AnálisisDenuncia CiudadanaLocalesNacionales

Una lágrima del poeta Federico Santodomingo ahora está en el cielo

Óscar Santodomingo Payeras, hijo del poeta Federico, fue vilmente asesinado este viernes. Era abogado especializado en Derecho Internacional Humanitario y catedrático en varias universidades. Denunció los descarados sobrecostos de los contratos de los kits alimentarios, los PAE, robo de tierras en Puerto Colombia y discriminaciones en reapertura económica en Galapa.

Por Chachareros

Por Chachareros

El reconocido defensor de Derechos Humanos, de líderes sociales y denunciante de robos como los sobrecostos por los kits alimenticios y contratos del Programa de Alimentación Escolar (PAE), Óscar Santodomingo Payeras, de 44 años, casado, padre de dos hijos, fue acribillado al mediodía de este viernes cuando regresaba a su apartamento en un edificio de Villa Carolina en la calle 90 con carrera 70, de a pie, en compañía de su perro.

Dos sicarios en una moto vieja y de bajo cilindraje lo venían siguiendo desde varias cuadras atrás, según quedó registrado en las cámaras de seguridad.  El parrillero, un hombre flaco con pinta de gamín desnutrido y con una camiseta ‘china’ azul, le hizo los dos primeros disparos cuando la víctima dobló para entrar a la recepción del edificio. Luego con la mayor frialdad se bajó de la moto, se despojó del casco protector para quedar con la cara al aire libre y con la sevicia de un mercenario sin el menor respeto por la vida de un ser humano, lo remató con cuatro balazos más, y, con la mayor tranquilidad, caminó por el centro de la calle, se montó en la parrilla, sin casco, y se marcharon como si no hubiesen hecho nada en el mundo.

“Mi hijo era un hombre sano, amante de la vida, del estudio, luchador por la defensa de los derechos sociales y entregado a su esposa, a sus hijos, a su familia”, dijo el poeta Federico Santodomingo, ganador de varios concursos de poesía, director de la revista cultural ‘Maríamulata’.

“Lo extraño en estos casos es que, a solo una cuadra del cobarde homicidio, queda un Centro Policial de Atención Inmediata (CAI), y más insólito aún es que no pudieron alcanzar a los dos sicarios porque la única moto que tenían a la mano era un vejestorio peor de descuadernada que la utilizada por los criminales”, agrega el poeta.

Afirmó que a diario hablaba con su hijo, “pues era un ser muy familiar. Era el mayor de mis 8 hijos. Estudió derecho en la Externado de Colombia, en donde fue un ardiente defensor de la libertad de cátedra y hasta estuvo retenido por esas causas. Luego se dedicó a defender los derechos humanos en el hospital de Ubaté. Hiso dos especializaciones y regresó a Barranquilla, se casó, tuvo sus dos hijos. Era muy familiar. Vivió con su mamá, hasta cuando ella murió. Ahora vivía con su esposa y sus dos hijos”.

Algunos colegas profesores de la Uninorte y abogados que se acercaron al lugar de los hechos aseguraron que desde hacía algún tiempo Óscar había solicitado protección especial a la Unidad Nacional de Protección de Víctimas, debido a los casos que estaba denunciando, como el robo de tierras del municipio de Puerto Colombia en el Cerro Cupido; los sobrecostos en los contratos del PAE en Malambo (cuyo alcalde, Rummenigge Monsalve Álvarez, conservador del sector del senador Laurreano Acuña), está suspendido de manera indefinida  por ese caso, lo mismo que otros tres funcionarios de la alcaldía y 4 particulares.

También dejó en curso una denuncia contra el alcalde de Galapa, con uno de cuyos altos funcionarios tuvo este viernes en la mañana una fuerte discusión por discriminación en las medidas restrictivas para la reapertura económica de los restaurantes en dicho municipio y la presencia de comensales sin ninguna medida de bioseguridad.

También había denunciado un flagrante caso de usura en cooperativas.

Horas antes de ser ultimado, Santodomingo denunció públicamente el ya citado hecho ocurrido en Galapa, donde surgió una polémica a partir de que un funcionario de esa alcaldía estaba comiendo en un restaurante aun cuando es un acto prohibido por las medidas referentes a la cuarentena decretada por el Gobierno Nacional. Cuando se le planteó al alcalde José Vargas del asesinato del abogado Santodomingo y el alegado con uno de sus más cercanos funcionarios, ‘olímpicamente’ respondió que su empleado de confianza y ‘mandadero’ ante la Gobernación “debe responder por sus actos”, refiriéndose al funcionario que estaba comiendo en restaurante. Y agregó: “Yo estoy por encima de esos asuntos. Tengo cosas más importantes que atender”. Actitud que ha sido siempre usual en dicho alcalde de Galapa, que según dicen sus allegados, “está listo para llegar a un Ministerio, porque es muy preparado, aunque eso lo ha convertido en un prepotente”.

Anuncian sanciones a restaurante

Ante los sucesos ocurridos luego del alegato con el funcionario de la Alcaldía de Galapa y horas después el homicidio del abogado Óscar Santodomingo, el alcalde de Galapa, José Vargas, dejó entrever que el Secretario de Tránsito Municipal puso en peligro su cargo, al violar la cuarentena por el coronavirus.

El mandatario afirmó que vio el video donde aparece el funcionario sentado comiendo en un restaurante que solo puede ofrecer domicilios.

Advirtió que el establecimiento comercial también debe responder ante la ley, por no acatar las medidas del Gobierno Nacional contra el COVID-19.

El mandatario José Vargas anunció que el restaurante será sancionado con el cierre respectivo.

 

 

 

 

Related posts
ActualidadAnálisis

Ciudad Mallorquín y urbanismo en Barranquilla

Arte y CulturaNacionales

Un adiós a Toño Garcia, el último cacique de los Gaiteros de San Jacinto

ActualidadLocales

¡Atentos! Recomendaciones por la amenaza de huracanes en el Caribe

ActualidadCiencia y TecnologíaNacionales

Telefónica Tech amplía sus servicios globales de ciberseguridad con Microsoft

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *