ActualidadAgendaAnálisisArte y CulturaEntretenimientoEspecialesEstilo de VidaLocalesNacionales

Las palabras de Ángel Loockhartt más allá de un simple diálogo

Cuentos y travesía de un pintor marinero después de llegar a puerto.

Por: Melissa Ochoa

¿Qué más puede ser un cronista cultural hoy en día, sino el editor de redes sociales de un artista? Jaime Cabrera, escritor barranquillero radicado en la ciudad de Miami desde hace más de 25 años, es uno de los que quizá podría dar respuesta a mi pregunta.

El pasado 11 de octubre, Jaime Cabrera tuvo la oportunidad de leer ante su protagonista, un artista colombo-holandés, un texto que escribió sobre su trayectoria unos 37 años atrás en Mayo de 1980. Su aclamado artículo que hoy se resume a un lánguido y viejo recorte en papel periódico del diario El Heraldo, solo fue noticia para los lectores de aquella época. No obstante, sin importar el paso de los años que pesa sobre aquel trozo de papel, un discurso nos envuelve nuevamente con la obra de Ángel Loochkartt, más vigente que nunca,  ahora en la voz de Álvaro Suescún, que lo lee al público.

Lochkartt hablando

El maestro Ángel Lochkartt, en compañía del economista y columnista Rodolfo Zambrano.

Mi pregunta surge no tanto por éste, sino por el debate que el gran maestro expuso por sí mismo en otro artículo biográfico más reciente en  junio del 2016, para la Revista Ojos, un texto que contextualiza a la perfección labor que Suescún desempeñaría con versatilidad durante su labor  como moderador entre diálogos con el artista en el escenario del auditorio de la Biblioteca Departamental, que de la mano de la  Gobernación del Atlántico y diversas instituciones le han homenajeado durante toda la segunda semana del mes de octubre.

Según el discurso de Loochkart para la revista, se infiere que el país no tiene quien escriba o documente con conocimiento de causa la labor de los artistas plásticos, mucho menos con autoridad propia para que dicho trabajo sea reconocido como la labor de un verdadero periodista cultural. No hay en la actualidad quien posea una reputación que le preceda y cuyo trabajo perdure igual que las obras de los artistas a los que intentan retratar con  sus palabras; es más, ha sido una problemática constante.

Lochkartt viendo su documentalSi existen son muy escasos y preocupa su ausencia, pues son ellos quienes al fin y al cabo deben dar a conocer a tiempo a figuras  como a Loochkartt que hoy reflejan su importancia social en lo mucho que han aportado al prestigio de la ciudad y en el arte nacional en general, pero igualmente sigue siendo un tema a tocar muy someramente y por las orillas, incluso en éste dialogo que inicio con una muestra documental sobre Loochkartt  como herramienta introductoria reconociendo la importancia de este tipo de archivos históricos.

Lo que el maestro declaraba en ese entonces no es nada que no sea evidente hoy en día,  yo incluso con prematuro atrevimiento agregaría que la situación afecta con mayor rigurosidad a la Costa Caribe colombiana, que pese a ser la cuna predilecta para el surgimiento de prominentes artistas plásticos, no posee  en la actualidad suficientes críticos conocedores de este tipo de academias, mucho menos especializados en los diversos movimientos del arte pictórico.  A lo mejor Suescún y Cabrera sacaron la cara por el periodismo cultural  éste día, en donde también podría incluirse a otro genial poeta y profesor de semiótica  que dirige otro gran biblioteca de la ciudad, Miguel Iriarte, y tal vez algún otro, pero la situación sigue siendo preocupante y se refleja en la falta de medios de comunicación especializados, sin importar su formato, o tendría que conocer usted de primera mano la titánica labor de un artista plástico en Barranquilla para dar a conocer su obra en un espacio propicio de amplia difusión.

Un poco de todo eso tuvo la conversación en los diálogos en la renovada biblioteca, cuyos esfuerzos por la difusión cultural local se han doblegado en éste último año y que han empezado a cobrar fuerza con invitados tan reconocidos pese a que aún podría convocar a una mayor audiencia pero que poco a poco con el apoyo mediático se está logrando.

Texto de Jaime Cabrera

Una reliquia periodística, escrita por el periodista Jaime Cabrera, residente en los Estados Unidos.

A la falta de profundización del tema le vienen bien estos  escenarios  en donde se propician re descubrimientos como el del texto de Jaime Cabrera, cuya coincidencial visita a Barranquilla encajó perfectamente con la corta semana de homenajes al prodigioso artista, ya que de no ser así a lo mejor el texto que guarda con valor de pergamino habría permanecido anónimo para siempre, además, hacer memoria del artista homenajeado es tan pertinente como recordar todo lo que ha hecho a lo largo de su vida, sobre todo en un espacio como éste en donde se puede dialogar con él.

El problema radica en que una vez termine el sutil cuarto de hora propagandístico  es posible que queden en el olvido del ojo público tanto el artista como el escritor, y quienes sí le sobrevivirán serán tan solo los mezquinos horarios de agenda cultural publicados en los bocadillos de los diarios firmados por inexpertos, que por un salario mínimo y por “likes” en redes sociales exaltan cualquier cosa a la categoría de arte, justificando las palabras de Loockhartt en el artículo del año pasado en donde hacía su crítica que ahora cito textualmente:

“En el país ha existido siempre una carencia de análisis e investigación sobre los procesos artísticos, razón por la cual no se ha podido contextualizar el movimiento expresionista y sus proyecciones en la estética y la cultura de nuestro medio. Despierta nuestra curiosidad quién va a llevar la pauta del  concepto documental, para que sea rigurosa y exhaustiva, ya que por nuestra experiencia en el medio en que vivimos, surgen expertos de la noche a la mañana y así se quedan, pues el conocimiento o la obra que los avale en la materia que los identifica, es lo de menos, en este paraíso del nepotismo y de las influencias. La constante expresionista siempre ha buscado la autenticidad”.

Como también lo decía el recientemente desaparecido artista peruano Fernando de Szyslo: “Una época en donde se justifica la existencia tanto del arte contemporáneo, como la presidencia de Trump, en donde todo es moda y todo carece de sentimientos y compromisos profundo, en donde vale más la pena ser paciente y volver al amor”.

Lochkartt frente a su poemaPor eso esta vez Loochkartt solo se dedicó con voz gastada y sutil elocuencia a dar razones de  porqué tiene los ojos llenos de mares, porqué pinta con la sensación de seguir flotando entre el vacío de las estrellas y la profundidad del océano en donde cultivó su manera de ver a los seres alados, a los congos del Carnaval de Barranquilla  y a los seres de la noche por igual.

También recibió los  aplausos, la admiración de quienes han hecho posible donaciones de algunas de sus obras como el mural de ‘Early Bird’ o ‘Pájaro madrugador’ en español,  hoy presentes en el auditorio, el texto de Jaime Cabrera importado desde Estados Unidos, un poema de su amiga Meira en voz de una mujer a la que retrató, y  el anuncio del  reciente libro que su gran amigo y admirador Suescún  lanzará prontamente, también como gentil homenaje y compromiso de inmortalizar el garbo de aquel ángel artista.

Loochkartt en el museo meira

Beatriz Aguilar muestra cada rincón del Museo de Meira del Mar al Maestro Loockhartt.

Por último, recorrió la instalación artística en el nuevo museo en honor a su entrañable amiga por quien fuera bautizada esa biblioteca, observando todo con calmado asombro y cómplice silencio alegre de la mano de la directora del claustro, Beatriz Aguilar.

Risas y más anécdotas surgieron entre los diálogos, pero sobre todo la muestra del poder del discurso que debe tener un conocedor de arte para poder abordar a un arista tan increíble de quien se tiene la fortuna de tener entre nosotros, aunque para muchos incluso en el publico tan solo se tratara de un hombre que un día fue el director de Bellas Artes o un completo desconocido.

Él, entre tanto, todo el tiempo agradeció  por tanto cariño que espera alcance a más artistas, pero en su rostro reflejaba con ansia que contaba  las horas para correr hacia su taller con un afán  de pez fuera del agua, aunque según él siente que todo el tiempo está sumido allá pintando, que es lo que a él compete, lo único a lo que verdaderamente le da prioridad.

About author

Comunicadora Social y Periodista de la Universidad del Norte. Ha trabajado con diversos medios de comunicación como: Lachachara.co, Diario La Libertad, El Heraldo de Barranquilla, Sentir Positivo, Plataforma Canibal, como redactora para prensa tradicional y digital. Hace parte del equipo radial de 'El Vuelo Rockstar de Rock Star Producciones en la ciudad de Pereira, Risaralda, bajo la dirección de José Miguel Sáchez, La Cháchara Radio en UniAutónoma FM Estéreo 94.1 y ha colaborado con el programa magazine 'Solo para mujeres' del Minuto de Dios, bajo la dirección de la reconocida productora de radio y televisión Vicky Vives. En sus propias palabras: " Me encanta chacharear, además, soy una apasionada del periodismo cultural, que me ha brindado la oportunidad de trabajar con figuras nacionales de talla internacional como el artista cartagenero Cesar Bertel, reconocido acuarelista como asesora de comunicaciones con mi agencia M8A, Infinitas Posiblidades. Actualmente soy YouTuber y Bloguer en mi propio espacio personal como La Rockstar Quillera". Para saber conocer más de su trabajo visita www.elblogdelarokstarquillera.blogspot.com.co" o siguela en sus redes sociales como @meli_8ar en Instagram y Twitter y en Facebook como Melissa Ochoa, o comunícate al correo ochoaroa@gmail.com
Related posts
ActualidadAnálisis

Ciudad Mallorquín y urbanismo en Barranquilla

Arte y CulturaNacionales

Un adiós a Toño Garcia, el último cacique de los Gaiteros de San Jacinto

ActualidadEducaciónMundo

Educación Superior y su importancia

ActualidadEntretenimiento

Graceland se queda en la Familia Presley: Juez bloquea venta por posible fraude

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *