ActualidadOpinión

¿Qué espera la comunidad de El Salado?

En menos de una semana habitantes de este corregimiento de el Carmen de Bolívar recibieron tres amenazas a través de panfletos.

Por: Rafael Castillo Torres 

El 21 de enero de 2021 , con el padre Danilo Cortina, responsable del cuidado pastoral de la comunidad de El Salado y ante los últimos hechos acecidos en la comunidad, decidimos hacer presencia para escucharlos y discernir con ellos sobre cuál sería la mejor manera de acompañar a la comunidad en esta hora en que las amenazas y el miedo han regresado.

 De camino a El Salado, por esa carretera, a la que se llega en 30 minutos (antes eran 2 horas y 30 minutos), encontramos, justo al inicio de la vía, una presencia de la fuerza pública que nos pareció la Policía de Carabineros; más adelante, a unos 4 kilómetros de El Salado, encontramos un retén de la Policía, diferente al anterior, que nos detuvo y nos preguntaron: quiénes éramos, a dónde íbamos, a quiénes visitaríamos y con quiénes hablaríamos. Les dijimos que éramos los padres y respondimos las preguntas que consideramos pertinente. Nos permitieron el paso. Al llegar a la comunidad encontramos a la Infantería de Marina por todo el pueblo y agentes de policía patrullando en motos. Dos lecciones nos quedaron de esta primera experiencia: definitivamente una carretera es un camino a la libertad y El Estado debe estar con su fuerza pública de manera permanente para proteger a la población. Sería lamentable que en un país donde las palabras amenazantes se convierten en hechos le sucediera algo a un solo miembro de la comunidad.

Llegados a la comunidad hicimos algunas visitas y saludamos las familias. Luego tuvimos una reunión con personas que fueron objetos de las amenazas y con testimonios privilegiados que identificamos muy bien desde hace más de 30 años y que han sobrevivido a todo lo que allí ha sucedido. ¿Qué nos narraron?

Esos panfletos suelen aparecer siempre para enero. Se riegan en moto y aprovechan que se va la luz. Este último apareció el 17 de enero. Ya antes hemos vivido una situación parecida y se dieron algunas capturas. Pero las amenazas siguen y ahora se han complicado más. Nos llegan por panfletos, por nuestros teléfonos y por las redes sociales. Últimamente hasta con las fotos de las personas. Nosotros reconocemos que el microtráfico se tomó El Salado, que hay expendedores de droga como en El Carmen y que muchos de nuestros jóvenes han caído en el vicio y eso los ha llevado a delinquir robándose un cerdo, una gallina o un chivo. Fueron niños buenos que vimos crecer con buenas costumbres, pero ese vicio que nos metieron en el pueblo ha echado a perder muchas vidas buenas. No es justo que los amenacen de muerte y quieran desaparecerlos, como tampoco es justo que tomen a personas buenas, que son nuestros líderes y que sirven a la comunidad, y también a ellos los amenacen. Siempre quieren resolver las cosas a las malas mezclando una cosa con otra cuando no tienen nada que ver. Nosotros sabemos que hay movimiento de grupos en nuestro territorio y algunos no quieren que esto se sepa. Hoy sentimos que nuestros líderes se encuentran amenazados y con ellos toda la comunidad”.  

No es un secreto: en Los Montes de María, donde una vez fueron sometidos los actores armados ilegales, el Estado colombiano ha tenido una gran fatiga para hacer una presencia integral que responda a las raíces profundas de cuanto ha vivido y siguen viviendo hoy las comunidades. El Clan del Golfo y todos los otros clanes, con sus estructuras mafiosas y criminales, se tomaron Los Montes de María y hoy lo han penetrado todo a través del microtráfico, el lavado de activos y la red de pagadiarios que tiene sometida a la población y sigue destruyendo la generación de la paz como en su momento llamamos a aquellos niños de Los Montes de María. No hay que buscar el ahogado río arriba. ¿Qué propuestas concretas hizo la comunidad?

  1. Necesitamos que a la problemática social de nuestros jóvenes se le de un manejo más adecuado. Hoy ellos son víctimas de la droga, la delincuencia, los abusos y muchos de ellos obligados a hacer lo que no quieren. Son vulnerables y en riesgo.
  2. Creemos que se debe respetar la vida y el trabajo de nuestros líderes sociales que están en todo su derecho de seguir trabajando por su comunidad en los temas de reparación colectiva después de más de 20 años. ¿A quién le incomodan los líderes de El Salado? Todo esto se debe aclarar y los responsables deberán responder.
  3. Se debe fortalecer mucho más la confianza de las instituciones con la comunidad. Los consejos de seguridad y las visitas esporádicas no son suficientes ni han resuelto nada. Necesitamos vivir tranquilos y sin asustarnos. Necesitamos una presencia más integral de todo el Estado y un mayor control sobre todo nuestro territorio. Ojalá con propuestas audaces para nuestros niños, jóvenes, mujeres y adultos mayores. 

Después de escuchar a la comunidad y sus propuestas, el padre Danilo Cortina, responsable de su cuidado pastoral, y este servidor, el padre Rafael Castillo del PDP de Montes de María, decidimos mantener el acompañamiento a la comunidad y abrirnos a toda una estrategia con los jóvenes y líderes sociales que necesitará del concurso de muchos sin suplir a la institucionalidad. Creemos necesario insistir en los siguientes aspectos:

  • Fomentar relaciones de atención y cariño entre padres e hijos para fortalecer el entorno familiar.
  • Acercarlos más vivamente a una experiencia personal con Jesús que hace nuevas todas las personas y sus relaciones.
  • Propiciar en ellos el desarrollo de aptitudes para la vida y reducir el acceso al alcohol y a las drogas como forma de prevenir las lesiones producto de la violencia.
  • Ofrecer a los jóvenes, víctimas del flagelo de la drogadicción una atención eficaz y empática que les ayude a superar las secuelas físicas y psicológicas que quedan en sus vidas.
  • Abrir espacios seguros y confiables para el encuentro, la integración y la recreación.
  • Fortalecer las iniciativas culturales de los jóvenes de la comunidad con todos los referentes que hay en ella. 
  • Abrir oportunidades de trabajo para ellos de tal manera que puedan ir tomando las riendas de sus vidas con sus dos manos.
About author

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es
Related posts
ActualidadAnálisis

Copa América: la ley del más vivo

ActualidadNacionales

Reducción de jornada laboral en Colombia

EntretenimientoOpinión

Pedro Reloaded: Recargado, bailador y lleno de humor

ActualidadEstilo de VidaMundo

Declaración de Renta en Colombia: Implicaciones para los Pagos con Criptomonedas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *