Regresaron las llaves antiguas de Cartagena

351

Es la ciudad la que ha recuperado sus propias llaves.

Por: Gustavo Tatis Guerra

Durante muchos años, Cartagena vivió con sus llaves perdidas, porque un ladrón de llaves y tesoros se metió en el antiguo Palacio de la Inquisición y se llevó los recuerdos de las puertas que dormían en una urna especial.

Ahora, una réplica de las antiguas llaves de Cartagena que abrían las puertas de la ciudad colonial ha regresado al Museo Histórico. Son dos llaves de hierro de 19 centímetros de largo por 7 de ancho, y 1,2 centímetros de grosor. Cada una pesa 200 gramos. Las llaves auténticas reposan en el Museo Nacional de Colombia.

Al atardecer del 10 de octubre de 1821, las llaves fueron entregadas por el último gobernador español, Gabriel de Torre y Velasco, al primer gobernador republicano, el general Mariano Montilla, venezolano amigo cercano del general Simón Bolívar.

Moises Álvarez, historiador

Las llaves se las ofreció Montilla al general Bolívar, me cuenta el historiador Moisés Álvarez, quien dirige el Museo que este año celebró sus 95 años de historia.

Bolívar se las devolvió a Montilla y él se las llevó a Venezuela. De Venezuela regresaron a Cartagena. Sus descendientes las donaron al Museo Nacional de Colombia.

Allí reposan esas llaves que abrieron durante siglos las puertas debajo de las murallas, en lo que es hoy la Boca del Puente y sobre ella, la Torre del Reloj.

Las llaves guardan la memoria de las manos de Bolívar, Montilla y los gobernadores españoles que cerraban en la noche las enormes puertas de la ciudad antigua, previendo que los insurgentes la asaltaran.

Gustavo Tatis Guerra

Cuando las puertas se cerraban, la ciudad se sumergía en un silencio de piedra y algas podridas de la ciénaga, en un sopor de sombras de murciélagos y alas quebradas de pájaros errantes y aguas dormidas de la Bahía de las Ánimas, azotada sin piedad por las lluvias horizontales de octubre.

Las llaves abrieron la puerta frente al puente levadizo hacia Getsemaní. Las llaves moldeadas a los vientos de la diáspora africana, europea y árabe, abrieron puertas en cuatro siglos. Algunas llaves antiguas llevaban grabadas la heráldica, una señal de los orígenes o una flor de liz. Las llaves de Cartagena tienen grabada una cruz.

La humanidad siempre inventó llaves para guardar algún secreto, pero se cree que el inventor de las llaves es Teodoro de Samos, en el siglo VII antes de Cristo.

Desde la llave primitiva de la vara cruzada sobre la puerta indígena y la tranca tradicional de las casas campesinas hasta las llaves de las puertas de piedra, las puertas de madera tallada y las de hierro, las llaves evolucionaron en sus formas, estrías, paletas, acanaladuras, en sus códigos de entrada y giro en la cerradura.

Llaves pequeñas o enormes sobre puertas con aldabas en forma de dragones, salamandras o iguanas. ¿Por qué no una aldaba de cangrejos o mariamulatas?

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Deja un comentario

 Vulnerability scanner