Navegando: El adios a un deportista y melómano