LocalesOpinión

Don Omar, el pico y placa y los carromulas

Las fiestas por el aniversario de Barranquilla, las obras inauguradas y los espectáculos públicos, de maravilla.

Por Rafael Sarmiento Coley – Director

Barranquilla toda festejó con alborozo el aniversario de su ciudad el 7 de Abril, demostrando un contagioso sentido de pertenencia que envidiarían otras grandes urbes nacionales. Y no es que los barranquilleros todo lo conviertan en rumba. No. Es que saben vivir la vida. Sobre el yunque martillar, como dice en el himno de la inmortal Amira de la Rosa, y las caderas agitar.

Todo muy bien. Obras que revientan calles y carreras por todas partes. Nuevos edificios y conjuntos residenciales. Nuevas ideas para acabar con el peligro de los arroyos. Y eso trae, es lógico, lo denominado “las incomodidades del progreso”. Eso sí, cuando una de esas ejecuciones es inaugurada, de inmediato la Alcaldía llama a Enrique Chapman para que monte “un espectáculo del siglo”. Antes lo hacía con el Tropicana de Cuba, con el cual hacia el “espectáculo del siglo”, pero como ya el Tropicana pasó de los 100 años, entonces acudió a  Milly y Jocelin. Para todo.

Don OmarCon la aclaración de que Milly y Jocelin todavía son jóvenes y se pueden mover en la tarima, ahora el artista de moda de Quique es Don Omar, un negro simpático que se ve que le agrada mucho al prestigioso empresario musical pechichón de la alcaldesa Elsa Noguera. Don Omar para allá, Don Omar para acá. Don Omar para el cumpleaños de la Alcaldesa. Don Omar para el cumpleaños de Natalia Abello. Todas ellas fiestas privadas, exclusivas para un selecto y reducido grupo de afortunados de la rosca actual del viejo edificio del Banco de la República que acabó con la re-putación del cura Hoyos. ¿Será que esa desvencijada mole de cemento y hierro tiene alguna maldición? Porque todos los que ocasionalmente habitan en él, salen, de alguna manera, pringados o perseguidos por las llamadas «ías» (Procuraduría, Contraloría, Fisalía), tanto así que un exalcalde que tenía todo listo para repetir, está pensando bien, porque dizque tiene varios chicharrones en esas «ías». Y eso tiene a punto de un infarto al todopoderoso padre del citado exalcalde reyezuelo que tiene como cinco firmas constructoras con una docena de testaferros.

Pero hay una cosa en la cual la ciudad no progresa. Al revés. Retrocede. Para comprobarlo, basta con recorrer en un Transmetro al lado de Ruby Rubio, o montarse en los suicidas buses de Sobusa, Soditrans y demás. Usted va en el bus y, de repente, siente un frenazo que lo saca de su silla y lo tira a la espalda del chofer.

Sin pico y placa

Pico y placa“¿Qué pasó?” balbucea usted. Y el conductor le responde con señas para que mire lo que está delante del bus. Un carromulero recorriendo los desperdicios que se le han caído en plena autopista al mar.

Por la Circunvalar, por Olaya Herrera (compitiendo con los Transmetro de Ruby Rubio), carros de tracción animal, mototaxistas, carrromotos, en cantidades enormes. Porque ellos no tienen pico y placa. No pagan el Seguro Oblitatorio para Accidente de Tránsito (Soat), en donde además se paga casi cien mil pesos por carro en un gravamen especial para el Fondo de Seguridad y Garantías (Fosyga), con el cual se han enriquecido, a costa del pobre dueño de carro que cada año tiene que renovar el Soat por culpa de los congresistas, los ladrones de cuello blanco de las IPS y las EPS.

Tampoco pagan esos vehículos de tracción animal por la revisión técnico-mecánica. ¿Qué van a revisarles a los mulos y burros?, ¿las patas, los testículos, las orejas? Lo más grave es que cada vez que se produce un accidente con heridos o muertos a causa de estos vehículos que no deben circular por todas las calles y menos por las vías rápidas y sectores residenciales con unos megáfonos ruidosos, se arma el escándalo. Se anuncian “medidas ejemplares y soluciones prontas”.

La alcaldesa Elsa Noguera hace una rueda de prensa y mira a Guillo Polo para que salga al ruedo. Guillo sabe, con admirable precisión, cuántos carros de mula y de burro circulan por la ciudad, cuántas personas viven de ese transporte, cuántas veces al día esos animales riegan su estiércol en el pavimento sin ninguna utilidad, porque si fuera en camino real, sirviera de abono.

Entonces se anuncia que se hará el coso municipal. Lo anuncian en Juan Mina, y allá ponen el grito en el cielo por los malos olores que afrontarán por los orines y el estiércol de los animales. Dicen que tienen suficiente con los moteles.

Los “burros” son otros

Carromula1Dicen que la alcaldesa Elsa Noguera, ahora que ella y su compañera de apartamento y de gabinete Natalia Abello cumplieron el sueño de su vida al tomarse una foto al lado de Marc Anthony, preguntó que si en La Romana tenían el problema de los carros de mula. Los dominicanos se rieron a carcajadas. Porque Enrique Chapman, el pechichón de la Alcaldesa para montar show musical hasta en la inauguración de media calle, les había dicho que en Barranquilla “burro” tenía el pésimo sinónimo de consumidor de alucinógenos.

La Alcaldesa no tocó más el tema. Se dedicó a gozar de la rumba con tanta estrella que le iba presentando el inquieto Quique Chapman a ella y a Natalia. Con la mayor discreción Quique se las fue llevando poco a poco a poco, con discreción para no parecer groseros, del pequeño salón a donde habían llegado a parar, porque era el de los amantes de los polvos nasales que, en forma, frentera, pasaban por delante de los invitados en platos y cucharitas de plata. Quique es muy avispado. Y sabe mucho de eso. Además, en ese mismo saloncito es en donde se cuelan, no se sabe cómo, los proxenetas traficantes de sexo a ofrecer todo tipo de “combates pélvicos”.

CarromulaLo último es que sería muy bueno proponer a la Alcaldesa, ya superado el guayabo de las champañas con Marc Anthony, qué hacer con el problema de los abundantes carros de mula y de burros, carretillas que recogen basuras y escombros, mototaxismo por doquier, y sin que tengan que andar con la agonía del pico y placa, ni con el pase, ni con el Soat y el recibo de la Revisión Tecnicomecánica a la mano. La alcaldesa Elsa Noguera debe estar pensando en una solución a la vista. Y lo más seguro es que sorprenda a los barranquilleros con la solución a ese grave problema vial. Dios la ilumine. Los barranquilleros se lo agradecerán eternamente.

About author

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey
Related posts
LocalesNacionales

Proyectos que suman potencialidades de los departamentos del Caribe

Locales

Más espacios verdes con agricultura urbana

EducaciónEstilo de VidaLocales

Inicio de operación de los CDI para el beneficio de 31.000 niños y niñas

ActualidadLocales

Alcaldía inicia traslado de vendedores al nuevo mercado 'Gran Bazar'

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *