El mundo en vilo por amenazas de Irán tras bombardeo de EU

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Bagdad, capital de Irak, anuncia que revivió su programa nuclerar y tiene identificados 35 objetivos militares estadounidenses en venganza por asesinato de Qasam Soleimani, máximo militar iraní.

Por Chachareros/BBC/elpais.com/AFP

 

El presidente iraní, Hasan Rohaní, ha anunciado que su país va a reanudar el enriquecimiento de uranio en la planta de Fordo con la inyección de gas en 1.044 centrifugadoras, en el cuarto paso de reducción de sus compromisos del acuerdo nuclear del 2015.

«En Fordo tenemos 1.044 centrifugadoras y con el Jcpoa [siglas en inglés sobre el acuerdo nuclear]habíamos quedado en que esas centrifugadoras estén funcionando, pero sin inyectarles gas; pero daremos ese paso a partir de mañana (hoy)», ha manifestado Rohaní en unas declaraciones televisadas. No obstante, ha considerado que esta decisión es «reversible».

El general iraní Qasam Soleimani era un enemigo peligroso. Pocas veces se le veía sonreír. Siempre con su mirada escrutadora y fuerte.

El mandatario ha precisado que este mismo martes dará la orden a la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI) para que mañana empiece a inyectar gas en las centrifugadoras de Fordo. Pese a esto, Rohaní ha adelantado que Irán seguirá negociando con el resto de los firmantes del acuerdo (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) y que toda su actividad «estará bajo la supervisión del OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica)».

La reacción al anuncio de Rohaní no se ha hecho esperar. Rusia ha mostrado su «preocupación» por el nuevo escenario, al tiempo que ha dicho «comprender las inquietudes» iranís por las sanciones estadounidenses. La Unión Europea, por su lado, a través del portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ha exhortado a Teherán «a no tomar medidas que debilitan aún más el acuerdo nuclear, que cada vez es más difícil de defender». En términos similares se ha manifestado el Gobierno de París.

Presión

Qasam Soleimani (izquierda), máximo militar de Irán, y Donald Trump, presidente de Estados Unidos, dos enemigos que se odiaron a muerte.

Este es el cuarto paso, tras los adoptados en mayo, julio y septiembre pasados, de Irán para presionar a la otra parte del Plan Conjunto de Acción Comprensiva (JCPOA, por sus siglas en inglés, firmado el 14 de julio de 2015 por iniciativa del entones presidente de los Estados Unidos, Barack Obama), principalmente a los tres países europeos, para que tomen medidas prácticas para contrarrestar las sanciones estadounidenses.  Las sanciones han afectado gravemente a la economía iraní, especialmente las impuestas hace justo hoy un año al sector petrolero, y las autoridades persas las califican de «terrorismo económico».

El presidente iraní, Hassan Rouhan, visitó este domingo la planta nuclear para anunciar que autorizó la reanudación del programa de abastecimiento de uranio.

Ayer, EEUU sancionó además a figuras próximas al líder supremo de Irán, Alí Jamenei, lo que fue criticado por Teherán como «un enfoque de acoso a otros países». Estados Unidos se retiró de modo unilateral del pacto en mayo del 2018

«No podemos aguantar de modo unilateral que nosotros cumplamos de modo completo con nuestros compromisos y que ellos no cumplan», afirmó el presidente, en alusión a que el pacto limita el programa atómico de Irán a cambio del levantamiento de las sanciones. No obstante, insistió en que este cuarto paso, al igual que los anteriores, es «reversible»: «En cuanto ellos cumplan con sus compromisos, otra vez a esas centrifugadoras no se les inyectará gas», agregó.

Trump también saca sus pistolas de vaquero

Una imagen obtenida por AFP de la Agencia de Noticias iraní ISNA el 13 de junio de 2019 muestra fuego y humo alzándose desde el buque cisterna Front Altair, de propiedad noruega, que se dice que fue atacado en las aguas del Golfo de Omán. (AFP/Getty Images)

La tensa espera a la anunciada respuesta de Irán a la ejecución del general Qasem Soleimani, la madrugada del viernes en un ataque estadounidense en Bagdad, no está deparando señales de distensión, sino más bien amenazas. El presidente Donald Trump ha advertido este sábado por la tarde, vía Twitter, de que tiene 52 localizaciones iraníes como “objetivos” y atacará “muy rápido y fuerte” si Teherán golpea a ciudadanos o intereses estadounidenses.

“Irán está hablando muy osadamente de atacar determinados activos estadounidenses como venganza por haber librado al mundo de su líder terrorista”, ha señalado el mandatario en un hilo de tuits. “Que esto sirva de advertencia de que si Irán golpea a cualquier estadounidense, o activos estadounidenses, tenemos como objetivos 52 localizaciones, algunas de muy alto nivel e importancia para Irán y la cultura iraní, y esos objetivos, e Irán en sí mismo, serán golpeados muy rápido y muy fuerte. ¡Estados Unidos no quiere más amenazas!”, ha añadido.

Una respuesta a Irán

Irán, cuya capital es Tehran, está rodeada por Azerbaijan, Mar Caspio, Armenia, Turquia, Iraq, Arabia Saudita, Kuwait, Catar, Golfo Pérsico, Pakistán, Afghanistan y Turkmanistan.

Las declaraciones de Trump en el sentido de amenazar con atacar 52 objetivos iraníes si Teherán golpea a intereses de Estados Unidos, agita el tablero mundial. El mundo está convulsionado. Y no es para menos. Una guerra suicida nuclear a estas alturas de la vida arruinaría las economías del planeta.

Miles de iraquíes despiden al general Soleimani mientras crece la tensión en torno a la reacción de Irán

Donald Trump, que sigue en su residencia vacacional de Mar-a-Lago (Florida), ha explicado que los 52 objetivos representan los 52 rehenes estadounidenses capturados por Irán en la Embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979.

La amenaza del presidente de EE UU se produce al final de la jornada en la que decenas de miles personas se manifestaron en Irak en duelo por la muerte de Soleimani, comandante de la fuerza de élite Al Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, y del líder miliciano proiraní Abu Mahdi al-Muhandis, también abatido en el ataque estadounidense del viernes. Tras la marcha, se registraron diversos ataques con cohetes, sin que se hayan producido heridos, según los militares iraquíes. Uno de ellos fue en la muy protegida Zona Verde, junto a la Embajada estadounidense, según la BBC, y otros en el norte de la capital, en una base que acoge a tropas norteamericanas.

Estrecho de Ormuz, la trampa para Trump

Un comandante iraní dijo que hay 35 potenciales objetivos estadounidenses que Teherán está dispuesto a atacar después de la muerte del general Qassem Soleimani, lo que aumenta la posibilidad de ataques contra barcos en el Golfo y el Estrecho de Ormuz, el mayor punto de congestión de barcos petroleros del mundo.

“El Estrecho de Ormuz es un punto vital para Occidente y una gran cantidad de destructores y buques de guerra estadounidenses cruzan por allí (…) Irán ha identificado objetivos vitales estadounidenses en la región desde hace mucho tiempo”, dijo el general Gholamali Abuhamzeh, comandante de la Guardia Revolucionaria en una provincia del sur, según un informe de Reuters. “Unos 35 objetivos estadounidenses en la región, así como Tel Aviv, están a nuestro alcance”, especificó.

El Estrecho de Ormuz, una vía fluvial estrecha que conecta a los principales productores de petróleo con el Golfo Pérsico, volvió a ser un foco de atención el fin de semana después de la muerte de Soleimani. A principios de este año, Irán se apoderó del buque petrolero de bandera británica Stena Impero, intentó bloquear otra embarcación y se le culpó del ataque a dos buques tanque en el Estrecho de Ormuz.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, dijo que el régimen islámico se vengaría por el asesinato del general, una de las figuras más poderosas de Irán. Miles de personas salieron a las calles el sábado durante la procesión fúnebre del general en Bagdad, Irak.

El presidente Donald Trump y el secretario de Estado, Mike Pompeo, confirmaron que Estados Unidos mató a Soleimani en Bagdad, diciendo que el ataque aéreo se llevó a cabo como una medida de precaución defensiva.

La Quinta Flota de la Marina de Estados Unidos (EU) patrulla la región, lo que arroja dudas sobre la voluntad de Irán de tratar de cerrar el estrecho. En mayo, EU anunció que enviaría un grupo de portaaviones y otros activos en medio de la actitud belicista iraní.

La Marina Real Británica anunció el sábado que enviará inmediatamente dos buques de guerra al Estrecho de Ormuz para proteger los buques con bandera del Reino Unido que pasan por el estrecho.

Ben Wallace, secretario de defensa del país, declaró que ordenó que dos buques de guerra se dirigieran a la región y prometió “tomar todas las medidas necesarias para proteger nuestros barcos y ciudadanos en este momento”. La fragata HMS Montrose y el destructor HMS Defender fueron identificados como los barcos que fueron desplegados.

“El general Suleimani era parte del núcleo que usaba delegados para socavar a las naciones soberanas vecinas y atacar a los enemigos de Irán”, agregó Wallace en el comunicado. “Según el derecho internacional, Estados Unidos tiene derecho a defenderse de aquellos que representan una amenaza inminente para sus ciudadanos”.

Alrededor de 21 millones de barriles de petróleo por día fluyeron a través del Estrecho de Ormuz en 2018, lo que equivale a aproximadamente un tercio del comercio mundial de petróleo por vía marítima, dice el sitio web de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos. También representa alrededor del 21 por ciento del consumo mundial de líquidos de petróleo.

“Hay opciones limitadas para evitar el Estrecho de Ormuz. Solo Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos tienen oleoductos que pueden enviar petróleo crudo fuera del Golfo Pérsico y tienen la capacidad de tubería adicional para eludir el Estrecho de Ormuz”, según el sitio web.

 

——————————————————————————————

 

 

Share.

About Author

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Leave A Reply

 Vulnerability scanner