Sorprendente apoyo colectivo a la marcha del 21 de noviembre

1759

Por primera vez en Colombia las más disímiles fuerzas políticas, sindicales, educadores, reinas de belleza, cantantes de fama mundial, la sociedad civil y hasta la Iglesia Católica anuncian su participación.

Por Rafael Sarmiento Coley

Nunca en la historia democrática de Colombia se había registrado un sorprendente apoyo colectivo a una marcha, como la organizada para el jueves 21 de noviembre, con la participación masiva anunciada por los más disímiles sectores políticos, sociales, sindicales, artísticos, culturales, las reinas de belleza y hasta la santa Iglesia Católica que jamás se había metido en estos berenjenales en la historia de este país del Sagrado Corazón de Jesús.

El Gobierno y el sector político que lo apoya consideran que es un riesgo “innecesario llevar a cabo un movimiento de tamaña magnitud, en el cual se pueden colar elementos vandálicos que causen graves daños en instalaciones y transporte público y comercio”.

Voces que están a favor de la gesta del 21 dicen que es todo lo contrario. “Se ha comprobado que en recientes movimientos de protestas se han infiltrado enmascarados, de manera descarada, elementos de la Fuerza Pública a generar desórdenes y vandalismo para degenerar el proceso de los reclamos pacíficos de la sociedad civil”.

Los ánimos crispados en la región

La situación real es que el país pasa por un grave momento de afugias económicas por la abismal concentración de la riqueza en pocas manos, mientras que las clases media y baja cada día se ven más empobrecidas, hasta el punto de que ya se han diluido las fronteras entre una y otra. Ahora solo quedan los 40 millones de colombianos pobres, los 4 millones de ricos que acumulan el 90% de la riqueza del país y unos dos millones de afortunados miembros del Congreso, de las Altas Cortes y del aparato del Ejecutivo que de devengan sueldos y primas astronómicas.

Lo peor de todo es que el principal responsable de que Colombia haya llegado a ese lamentable estado es el sector político que ha gobernado al país en tres períodos en las dos últimas décadas.

Han sido gobiernos inclementes con las clases trabajadoras, hasta el punto de elevar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16 al 19 por ciento, el más alto de América Latina. Eso se traduce en que las clase media y baja se ven en aprietos para llevar a casa los productos básicos de la canasta familiar, porque todo se encarece como la espuma.

Y como si ese golpe satánico a la canasta familiar fuera poco, el sector político que gobierna desde hace 12 año ha modificado normas en favor de los sectores pudientes. De la banca, el comercio, la industria azucarera, los terratenientes, el comercio y la industria, aliviándoles de manera desmedida las cargas laborales y pensionales. Han eliminado el pago de horas extras, y de los recargos por trabajo en dominicales y festivos. Han aumentado los años de derecho a pensión. De un solo golpe, y en forma miserable, dejaron a millones de pensionados, entre ellas miles de viudas, con dos mesadas menos al año, y, lo que es más aterrador, el actual Gobierno proyecta privatizar todos los fondos de pensiones, con lo cual se le daría cristiana sepultura a la única entidad pública con presencia en tan delicado sector, Colpensiones. Todo ello para favorecer, en gran medida, al grupo más poderoso del sector bancario y de los fondos pensionales, como lo es el grupo de Luis Carlos Sarmiento Angulo, quien fue uno de los principales aportantes a la campaña del actual presidente Iván Duque Márquez.

Duque pide dialogar

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, destacó este viernes la importancia de que se priorice el diálogo y la posibilidad de escucharse mutuamente, de manera pacífica, con el fin de “entender las preocupaciones colectivas” y seguir llevando progreso a todos los colombianos.

“La protesta pacífica es un derecho democrático, la protesta pacífica es una forma de expresarse en democracia, la protesta pacífica es una oportunidad para escuchar, para entender las preocupaciones colectivas”, aseguró durante la clausura de la II Cumbre del Petróleo y Gas, realizada en la capital del país.

Agregó que la Invitación es a que “pacíficamente nos escuchemos” y resaltó cómo, desde el inicio de su Gobierno, ha mostrado esa voluntad de diálogo con la realización de “41 Talleres Construyendo País, más de 60 consejos de seguridad en los territorios y visitas constantes a las comunidades”.

Advirtió, sin embargo, que es necesario rechazar cualquier acción que incite a exacerbar los odios. “No solamente los colombianos no queremos eso, sino que también hay un Estado con autoridades nacionales y locales que debe proteger siempre la vida, honra, bienes, derechos y libertades de todos los ciudadanos”, aseveró.

El Jefe de Estado señaló que es un momento propicio para la reflexión sobre cuál es el camino para seguir como sociedad, “cuáles son las páginas que hay que pasar, cuáles son los asuntos que hay que resolver, cuáles son los principios inquebrantables que debemos defender todos los días”.

“Lo importante es ponernos de acuerdo”

Y resaltó que lo importante de estas reflexiones es que le permitan al país seguir avanzando.

“Todos los colombianos, más que confrontación entre hermanos, lo que necesitamos es, en este momento, en medio de las diferencias, que son naturales en una democracia, ponernos de acuerdo, seguir avanzando”, anotó.

Finalmente, el Presidente Duque puso de presente los resultados positivos que ha presentado la economía del país, “la cual es vista con admiración” en el exterior, al igual que “una estabilidad política que, en medio de sus imperfecciones, es vista con admiración”.

“Recordemos que Gabriel García Márquez decía que los colombianos a veces nos cuestan celebrar el progreso, porque tenemos siempre la idea de mirar lo que nos hace falta, y eso no necesariamente es malo, pero sí es bueno que celebremos el progreso que hemos alcanzado, y que, celebrándolo, mantengamos un nivel de inconformidad para progresar que nos motive”, concluyó.

Y el rancho ardiendo

Evo Morales ha invitado a las Fuerzas Militares que le son leales, a que se unan al pueblo para destronar a quienes le dieron el golpe de estado.

Lo que más preocupa al gobierno y a la colectividad política de centroderecha y neoliberal que lo apoya, es que en todo el vecindario el rancho está ardiendo. Por diversas causas y motivaciones distintas. Eso es cierto. Tampoco es menos cierto que en Perú, Ecuador, Argentina, Chile, Bolivia el denominador común es la desigualdad económica, la corrupción desde las cúpulas del poder, la injerencia de potencias internacionales que quieren apoderarse de riquezas como el litio que se concentra en Bolivia, Chile y Argentina, un recurso natural abundante en estos países. Es denominado el oro blanco. Y será el sustituto de los combustibles fósiles a partir del siglo XXI. Es uno de los elementos básicos para la industria de celulares y computadores. Y será la energía vital para los vehículos.

También está el caso particular de Bolivia, con su fertilidad natural para el arbusto de la coca, que el presidente Evo Morales, destronado por un golpe de estado, supo canalizar para lograr incrementar de manera exponencial las exportaciones de la hoja de coca para la industria gaseosera y farmacéutica, y para la fabricación de cocaína, exportaciones que se convirtieron de la noche a la mañana en una enorme fuente de riqueza y holgura económica para los bolivianos. Por eso las mayorías de dicho país no quieren que Evo se vaya del poder.

Todos dicen “voy a marchar”

Ante esa situación explosiva que vive el vecindario, con el pueblo en las calles destrozando y quemando centros comerciales, transporte colectivo, sector bancario y universidades privadas, Colombia ha mirado, hasta ahora, los toros desde la barrera.

Sin embargo, ante las realidades evidentes que vive el país, la marcha del 21 de noviembre ha tenido mucho agarre en todos los sectores. Hasta el famoso cantante samario de fama mundial, Carlos Vives, anunció que marcharía. Lo mismo anunció la recién corona Miss Colombia, la bella quindiana María Fernanda Aristizábal, quien se atrevió a dar un paso más adelante al invitar al presidente Duque a que también marche “por la salud, la educación y la eliminación de la pobreza en Colombia”.

Otras motivaciones para marchar

Carlos Vives, el artista samario que ha llevado la música colombiana a los más selectos escenarios del Mundo y ganador de numerosos premios internacionales, también agitó la bandera de invitación a la marcha.

Por las redes sociales un sinnúmero de cibernautas ha expuesto, punto por punto, lo que los motiva a marchar. Eh aquí un resumen de esas motivaciones que llegan por Twitter, Facebook, WhatsApp, Instagram, correos electrónicos, Youtube y demás:

-Yo marcho no por comunista, no por izquierdista, no por guerrillero.

-Yo marcho porque se han llevado a pedazos el salario con el que traía el pan a mis hijos y nietos.

-Yo marcho porque un senador, jefe natural del centro democrático, ponente de la ley 50 de 1991 me despojo de la retroactividad de las cesantías, con las que le podía dar educación a mis hijos y pagar el techo que abrigaba a mi familia.

-Yo marcho porque con esa misma ley, ese mismo senador del centro democrático, eliminó la «pensión sanción» para que mi empleador nos pudiera despedir abusivamente.

-Yo marcho porque ese mismo senador con la ley 100 de 1993 volvió la salud un negocio para los dueños de las EPS, el dinero de nuestro impuesto se esfuma y no sabemos a dónde va a parar.

-Yo marcho porque con la ley 789 de 2003 ese senador siendo presidente me despojó de los recargos nocturno y me redujo los recargos por feriados y domingos al 75%.

-Yo marcho porque con el artículo 21 de la ley 100 de 1993 ese senador impuso que se liquidara el Ingresó Base de Liquidación para la mesada pensional IBL), con el promedio de las semanas cotizadas en los últimos 10 años y de eso te reconocen un 85% ahora pretende con la nueva reforma radicada para legislar en el congreso, que sea liquidado el Ibl con el promedio de las semanas cotizadas en los últimos 20 años y bajar aún mas la tasa de remplazo.

-Yo marcho porque con el acto legislativo # 1 de julio 2005 ese senador me despojó de la mesada 14.

-Yo marcho porque veo venir una nueva reforma laboral y pensional, ya radicada en el congreso con extrema inequidad para los trabajadores y futuros pensionados en favor de los ricos  y la indigencia para los trabajadores.

-Yo marcho porque me indigna que sigan muriendo por desnutrición los niños del Chocó, La Guajira, Vichada más otros seis departamentos…y coman de los basureros.

-Yo marcho porque me duele el paseo de la muerte y la indiferencia con la que son tratados los pacientes con enfermedades catastróficas en el negocio de la salud que se han convertidos las EPS.

-Yo marcho porque me indignan las mentiras y la corrupción de nuestra clase política y dirigentes donde se desaparecen 55 billones de pesos anuales de nuestros impuestos.

-Yo marcho porque volvieron la justicia un negocio y un aparato de corrupción para poner a dormir en un sueño eterno los procesos, buscando la prescripción por vencimiento de términos.

-Yo marcho porque 12 millones de colombianos con nuestro voto en las urnas le dijimos «no» a la corrupción y bancadas de congresistas de dudosa honorabilidad hundieron la reforma para seguir en la impunidad.

-Yo marcho porque 15 billones que nos cobraron a los ciudadanos como cargo de confiabilidad para garantizar en el sector eléctrico un buen servicio, se desaparecieron y ahora me joden con un recargo de 4 pesos/ kilovatios consumido para tapar el hueco de lo que yo no me robé.

-Yo marcho porque no hay condena para los que se robaron 6.5 millones de dólares en Reficar, 1.2 billones en Salucoop, la catástrofe de Hidroituango la pagaremos con nuestros impuestos, lo mismo que la millonaria suma que tenemos que pagarles los colombianos a la aseguradora de Carlos Sarmiento Angulo por la corrupción de Odebrech, en donde él fue uno de los más beneficiados.

-Yo marcho porque veo un gobierno inepto o cómplice en el asesinato de líderes sociales, defensores de derechos humanos y campesinos despojados de tierras.

-Yo marcho porque me indignaron todas las mentiras de este gobierno en el manejo que le ha dado al bombardeo del campamento de alzados en armas en la vereda villa hermosa alta, del municipio de puerto rico (Caquetá), donde el alcalde y el personero, públicamente los vimos en Caracol TV. hay que afirmar que desde julio ellos habían puesto en conocimiento de las autoridades que allí había presencia de menores reclutados y retenidos contra su voluntad y amenazas a los padres.

-Yo marcho porque estoy consciente que todas las conquistas que el hombre en la dignidad y la libertad ha conquistado han costado vida y sacrificio de hombres y mujeres de corazón noble: Olimpe de Gouges( 1748 – 1793), Mary Wills Tonecraft ( 1759 – 1797), Flora Tristán ( 1803 – 1844), Rosa Park (1913 – 2005),  Indira Gandhi (1917 – 1984), Nicolás Sacco y Bartolomeo Vancetti, Mahatma Gandhi,  Martín Luther King, Nelson Mandela….

-Yo marcho porque tengo dignidad y la decencia para no quedarme cobarde y cómodamente en mi casa esperando que otros sean los que  luchen por el futuro de mis hijos y nietos.*

-Yo marcho porque es un derecho constitucional y me comprometo a velar por la paz y armonía de lo que suceda a mi alrededor.

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Deja un comentario

 Vulnerability scanner