La Tierra se quema y se hunde y la Nasa contando estrellas en el cielo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Con los billones de dólares que la agencia espacial estadounidense gasta en sus excursiones espaciales, por lo menos se hubiera podido reducir la muerte de 500 millones de animales y salvar parte de las 6 millones de hectáreas quemadas-

 

 

Sobrevolar el cielo rojo de Australia es vivir en carne propia, y en la vida real, una película de ciencia ficción, y es que estos incendios forestales en Australia ponen en peligro la vida de miles de seres humanos, 500 millones de animales y en grave riesgo supervivencia de los koalas, en medio de las incontrolables llamas que ya han dejado en cenizas 6 millones de hectáreas.

Los rostros de la tragedia.

Todo eso mientras la Agencia Espacial de Estados Unidos (la célebre Nasa), anuncia alborozada que descubrió un planeta parecido a la Tierra y miles de estrellitas en el cielo, aventuras en las cuales gasta miles de billones de dólares, que bien pudieron servir de alivio a los australianos que viven un verdadero infierno.

Los koales están entre los animales que más sufren por los incendios forestales en Australia que consumen su hábitat. Las cifras de la devastación de incendios forestales en Australia son aterradoras.

Australia vive la peor temporada de incendios forestales que recuerde mientras los bomberos trabajan contrarreloj para tratar de que no se extiendan hasta cuando llegan los meses de más calor en el país, pero aún están lejos de poder lograrlo.

El peor desastre en su historia

Ya 24 personas han muerto, incluyendo varios bomberos, 500 millones de animales muertos, casi 6 millones de hectáreas consumidas -el doble que Bélgica- y más de 1500 casas destruidas. Además, hay decenas de personas desaparecidas.

Aunque cada año se presentan incendios forestales este año todo ha superado los niveles de otros años debido a factores como el calor extremo, sequía prolongada y los fuertes vientos que es combustible para que se extienda rápidamente el fuego. Solo el pasado lunes hubo ráfagas de viento de 96 kilómetros por hora.

El humo de incendios forestales de Australia llega a Chile y Argentina.

La mayoría del fuego está presente en el sur y en la costa este, zonas en las que vive la mayoría de la gente del país, desde septiembre de 2019 y de acuerdo con información de BBC el incremento de los incendios se debe a un fenómeno conocido como dipolo del océano indico -algo parecido a un fenómeno del niño-.

Los estados de Nueva Gales del Sur y Queensland, los más afectados, viven su temporada más seca desde hace 120 años y las lluvias son muy pocas desde 2017. El sector agrícola ya estaba en emergencia antes de los incendios.

Otros dos estados -Australia tiene seis en total- también son afectados por las llamas.

Dos niños desamparadas frente a los últimos anillos del infierno australiano.

Esto ha hecho que durante el 2019 Australia alcanzara temperaturas récord con 40,9° el 17 de diciembre y un día después lo supera con 41,9°. Esto sumado a una larga sequía e incendios deliberados han sido caldo de cultivo para los incendios.

Científicos coinciden en que los niveles crecientes de CO2 siguen calentando el planeta y Australia -uno de los que más gases de efecto invernadero emite por persona- es uno de los más afectados con temperaturas que seguirán creciendo y contribuyan a que los incendios sean más frecuentes e intensos.

Forman un clima propio

Un helicóptero arroja agua sobre un incendio forestal en las afueras de Batemans Bay, en Nueva Gales del Sur.

El acabar con los incendios no es cosa sencilla, puesto que al tratar de apagarlos se lanza agua y sustancias extintoras desde aviones y helicópteros y desde tierra. Pero esto no alcanza y a veces es mejor tratar de evitar que expanda.

Incluso los incendios pueden crear un propio microclima, puesto que luego del humo se eleva y crea nubes «de fuego» que pueden formar tormentas que desatan ráfagas de viento y relámpagos.

Mientras los bomberos tratan de hacer su trabajo, pero no se dan abasto y la mayoría de las personas que tratan de ayudar son voluntarios sin la misma instrucción. Algo difícil para un incendio que es mucho mayor que los incendios en el Amazonas en 2019 -entre 900 mil y 2,5 millones de hectáreas, según diferentes fuentes-. Las llamas han llegado medir 70 metros, es decir, son más altas que el icónico teatro de la ópera de Sidney, que mide 65 metros.

Cansados, más no rendidos, bomberos y equipos de socorro luchan día y noche contra un enemigo monstruoso.

Los canguros, tan diestros en escapar a saltos de los peores peligros, esta vez se sintieron acorralados en un infierno..

Share.

About Author

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Leave A Reply

 Vulnerability scanner