NacionalesOpinión

Por dignidad ciudadana

¡Oh! Y ahora ¿quién podrá salvarnos de Asofondos y Anif en su afán de privatizar las pensiones colombianas? ¡Nadie!

Por Jorge Guebely

Ni Chapulín Colorado por su muerte. Ni el presidente Duque por sus compromisos con las élites. Ni el Congreso por sus mayorías que son puntales de las minorías. Ni el sistema judicial por su politización que es corrupción. Ni el fiscal que camina como Luis Carlos Sarmiento, el capital financiero. Ni el próximo ministro de Hacienda quien considera muy elevado el salario mínimo. Ni Dios quien nos abandonó por tantas iglesias politizadas y comercializadas.

Ni nuestra democracia, tan corrupta y elitista, de 20 millones de votos sobre 47 millones de colombianos. De 8 millones contra el poder de las élites y 12 a favor de ellas. De sólo 32%, menos los votos constreñidos por el hambre que suelen ser feriados, por los cargos que suelen ser políticos, por los puestos que suelen ser chantajeados, por las armas que suelen por la vida.

Mucho menos nos salvará el lenguaje artificioso y propagandístico de las élites financieras. Dirán: ‘Es necesaria la reforma pensional para resolver la crisis financiera y social’, para ocultar el gran negocio económico. Hablarán del ‘Sistema pensional privado’, cuando quieren decir: ‘Sistema obligatorio de ahorro privado’. Argumentarán: ‘Uno de cada tres colombianos se pensionan’, pero ocultan que, con su sistema, sólo lo logra la élite salarial.

Señalarán: ‘El número de pensionados crece y el de trabajadores, decrece’. Pero no promueven el empleo a pesar de las viejas y nuevas exenciones de impuestos ya anunciadas por el próximo presidente. Y ocultan el gran número de trabajadores sustraídos al sistema pensional estatal, usufructuando los dineros que debían sostener a los nuevos pensionados de hoy. Se quejarán por los $40 billones del presupuesto nacional, pero callan los $17 que usufructúan por el traslado de trabajadores al sistema privado de pensiones.

Para ellos, ‘el sistema público beneficia a un grupo pequeño y premia a los estratos altos de la población’, pero nunca se pronuncian contra los altos salarios del Estado; ni contra las trampas de voraces políticos-funcionarios para esquilmar el patrimonio pensional; en cambio, se molestan cuando el salario mínimo aumenta $30 mil pesos mensuales. Nos les importa nada, sólo el beneficio económico. Por eso dirán: ‘Es el mejor sistema pensional’, a pesar de los rotundos fracasos en países vecinos.

Nada nos salvará, excepto la calle. No porque lo diga Petro, sino por dignidad ciudadana, para exigir una sociedad más humana a una élite que sólo piensa y actúa en dividendos.

jguebelyo@gmail.com

Related posts
Arte y CulturaNacionales

Un adiós a Toño Garcia, el último cacique de los Gaiteros de San Jacinto

ActualidadCiencia y TecnologíaNacionales

Telefónica Tech amplía sus servicios globales de ciberseguridad con Microsoft

ActualidadLocalesNacionales

MinTIC otorga nuevas licencias de radiodifusión en el Atlántico

ActualidadLocalesNacionales

Convocatoria a bandas Barranquijazz 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *