AnálisisEditorialLocalesNacionales

Análisis.- Se quemó la casa de los libros en Sabanalarga

Era patrimonio de la Nación y Postal Colombiana. ¡Qué poco valor se le da a la historia! 

Por El Búho

2 Sabanalarga casa quemadaHace algún tiempo advertimos la ruina en que se encuentra la casa solariega que fue tertuliadero obligado de los próceres de la Nación en los comienzos del siglo pasado. Era la vivienda ancestral del constituyente y literato don Clemente Salazar Mesura, casa que luego pasaría a ser morada del difunto congresista y patricio conservador Clemente Salazar Movilla.

Fallecido éste último, la casa quedó abandonada. Cerrada por dentro y por fuera. Lo triste es que no solo se trata de una casa histórica por cuanto allí se redactó parte de la Constitución de Rafael Núñez y deben estar esos valiosos manuscritos, sino que está llena de libros valiosísimos. Cuánta plata invertida por Clemente el viejo y Clemente hijo a lo largo de sus continuos viajes por el mundo. Y toda la literatura colombiana contemporánea de cada ciclo vital de estos ilustres sabanalargueros.

Sabanalarga casa quemadaPues ahora ocurrió otra tragedia que se veía venir, sin que nadie hiciera el más minino esfuerzo por evitarla. Se quemó otra de las casas históricas de Sabanalarga. Dice nuestro generoso corresponsal, quien también nos envió las fotos, “así quedó en Sabanalarga –  Atlántico una de las casas consideradas patrimonio de la Nación y Postal Colombiana después de un incendio que se produjo a las 11:45 P.M. de la semana anterior.

La destruyó totalmente y causó pérdidas materiales incontables.  Pertenecía a la familia Mercado Brugés y, según la historia, allí vivieron los abuelos paternos del Senador Efraín Cepeda”.

Tiene la palabra el senador Efraín Cepeda Sarabia.

Aunque la verdad sea dicha, ya no hay nada que hacer con lo que quedó reducido a ceniza. La vieja casa solariega de tantas familias pudientes que la fueron pasando de mano en mano en los tiempos en que tener una casa de palma bien empalmada y con buenos pisos resistentes al paso del tiempo era toda una dicha. Eran casas construidas con maderas especiales. Los árboles para esa madera tenían que ser cortados en una época especial del ciclo lunar, para que jamás le entraran un comején, una polilla o un abejorro.

3 Sabanalarga casa quemadaEl mejor ejemplo de la fortaleza sorprendente de esas viviendas es que han pasado ciclos en pie, y solo han sido vencidas por un inesperado incendio voraz.

Lo lamentable es que todavía queda en pie la casa-biblioteca-museo de Salazar Mesura y Salazar Movilla. Ojalá que sus herederos hagan algo antes de que sea consumida por las llamas y no quede más que el recuerdo de lo que fue. De lo valiosa que fue. Y de lo irrecuperable que había dentro de ella.

Se entarulló Orlando otra vez

5 Orlando De la Hoz

Orlando De la Hoz, el campeón de la tarulla.

Desde cuando lo nombraron gerente de la desaparecida Fábrica de Licores del Atlántico Orlando De la Hoz no ha quedado muy bien de la cabeza. Algunos de sus amigos cercanos atribuyen esos aceleres de Orlando a su terca decisión cuando llegó a la gerencia. Dijo que acabaría con la vagabundería del robo del ron de primera calidad, para envasar, como el mejor producto de casa, un ron de mal sabor, porque le faltaba añejamiento suficiente en los toneles de roble.

Decidió que desde ese día él tomaría la muestra de cada tonel de roble enterrados en unos túneles, a tres metros bajo tierra. Orlando se metía a su labor de catador desde las dos de la tarde. Salía cuatro horas después con el pelo alborotado (todavía no se le había caído la melena), los ojos vidriosos y hablando enrevesado.

Para su fortuna, fue muy poco el tiempo que duró de gerente, porque de lo contrario lo habría matado una cirrosis hepática. De su paso fugaz por la gerencia de la Licorera quedó con la manía de ser ideólogo de cuanto grupo político izquierdoso de avanzada surge en el panorama local y nacional. Eso sí, como domina la carreta, siempre es candidato. Ha sido candidato a la Gobernación, a la Alcaldía, a la Asamblea, al Concejo, a Edil. Por lo menos unas 25 veces le ha prestado su concurso a la democracia como candidato, con tan mala suerte que siempre termina en Puerto Mocho. Entarullado. Como ahora quedó el pobre Lao Herrera.

Sería de muy buena venta que Orlando escribiera un libro con el título ‘Cómo perder unas elecciones’, con la seguridad de que será todo un suceso y daría sus frutos.

Recordemos que hace 20 años Víctor Herrera Mitchel escribió el libro ‘Como ganar unas elecciones’ con prólogo del supuesto más reconocido periodista político de la ciudad, Rafael Sarmiento Coley. Y en cada elección más de un candidato llamaba para insultarlo porque se había ahogado.

Hasta que por fin tuvieron éxitos las tácticas, estrategias y comunicación institucional que el libro recomienda: lo compró su hermano Joao dos meses antes de empezar su campaña para la Alcaldía de Soledad. ¡Y alabado sea el Señor! Ganó Joao Herrera. Por fin dio resultado el libro ‘Como ganar unas elecciones’. ¡Claro! Joao es un hombre inteligentísimo. Leyó bien el libro, lo interpretó, lo digirió y aplicó todo lo recomendado en la obra. Esa es la diferencia.

Se recupera Walter

4 Walter Bernett

Una de las consagradas voces barranquilleras, Walter Bernett, se recupera en forma satisfactoris y ya salió de la sala de cuidados intensivos.

Los amigos de Walter Bernett estamos muy contentos por su franca mejoría, después de una etapa dura y difícil, con varios días en la sala de cuidados intensivos debido a una isquemia cerebral.

Gracias a Dios ya Walter salió de lo peor y muy pronto volveremos a escuchar su inconfundible voz por el canal institucional de la Autónoma del Caribe, la Universidad.

Walter pertenece al inventario humano de la Universidad Autónoma. Fue el presentador de planta durante años del programa Caribe Alegre y Tropical que fundara el propio rector-fundador de la Uniautónoma, el desaparecido magistrado Mario Ceballos Araújo.

Era la vos estelar de la exitosa y creativa programadora de la Universidad Autónoma del Caribe, y luego del canal institucional, fue respetado por tirios y troyanos en épocas aciagas ya superadas en que en la universidad se imponía el chisme, la intriga, la marrullería para conseguir un puesto de cierta jerarquía, o para tumbar a otro porque le caía mal o no era de la rosca.

Esos tiempos, por fortuna, son historia de un pasado triste. Ahora, bajo las riendas eficientes y pulcras de Ramsés Vargas Lamadrid, se fumigó cada rincón en donde retoñaba y crecía la patraña, la envidia, el codazo, la rosca.

Related posts
ActualidadAnálisis

Copa América: la ley del más vivo

Cultura CiudadanaEntretenimientoLocales

Ciudadanos Ejemplares de Barranquilla en la Celebración de la Independencia de Colombia

Medio AmbienteNacionales

Grupo Argos y C.R.A continúan aportando a la restauración de la ciénaga de Mallorquín

ActualidadNacionales

Reducción de jornada laboral en Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *