ActualidadCrónicasEntretenimientoEspecialesEstilo de VidaLocalesNacionales

El Bando, un homenaje a la cotidianidad del barrio

La Reina del Carnaval Marcela García Caballero se lució al darles mayor protagonismo a los verdaderos actores del evento.

Por Chachareros

Fue una noche feliz y fuera de serie, y sobre todo, de integración, de inclusión, como lo logró, sin proponérselo, la Reina Marcela García Caballero, al convertir al pueblo y su cotidianidad barrial, en el principal protagonista del Carnaval.

3 Con la alegría de mi pueblo

Marcela se dirige a su pueblo «con toda la alegría de mi corazón», dijo.

Este año la tradicional Lectura del Bando fue distinta y en  diferentes escenarios populares, siempre con el noble propósito de trasladarle el espectáculo a los sectores populares, de donde viene la materia prima que nutre el Carnaval con sus disfraces, cumbiambas, danzas, reinas, músicos, las letanías, los monocucos y las marimondas.

7 Gracias negra

«Negra, ustedes son los que hacen esta enorme rumba de integración social», le dijo la Reina a una de las hacedoras del Carnaval. Y le estampó un sonoro beso en la mejilla.

Y qué bien lo hicieron los barrios populares de Barranquilla y su cotidianidad, que fueron en la noche de este sábado los protagonistas del espectáculo central. Fue una determinación de la Soberana 2016, Marcela García Caballero. Y así lo decretó, mandó y ordenó en su Lectura del Bando poco antes de la media noche de un sábado de cielo despejado y agradable brisa fresca en la ciudad.

Este espectáculo gratuito, que de la emoción se extendió más allá de todo cálculo, fue, en esencia, una representación de los diferentes sectores tradicionales de la ciudad, en donde nacieron las danzas y ritmos emblemáticos de la tradición carnavalera.

5 El Rey Momo se Lució

El Rey Momo Lizandro Polo se lució con su canto de millero raizal.

En esta presentación principal, llamada ‘La esquina del sabor’, la soberana se ‘transportó’ junto a los barranquilleros asistentes, a los diferentes barrios para gozar durante un día.

La Reina Marcela y su caravana recorrieron todos los sectores populares, que son la esencia pura del Carnaval. Allí viven los verdaderos hacedores de estas festividades. Luego llegó a la plaza de La Paz, que se transformó en el mercado de Magola, Montecristo, Barlovento y Barrio Abajo. Allí fueron honradas las marimondas y las negritas Puloy, a ritmo de porro y fandango, música pura y dura de las sabanas de Sucre y Córdoba.

4 El cielo del Carnaval

Noche llena de luz y de color, con un cielo despejado y adornado del colorido carnavalero.

No sería el acto final. Aún le faltaba a la Reina acudir al rincón sagrado de los primeros carnavaleros de Barranquilla. Los famosos barrios Rebolo, Las Nieves y Simón Bolívar, las zonas tesas para el baile y la gozadera. De allí salen los mejores bailadores de cumbia, salsa, porro y mapalé. Allí los 400 danzantes que acompañaron a la Reina se deleitaron como nunca compartiendo con la barriada más amigable y alegre, gente que entiende, más que ninguna, que el Carnaval es inclusión. Y punto.

8 Marcela gritó

Marcela hizo de todo. Cantó. Bailó. Leyó el Bando que ella misma escribió y se mantuvo como el eje central de la fiesta.

Un joven sabrosón que observaba el aquelarre desde una esquina con una de Ron Blanco en la mano le dijo a alguien que iba pasando, “oiga amigo, ¿usted no cree que los carnavales son una vaina jodida?”.

“¿Por qué lo dice amigo?”. “Hombre porque mire usted a tanto muchachito blanquito, limpiecitos, que se ve que nunca han metido la pata en una agua de alcantarilla, aquí revueltos con nosotros los del barrio. Compa, ¡se toma el trago?”. Y le alargó la botella a pico pelao. El visitante se empinó la botella para un trago largo de gallero fino. Cuando se quitó la botella, saboreó el líquido que aún le quedaba en la boca. Entonces el joven esquinero le preguntó: «Oiga, compa, de dónde viene usted, que se empinó la botella como un verdadero mamador de ron?». «Vengo de la zona norte». «Y, dígama, quien es usted?». «Mucho gusto, soy Augusto García Rodríguez, el papá de la Reina». Terminaron el cara a cara con un fuerte abrazo.

Ya en la tarima central, empezaron las notas duras y nostálgicas de Alci Acosta «traicionera, mentirosa, no me engañes, no me dejes, no me hagas padeceeer». El Alcalde Alex Char entregó las llaves de la ciudad a la Reina y Decretó Días Cívicos del 6 al 9 de febrero, el Carnaval Central. En la tarima muy merecidamente fueron distinguidos por la Alcaldía y Carnaval S.A. con el turbante de ciudadanos carnavaleros de honor a los artistas Alci Acosta y Dolcey Gutiérrez, en un acto en que también estuvieron el secretario de Cultura del Distrito Juan José Jaramillo,  la presidenta del Carnaval, Carla Celia, la Reina Marcela García Caballero, el Rey Momo Lisandro Polo y los reyes infantiles.

1 Slider En el BandoEl artista de la noche que puso a bailar a todo el mundo y mantuvo al público de pie y enrumbado durante todo su concierto fue Martín Elias, el hijo de Diomedes Díaz. Se sobró.

Fue la culminación de una larga jornada sabatina que se paseó como una tromba de alegría por Rebolo, Las Nieves y Simón Bolivar. Allí la soberana se ‘acicaló’ en la peluquería los ‘Mospri’ y bailó al son de paloteo, congo y salsa brava.

La rumba se paseó también por los barrios San Felipe, Nueva Colombia y El Bajo Valle. Allí le brindó tributo a la comunidad palenquera ‘comiendo’ cocadas y enyucado, y gozando con el mapalé y el baile negro. El rumbón siguió a los barrios El Bosque, Carrizal, La Sierrita y Santo Domingo. Fue el acto de homenaje a la cultura verbenera y los picós, que ya “hacen parte del Carnaval”, según dice la reina.

 

Related posts
ActualidadLocales

Marlon Gómez: El Humortivador, padre que enseña con diversión  

ActualidadCrónicasDeportes

Mike Fajardo: ¡40 años de periodismo deportivo en RCN Radio!

ActualidadMundo

"Aprendamos de los cómicos a difundir serenidad con una sonrisa” El Papa

ActualidadLocales

'Barreal' regresa con una nueva temporada para explorar las historias de Las Flores y la Ciénaga de Mallorquín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *