía al otro extremo de la mesa a una mujer, su contemporánea, que comía con la ayuda de una cuidadora.

Esa mujer es mi esposa, Bridget, de 59 años.

Antes de que el alzhéimer devorara las neuronas de Bridget junto con su esencia, el Día de Acción de Gracias era su festividad favorita. Ahora, una década después de desarrollar la enfermedad, mi esposa no tenía idea de lo que era el Día de Acción de Gracias ni de quiénes éramos nosotros. La cuidadora tenía que seguirle recordando que se quedara sentada. Esa noche también fue la primera vez que ella y mi nueva pareja comieron en la misma mesa.

Ninguno de nosotros pudo haber imaginado esa escena sino hasta hace poco. Durante una década, mi esposa y yo estuvimos felizmente casados y como padres, hasta que sus habilidades funcionales comenzaron a fallar. Bridget —quien de manera experta organizó nuestra boda y los presupuestos del Museo de Arte Moderno y el Museo Whitney en hojas de cálculo de Excel— se rehusó a creer que fuera algo serio hasta que los errores se volvieron demasiado frecuentes y peligrosos como para ignorarlos: pasaba de largo las señales de alto, dejaba que las ollas se prendieran en llamas, se perdía de las citas de juego de los niños e incluso olvidó asistir a la cena de su cumpleaños 50.

Después de que el neurólogo nos diera la devastadora noticia, hace 8 años, de que Bridget sufría el inicio de la enfermedad de Alzhéimer, yo la atendí en casa con la ayuda de cuidadores mientras seguía con mi empleo de tiempo completo y fungía como padre de nuestros hijos, de 11 y 13 años en ese momento.

Con el tiempo, Bridget requirió cuidados las 24 horas en casa. Debido a su agitación incesante, tuve que dejar de dormir en nuestra habitación, y creé un espacio aparte en nuestro hogar para que yo pudiera dormir y vivir ahí.

“Por favor, sal y conoce a alguien más”, me pidió poco después de su diagnóstico.

Pero rechacé la idea de inmediato. No quería imaginar la vida sin ella. Sin embargo, seis años después, Bridget ya no me reconocía como su esposo. Jamás tuvimos una charla seria al respecto, y ahora ella ya no era capaz de tenerla.

Extrañaba a Bridget y me sentía solo. Pero en vez de enfrentarme a las aguas turbias de qué tipo de compañía podría existir en el contexto de mi matrimonio, simplemente me había convencido de que no necesitaba una pareja. Además, ¿qué mujer podría aceptar una relación con un hombre que estaba comprometido a seguir casado y a cuidar a su esposa?

Deb, la mujer cuya mano estaba sosteniendo el Día de Acción de Gracias, estuvo casada 25 años antes de divorciarse en 2018. Sus tres hijos —el menor tiene 17— estaban celebrando con su padre a unos kilómetros de ahí; ella y su ex se turnaban para ser anfitriones de la festividad. La conocí 14 meses antes en una salida de surf en Montauk, cuando llegó el huracán Fiona. Ella había ido manejando a la playa esa mañana después de que un amigo en común sugiriera que nos conociéramos, preocupado de que a ambos nos hacía falta tener compañía.

Ese día, las olas estaban muy grandes; y el océano, frío. Me tomó un rato reunir el valor para meterme al agua, pero terminé por ponerme un traje de nado y monté la mejor ola que había visto en toda la temporada. En cambio, la idea de adentrarme en la búsqueda de una pareja me parecía de nuevo imposible debido a la culpa que de seguro sentiría.

Durante esa primera presentación en la playa, le dije a Deb: “Me parece bien no volver a casarme nunca y satisfacer distintas necesidades con diferentes personas”.

“Ajá”, respondió, pareciendo escéptica.

Tras descartar las citas, ella y yo seguimos encontrándonos para ir la playa, andar en bici, al teatro y al cine. Para entonces, ambos habíamos pasado por muchas cosas en la vida, pero nos concentrábamos en lo que el milagroso presente nos ofrecía. “Uno de estos días la vamos a pasar solo bien juntos”, le dije después de la tercera o cuarta cita que no era cita.

Tras varios meses, comencé a preguntarme: “¿Qué estoy esperando exactamente?”. Si no funcionaba por lo que fuera, seguiría como al principio: casado pero solo en la práctica.

Un viernes por la noche, sorprendí a Deb con un beso, y de pronto mi vida adoptó una nueva dimensión. Nuestro romance tuvo muchos efectos al mismo tiempo: me ayudó a recuperar la esperanza, a procesar la pérdida, a volver a sentirme maravillado y a recordar qué se sentía estar en una relación recíproca. La primera vez que me preparó una cena, prácticamente me caí de la silla de la gratitud que sentí.

Deb ha resultado ser una pareja increíblemente capaz y comprensiva. No cuestiona el tiempo que paso con mi esposa y mis hijos. Sigo cuidando a mi esposa como antes, y no me he quitado el anillo de bodas. Soy mucho más feliz. Puedo amar a dos personas por completo y no sentirme conflictuado.

Deb y yo revelamos abiertamente nuestra relación a amigos y familiares. Desde luego, hubo complicaciones. Deb tenía 2 hijos que vivían con ella y, de manera comprensible, se mostraron reacios a aceptarme hasta que la relación demostrara ser seria. Yo tenía a un estudiante de bachillerato y a mi esposa en casa. Pero todos nos adaptamos.

Mis hijos parecían agradecidos de tener a una mujer en sus vidas que entendiera las ventajas de contar con un cubrecolchón en la cama de un dormitorio universitario. Cuando Deb tuvo un accidente automovilístico serio, sus hijos y yo fuimos a la sala de emergencia y le contamos chistes para que estuviera de buen humor, además de comer hamburguesas para llevar en el piso del hospital. Mis suegros nos dieron su bendición, y la madre de mi esposa me dijo: “Ya era tiempo”.

Incluso intenté explicarle a Bridget que había encontrado otra pareja, pero que siempre la cuidaría en casa.

“Creo que es buena idea”, dijo, pero no estoy seguro de cuánto entendió.

El Día de Acción de Gracias, sosteniendo la mano de Deb, pensé saber por qué tenía lágrimas en los ojos. Acababa de ver cómo mi hijo mayor saludaba a su madre diciendo: “Soy yo, William”.

Al principio, Bridget no reaccionó. Sí le devolvió el abrazo, aunque con torpeza, después de una pausa insoportablemente larga. Yo ya había visto escenas similares decenas de veces, y se las había contado a Deb, pero ella jamás había visto que Bridget no pudiera responderle a su propio hijo.

Deb expresó su empatía con Bridget durante una de nuestras primeras noches juntos. “Es muy injusto que alguien tuviera que enfermarse para que yo pudiera estar contigo”, dijo. Desde entonces, ambas habían estado juntas varias veces y asistido a eventos conmigo, incluyendo una caminata con el fin de recaudar fondos para la causa del alzhéimer y una sesión de fotos antes de la graduación del bachillerato de mi hijo, otro hito para el que Bridget estuvo presente y ausente a la vez. Deb, a quien describiría como emocionalmente intrépida, se había comportado en todas esas ocasiones con generosidad y gracia.

Pero subestimé el impacto emocional de sentarlas en la misma mesa el Día de Acción de Gracias. Después de que terminamos de comer y limpié, Deb condujo de regreso al departamento que ahora compartimos.

“No puedo evitar sentirme como una intrusa”, comentó. “Esta es su festividad en su casa, y yo estoy tomando su lugar, pero ella sigue ahí. Sé que es irracional, pero no puedo evitar pensar que debe sentir ese remplazo”.

“No creo que sienta eso”, respondí. “Por favor, no te sientas culpable”.

“Creo que es más difícil porque es Día de Acción de Gracias”, dijo. “Es un momento familiar”.

“Ahora eres parte de mi familia”.

“Lo sé, pero sigo sintiéndome así”.

En determinado momento dejé de intentar convencerla de no sentir todo eso y le dije: “Supongo que estaría preocupado si no te sintieras así”.

Nos cepillamos los dientes y nos metimos juntos a la cama.

“Sé por qué no podemos casarnos”, dijo. “Y acepto nuestra realidad, pero aún es difícil de una manera innombrable que me hace sentir mal incluso al mencionarlo”.

“Siento como si me casara contigo todos los días con lo que hacemos el uno por el otro”, contesté.

Como siempre, sin mucho planearlo, habíamos preparado y servido la comida —nuestro primer Día de Acción de Gracias juntos— en mi hogar familiar con facilidad, casi sin pronunciar palabra. Deb incluso se propuso a pedirle a mi suegra la receta del “engrudo”, pues ella no podía ir ni prepararlo este año debido a la enfermedad de su esposo. (“Tu padre está muriendo de cáncer”, había intentado explicarle a Bridget, sin tener éxito).

Era la misma danza que Deb y yo habíamos estado bailando desde ese paseo en la playa. “El hermoso presente” es como la llamamos, una afirmación diaria de nuestro compromiso en el que se mezclan el dolor, el consuelo y la felicidad. Esa noche, no pude hacer más que aceptar todo eso.

*Townsend Davis es abogado, vive en Brooklyn y está escribiendo un libro de memorias acerca de cuidar a su esposa, que sufre de alzhéimer.

The new york Time

Related posts
ActualidadDeportesMundo

Montoya cuestiona las amistades que hay actualmente dentro de la F1

ActualidadNacionales

448 practicantes universitarios se suman al desarrollo del Programa de Tutorías para el Aprendizaje y la Formación Integral en Colombia

ActualidadDeportesMundo

Fernando Alonso firma con Aston Martin hasta 2026

EducaciónEstilo de VidaLocales

Inicio de operación de los CDI para el beneficio de 31.000 niños y niñas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *