ActualidadAnálisisEditorialLocalesMundoNacionales

Análisis.- Al Río Magdalena le tienen ojeriza

Desde los tiempos de la colonia, los españoles entendieron que el afluente era el camino. 

Por Rafael Sarmiento Coley

“Una caterva de vencejos”, como diría el insigne poeta caribeño Luis Carlos ‘El Tuerto’ López, desde distintos centros de poder, se empeña en hacer fracasar el proyecto de recuperación de la navegabilidad del Río Grande de la Magdalena.

4-luis-fernando-andrade

Luis Fernando Andrade, director de la ANI y encargado de Cormagdalena, no oculta su ojeriza al contrato con Navelena.

Es una ojeriza estúpida y mezquina, si se tiene en cuenta que en el área de influencia de la principal arteria fluvial del país habitan 28 millones de colombianos (la medio pendejada del 64% del total de colombianos).

La  cuenca del generoso Magdalena genera el 85% del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia. En su área de influencia existen 726 municipios (el 70 por ciento de los municipios colombianos), de 18 departamentos (el 56% de estas divisiones territoriales). Sus aguas generan el 70% de la producción hidroeléctrica y el 95% de la térmica. Como si fuera poco, su cuenca y, en general su área de influencia genera el 75% de la producción agropecuaria de un país que, por desgracia, tiene en la cúpula de ciertos poderes, a gente miope y torpe.

Estudiantes del Megacolegio Las Gardenias dan la bienvenida al Presidente Juan Manuel Santos, quien encabezó los actos de inauguración del centro educativo.

Estudiantes del Megacolegio Las Gardenias dan la bienvenida al Presidente Juan Manuel Santos, quien encabezó los actos de inauguración del centro educativo.

Es una ojeriza que no se entiende que sea permitida por un gobierno como el de Juan Manuel Santos, que pregona luchar contra el hambre, la pobreza, la desigualdad. Un gobierno que se dice libra una batalla descomunal para hacer de Colombia un país competitivo que pueda aprovechar los tratados de libre comercio.

Y ningún otro modo de hacer competitivo al país que recuperar la navegabilidad de su principal arteria fluvial. Por varias razones. La principal, porque abarata en un 40% los costos de transporte de importaciones y exportaciones. Amaina la tormenta cíclica de los paros camioneros para imponer sus tarifas cada vez más atentatorias contra la industria y el comercio nacionales.

Lo más importante de la recuperación de la vitalidad del Río Grande de la Magdalena es que, gracias a la oxigenación de sus 1.540 kilómetros de longitud, se reviven los pueblos ribereños moribundos y los puertos abandonados a lo largo de su recorrido. Se recuperan miles de hectáreas para la ganadería y la agricultura. Se potencia la riqueza piscícola, la flora, los hermosos bosques que siempre vieron pasar esas aguas color majagua. Aguas que se fueron deteriorando por la sedimentación y la irregularidad de las lluvias como consecuencia de la deforestación indolente y sin control estatal.

Los palos en la rueda

3-german-vargas-lleras2

¿Cómo aspira a la Presidencia del país echándose de enemigos a 28 millones de colombianos que viven en la zona de influencia del Río Magdalena?.

Desde cuando la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena), firmó con Navelena el contrato de una alianza público-privada (APP) para la recuperación de la navegabilidad de esta arteria fluvial, no han faltado los enemigos. Unos agazapados, y otros de manera cínica y descarada en forma pública. Como es el caso del actual Vicepresidente que quiere ser Presidente, y su amanuense director de la Agencia Nacional de Infraestructura y, por desgracia, director encargado de Cormagdalena, el muy engreído y encopetado Luis Fernando Andrade, que no gusta de los periodistas porque se cree la última coca cola del desierto.

Le han buscado miles de justificaciones falsas para declarar la caducidad de dicho contrato. Dizque para barajar de nuevo. Lo cual significa retrasar la recuperación de la navegabilidad del río en, por lo menos, 10 años.

Todas las acusaciones y señalamientos han sido investigados al derecho y al revés. Por abajo y por arriba. Sin que ninguna entidad de control haya encontrado un ilícito que justifique la anulación del contrato.

Lo último ha sido la acusación contra los funcionarios que dirigieron y concluyeron los estudios para la adjudicación del contrato al consorcio conformado por la cuestionada multinacional brasilera Odebrecht (con el 87% de las acciones) y la reconocida constructora colombiana Valorcon (con el 13%).

A raíz de que la justicia estadounidense señalara que la firma brasilera Odebrecht había destinado 11 millones de dólares en sobornos para ganar contratos en Colombia, de inmediato los malquerientes de Navelena – que por lo tanto son enemigos del Río Magdalena y de sus 28 millones de colombianos que habitan en su área de influencia – acusaron al consorcio que se encargará de la recuperación del Río.

Vargas Lleras y sus votos

Acaba de concluir la investigación de la Fiscalía General de la Nación, y el propio Fiscal, Néstor Humberto Martínez ha dicho de manera categórica que no hubo el tal soborno de por medio en el caso de Navelena. Y los enemigos del contrato tuvieron que dejar de frotarse las manos de contento porque pensaban que, ahora sí, tumbarían dicho contrato.

Todo ello conduce a una mirada real al escenario político con miras a las elecciones presidenciales. Si Vargas Lleras ha dicho de manera pública y reiterada que el contrato con Navelena tiene una estela de dudas y es “mejor declararlo nulo y abrir nueva licitación”, no se entiende cómo aspira a la Presidencia de Colombia si es quien encabeza la legión de los enemigos gratuitos de 28 millones de colombianos. Que son votos de carne y hueso. Votos que, fácilmente, podrían ser capitalizados por un candidato hábil, consciente de la importancia del Río.

Es fácil deducir entonces, que la pelea por la Presidencia se ahoga o sale boyante en las aguas del Magdalena. Un Río cuya cuenca “es la región más rica del país y con mayor potencial, y que en el futuro, si se logra coordinar y poner de acuerdo a los distintos Departamentos, Municipios, Corporaciones y otras entidades que inciden en la zona, se podrá trabajar conjuntamente para resolver todos sus problemas actuales y consolidar su desarrollo para beneficio de sus habitantes y de toda Colombia. Se puede afirmar que si se recupera el Río Magdalena habremos dado un paso firme para la paz del país y para su desarrollo sostenible en el futuro”.

 

Lo que dice la esposa de Augusto

2-augusto-garcia-rodriguez-nuevo-director-cormagdalena

Augusto García Rodriíuez, el barranquillero que durante un año trabajó día y noche para darle forma al contrato de Navelena, en su calidad de entonces director de Cormagdalena.

Augusto García Rodriguez, un destacado abogado barranquillero que ha desempeñado con lujo de competencia diversos cargos el país y en el exterior en la vida diplomática, se consagró durante un año a trabajar día y noche en el diseño y definición del contrato de asociación con Navelena.

Nunca se ha enfrentado a una indagación por presuntos ilícitos en los numerosos cargos que ha ocupado.

Por eso ahora, cuando el propio Fiscal Néstor Humberto Martínez lo exonera de toda duda, la esposa de Augusto, una mujer que ha dedicado media vida al sector bancario, ha salido, con toda razón, en defensa del padre de sus hijos.

“Durante mucho tiempo tuve que vivir con el sentimiento de tristeza de que mucha gente de mi tierra creyera que era imposible que un funcionario público fuese capaz de ser honesto, de que fuese capaz de firmar un contrato de 2.5 billones de pesos sin aceptar un solo peso. Hoy les quiero compartir el resultado de la investigación de la Fiscalía en el contrato de Río Magdalena que adjudicó Augusto, que aclara para aquellos que tuviesen dudas, lo que para mí siempre fue una certeza: que ese Contrato no tuvo un solo soborno por parte de la empresa de Odebrecht. Mi esposo es mi orgullo”.

El remate de Petro

5-pero-uribe

Gustavo Petro, Tomás y Gerónimo Uribe. La pelea sigue.

El exalcalde de Bogotá y dirigente del Polo Democrático, Gustavo Petro Urrego, a quienes la caterva de vencejos trató de tumbar de la Alcaldía de la Capital mediante numerosas trampas y entuertos, sostiene que “ese cartel que enriqueció ilícitamente a Samuel Moreno, su hermano y a poderosos contratistas de la construcción, ya había sido conformado por Alvaro Uribe Vélez a escala nacional.

El grupo Conalvías, de Andrés Jaramillo, el grupo Odebrecht, brasileño, el grupo Nule, el grupo Odinsa de William Vélez, amigo y socio de Uribe Vélez, el grupo Solarte, no solo se ganaban las licitaciones o adicionaban los contratos o los sustituían directamente de malla vial de Bogotá, de la troncal de la 26 y la décima, y del túnel de aguas servidas a Canoas, Soacha, un túnel tan grande como el que se necesita para el metro, sino que hacían lo mismo en la contratación nacional, con la complicidad de Uribe Vélez

Fue gracias a Uribe que Conalvías, los Nule y Odinsa, crecieron como grandes contratistas manejando billones de pesos del presupuesto.

Los mismos contratistas que incumplieron, gastando los anticipos en otras cosas, incluidos los pagos de sobornos con los que garantizaban las adjudicaciones en la troncal de la 26, fueron los que se quedaron con la mayor adjudicación de obra pública del gobierno de Uribe Vélez: la Ruta del Sol, por once billones de pesos.

Conalvias, Solarte, Odinsa y Odebrecht se quedaron con la construcción de una de las mayores inversiones de la historia del país.

Después de la reunión de los hijos del entonces presidente Uribe, con el gerente de Odebrecht y los Nule en Panamá, donde los hijos del también presidente Martinelli amigo de Uribe, recibían sobornos de Odebrecht, los Nule fueron reemplazados por Odebrecht en la construcción de la ruta del Sol.

Ahora Conalvías ha quebrado, Los Nule también, Odebrecht también, solo queda William Vélez, el zar de las basuras al lado de Alberto Ríos, como el gran contratista del país.

William Vélez, ha pasado de su apoyo a Uribe Vélez y sus hijos, al apoyo a Santos y Cesar Gaviria, se afirma que con sus dineros se ha financiado a CMI para quedarse con el con el canal público, canal uno del país.

La prensa redujo nuestra denuncia a solo el grupo Nule al que se le echo todo el agua sucia, para proteger a Samuel, a Uribe y a los contratistas Andrés Jaramillo de Conalvias, William Vélez de Odinsa, a Odebrecht, y a Alvaro Dávila, asesor de RCN, porque eran grandes amigos de los propietarios y directores de los medios.

Mientras Odebrecht se reunía con los hijos del presidente Uribe Vélez en Panamá, el mismo presidente les entregaba las licitaciones; mientras Uribe le entregaba el aeropuerto concesionado de Bogotá a William Vélez igual que parte de la ruta del Sol, mientras Andrés Jaramillo se convertía en el mayor contratista del país con el aplauso de la prensa, Germán Vargas Lleras hacía su campaña presidencial en el avión de los Nule y los socios de estos: los Rios Vélilla que lo financiaban.

Esa es la radiografía de una política degradada, corrupta que mantiene a Colombia en la violencia y la desigualdad social más abyecta. De usted depende cambiarla”.

 

 

About author

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey
Related posts
ActualidadLocales

Marlon Gómez: El Humortivador, padre que enseña con diversión  

ActualidadCrónicasDeportes

Mike Fajardo: ¡40 años de periodismo deportivo en RCN Radio!

ActualidadMundo

"Aprendamos de los cómicos a difundir serenidad con una sonrisa” El Papa

ActualidadLocales

'Barreal' regresa con una nueva temporada para explorar las historias de Las Flores y la Ciénaga de Mallorquín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *