AnálisisLocalesNacionalesOpinión

El miedo como bandera política

Triste resulta ver al candidato Vargas Lleras sacrificando los fines por los medios, con alianzas terribles en Córdoba, Sucre y Bolívar con tal de llegar al poder.

Por Jairo Parada

Hace apenas dos meses el blanco principal de los columnistas y propagandistas del status quo en Colombia era sin duda Sergio Fajardo, a quien se le achacaban sus indefiniciones programáticas y la compañía de un castro-chavista como el senador Robledo. Se volvía el blanco de ataque de los afectos al régimen, definido este por aquellos que defienden a toda costa el actual modelo económico neoliberal imperante en el país.

De repente, se trepó Gustavo Petro en las encuestas y las baterías fueron enfiladas ahora contra el antiguo alcalde de Bogotá, tachándolo de amenaza castro-chavista real. El grito de “ahí viene el lobo” se transformaba ya en que el lobo estaba a las puertas.

En un almuerzo al cual asistí con los líderes de la Coalición Colombia, le manifesté a Fajardo que se avanzara en la concreción de los puntos de campaña en el plano económico, dado que pienso que aunque la corrupción es un tema central, era necesario examinar las propuestas en ese campo. Para Fajardo, el tema de la corrupción seguía siendo clave, pues el país hoy casi se deshace por este tema con más de treinta coaliciones territoriales de los mismos con las mismas.
Triste resulta ver al candidato Vargas Lleras sacrificando los fines por los medios, con alianzas terribles en Córdoba, Sucre y Bolívar con tal de llegar al poder. Pero Robledo nos sorprendió con su respuesta a la pregunta. Nunca ha predicado el socialismo, ha luchado porque en el país haya un verdadero capitalismo, de competencia seria, basado en la acumulación nacional que se desarrolle de verdad, sin acudir al rentismo ni a los favores oficiales. Aclaró que nunca estuvo de acuerdo con el desastre venezolano, el cual destruyó el aparato productivo con sus políticas estatizantes en manos de una burocracia corrupta e inepta. descarga

En el caso de Gustavo Petro, si se analizan sus tesis, nada indica que haya que salir corriendo. Propone un modelo económico sustentable que se apoye en la industria y el desarrollo agropecuario, con desarrollo tecnológico. Su propuesta de usar el impuesto predial para impedir el latifundio improductivo es una vieja recomendación del Banco Mundial para obligar a que la tierra entre al circuito productivo y no se use como alcancía de valorizaciones dudosas. El problema con Petro es que no convenció con su gestión como Alcalde de Bogotá, sobre todo en temas como movilidad y seguridad, generando dudas de su éxito como presidente. Bueno en la retórica pero hay dudas sobre su estilo autoritario de gestión.

Si uno examina los puntos de la plataforma de la Coalición Colombia, son 27 páginas de temas clave para el país. En lo económico se resalta la necesidad de una política de empleo formal y de calidad, se insiste en la industrialización y el desarrollo agropecuario, combinado con la innovación, la ciencia y la tecnología, proponiendo una progresividad tributaria sobre las personas sin elevar los impuestos a las empresas. Seamos adultos y no nos dejemos manipular por el miedo.

Related posts
ActualidadCiencia y TecnologíaLocalesNacionales

Comienza la Entrega de Laboratorios de Innovación de 'Colombia Programa' en el Atlántico

ActualidadAnálisis

Ciudad Mallorquín y urbanismo en Barranquilla

Arte y CulturaNacionales

Un adiós a Toño Garcia, el último cacique de los Gaiteros de San Jacinto

ActualidadLocales

¡Atentos! Recomendaciones por la amenaza de huracanes en el Caribe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *