ActualidadArte y CulturaCrónicasLocalesNacionales

«Llevo 80 años buscándome»: Ramón Illán Bacca

Texto por Jorge Sarmiento Figueroa – ilustración por Turcios

Ramón está sentado en la terraza de Luneta 50. Acabamos de ver una obra de teatro, voy saliendo, Zoila Sotomayor se me acerca, me pregunta si voy para mi casa y, con sus lazos de maga madre, me indica que lleve al maestro, «que él vive por tu casa, ahí frente al parque El Limoncito». Por supuesto, llevarlo es dicha mía.

Solo dos cuadras llevamos de camino cuando saca del silencio su curiosidad pertinaz: oye, suelo ir a obras de teatro, te veo ahí; voy a La Aduana a exposiciones de pintura, te veo ahí; regreso a La Aduana a un recital de música o de poesía, te vuelvo a ver; voy a la cinemateca, de nuevo tú. Y veo que escribes, que pintas…mmm… dime una cosa: ¿a qué es que te dedicas?

-Todavía no sé, maestro-, le respondo de inmediato. Me salió responderle así, con franca pesadumbre, aunque sé que no me puedo quedar tan escueto porque perdería una oportunidad irrepetible de conversar con alguien al que admiro y que me puede dar luz con su experiencia. «Yo lo veo a usted consagrado a la literatura, y veo a los actores y directores de teatro dedicados, veo a los pintores, a los músicos, lo hago para disfrutarlos y también para entender cómo hacen su arte porque yo respecto de mi dedicación todavía no hallo cómo lograrla y que eso me ayude al sustento. Eso, maestro, la verdad es que me preocupa, no me encuentro».

Ramón empezó a reír en silencio, con esa risita muy suya de niño malo que se sabe el chiste pero solo se lo cuenta a él mismo. Como ya me lo he pillado haciéndole eso a Miguel Iriarte, a Jaime Abello, a Heriberto Fiorillo, a Joaquín Mattos, a Toño Celia, al profe Jairo Soto, a Fausto Perez, a Jorge Guebely, a Zoila, a Manu Sánchez… y no dudo que también se lo haya hecho a Fabián Buelvas, a Carlos Polo, a Sara Martínez, a Paul Brito, a Rainiero Patiño, a Jairo Castañeda y a tantas personas que disfrutaron de su ingenio infinito, lo engancho enseguida: Aja, maestro, de qué se ríe.

-¿De qué es que te preocupas?

– De no encontrarme.

– Si te sirve de algo, no te preocupes, que yo llevo 90 años buscándome.

Su frase creó un silencio cómplice, lo que vino a continuación fue su autobiografía, resumida en lo que duré manejando lo más lento posible de Luneta 50 al parque El Limoncito.

De ese trayecto todavía llevo nítida una escena que Ramón me narró de su vida. No sé qué edad tendría, el caso es que conversa con un psiquiatra que le pide: Dime qué es lo que tienes, Ramón, para ver si te medico. 

– Todo el tiempo me dan dos cosas: dolor de cabeza y tristeza.

– ¿Qué te da tristeza?

– No sé.

– ¿Qué te da felicidad?

– No sé.

– Bueno, al menos dime cuándo es que te sientes menos triste y así sea un poquito feliz.

– Cuando estoy leyendo o escribiendo.

– ¿Por qué no te dedicas más a eso?

– Porque estudié otra cosa.

– ¡Y eso qué importa! ¿Te vas a dejar morir de dolor y de tristeza por dedicarte a vainas que no te hacen ni un poquito feliz? Dedícate a lo que te hace feliz. No te voy a medicar.

Ramón Illán Bacca se dedicó a escribir, lo hizo como uno de los mejores y lo hizo con una gracia que a sus lectores conecta.

-… Bueno, Jorgito, muchas gracias por el aventón. Ojalá hoy encuentres al menos el camino a casa. Salúdame a tus padres.

– Chao, maestro.

Ramón Illán Bacca. Caricatura realizada por Turcios
About author

Practicante del periodismo desde niño, comunicador de profesión, artista por vocación. Email: jorgemariosarfi@gmail.com Móvil: 3185062634
Related posts
Medio AmbienteNacionales

Grupo Argos y C.R.A continúan aportando a la restauración de la ciénaga de Mallorquín

ActualidadNacionales

Reducción de jornada laboral en Colombia

EntrevistasLocalesNacionales

Miriam Castillo Mendoza, toda una vida en la cultura

ActualidadEstilo de VidaMundo

Declaración de Renta en Colombia: Implicaciones para los Pagos con Criptomonedas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *