El periodismo Siglo XX ha dejado de existir

396

Las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones han inducido a la sociedad civil a presionar por un nuevo modelo más cercano a la realidad, y libre de ataduras.

Por Rafael Sarmiento Coley

Omar Rincón, durante su charla de este lunes en Barranquilla.

El periodismo en el mundo, hasta finales del siglo pasado, era interesante por la calidad literaria en los acreditados medios impresos y por las agradables voces en la radio y las caras bonitas e imágenes de apoyo en el cine y televisión. Lo malo del periodismo de esas épocas era que no decía toda la verdad. Lo decía a medias, que es lo mismo que mentir.

Los poderosos medios de comunicación jurásicos detentaron el poder, por siglos, de manipular la información y entregar a la sociedad la noticia, el análisis, la reflexión y el editorial, a su manera. Siempre para favorecer al poder político de turno, y a los grandes monopolios económicos multinacionales y locales.

Según el analista y crítico de medios Omar Rincón, en reciente taller con periodistas barranquilleros en un evento de las organizaciones periodísticas locales y la secretaría de seguridad ciudadana del Atlántico, afirmó que hoy, gracias a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, “lo que se impone en el periodismo digital son las marcas originales, que imponen la diferencia, y eso lo hacen ustedes. Mientras que otros medios se quedan en el nivel de influencers de los actores políticos y para defender los intereses de los monopolios de los sectores financieros, gaseoseros, cerveceros, azucareros, palmeros y las agremiaciones de la industria y el comercio”.

Un escenario nuevo

El periodismo del Siglo XXI, es cierto que ha sido invadido en forma abrumadora por ejércitos de ‘periodistas’ que carecen de los principios más elementales del oficio. Y es desde esa jungla deforme de donde sale lo que más daño le hace a ese nuevo periodismo, las ‘Fakenews’ o ‘noticias falsas’. Porque ese tipo de ‘periodismo’ lo ejerce cualquier persona que tenga un celular, que no reflexiona acerca del daño que le causa a la sociedad su actitud condenable. Son personas que carecen de capacidad de análisis, de opinión serena, de reflexión ponderada. Y eso, en buena parte, es lo que ha inducido a un buen sector de los consumidores de medios a migrar al entretenimiento, a la ficción como pasatiempo, no para informarse de la realidad circundante.

Mabel Morales Ramos, Omar Rincón y Rafael Sarmiento Coley.

Ese sector se divorció de los medios informativos como un mecanismo de defensa. Y, por culpa del desorden mediático, un considerable sector de la sociedad empezó a ver al periodismo de otra manera. No como antes, que lo veía como el guardián de la democracia. Y empezó a verlo, en muchos casos, como ‘el perrito mascota, señorito, con bozal (censurado), militante y con la conclusión de que “perro que twittea no muerde”.

Es por ello por lo que recomienda que, en ese nuevo escenario, hay que recuperar cuanto antes la credibilidad y legitimidad; se ha perdido la libertad de prensa; se diluyó la independencia; asomó sus orejas la corrupción periodística; captación por pauta de gobernantes; trabajar por cupos; mala ética; activistas más que periodistas; politización total y abyecta . Grandes cadenas; monopolios; Colombia y la violencia; falta de periodismo de investigación; falta de profesionalización; se vive de otra cosa; las redes sociales; todos son periodistas con un celular sin ninguna catadura moral para promulgar las Fakenews y los engañosos Influencers.

Audiencias de nichos

Rafael Santos Calderón, exdirector de El Tiempo, ex-rector y actual presidente de la Universidad Central.

Para Rafael Santos Calderón, por varios años director del diario El Tiempo, que llegó a ser el principal medio nacional orientador de la opinión pública, “la prensa de interés masivo es un dinosaurio en vías de extinción. Ahora lo que se impone es el medio de audiencias de nichos. Y los medios tradicionales que se amolden a las nuevas tendencias, serían una especie de filtros; veedores de lo que hay en las redes sociales. En todo caso, es responsabilidad de las nuevas generaciones de periodistas ejercer el oficio respetando los cánones que, esos sí, nunca dejarán de ser vigentes, como son: la rectitud, el apego irrestricto a la verdad y a la credibilidad”.

Germán Agámez, Rafael Sarmiento Coley y Yul ‘Brainer’ Fuenmayor.

Santos Calderón considera que las nuevas tecnologías “nos impusieron una cantidad de plataformas. Replanteó todo. Y nos obligó a la tarea de replantear el oficio, con las pautas que son la esencia misma del periodismo ayer, hoy y siempre: La verdad, responsabilidad, el lenguaje elegante, un periodismo más serio, credibilidad. Porque es que en las redes sociales cabe todo el mundo, y no cabe nada”.

Rafael Santos Calderón estudió periodismo en Kansas University durante 4 años desde 1976. Fue becario de Stanford University en Palo Alto, California. Al regresar a Colombia asumió como Editor General de El Tiempo y luego pasó a la codirección del diario en compañía de su primo Enrique Santos Calderón.

Siempre alternó el ejercicio periodístico con la academia, como decano de la facultad de periodismo y comunicación social de la Universidad Central (Bogotá), luego pasó a Rector y en la actualidad es el presidente de la Junta Directiva de dicho centro académico.

La responsabilidad de la academia

Paola Alcázar, egresada de la Uninorte y actual catedrática de comunicación social y periodismo de dicha institución.

“Internet, en definitiva, replanteó todas las teorías existentes durante casi un siglo en materia de comunicación. Aquella teoría del emisor-receptor-retorno, quedó revaluado, en absoluto. Para un alumno de comunicación y periodismo de hoy eso le suena a una cosa de otro planeta”, sostiene la comunicadora social, Paola Alcázar, periodista, relacionista pública y una de las más reconocidas catedráticas de la facultad de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Norte de Barranquilla.

“Eso de que el medio es el mensaje, ya quedó en el cuarto de San Alejo. En sus momentos de furor, a mediados del siglo pasado, fue la gran revolución mediática con el filósofo y teórico de las comunicaciones, el canadiense-estadounidense Marshall MaLuhan con su teoría sobre ‘El Medio es el Mensaje”.

Parte del auditorio que estuvo presente en la primera jornada del taller de periodismo con Omar Rincón.

Ya esas teorías son historias de un pasado lejano, cuando el poder del medio era el que le daba importancia al mensaje ante el receptor. Hoy, con el advenimiento arrollador del Internet, el receptor es el medio y al mismo tiempo el mensajero. Tres en uno.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

1 comentario

  1. Avatar

    Cuanfo se lee un mjs o noticia en redes, el credito se de acuerdo a quien lo emite o de imediato se va en busca de las cuentas digitales de medios tradicioneles para confirmar o reconfirmar el hecho, lo que indica que estos medios masivos o laa cuentas de periodistas de prestigio quienes mantienen aun la credibilidad con todo y el auge de las noticias e incluso de comentarios y opinion

Deja un comentario

 Vulnerability scanner