Operadores del Neoliberalismo

365

Ojalá las marchas estén descontaminadas de encapuchados, oscuros personajes de orígenes desconocidos. Y ojalá se repitan con más frecuencia, pues la dignidad humana de los sectores populares no se construye en un día y en una sola marcha.

Por Jorge Guebely

Envío esta columna horas antes de iniciarse la marcha del 21 de noviembre. A pesar de las diferentes demandas sociales de los distintos sectores populares, sólo hay un gran enemigo: el Neoliberalismo y sus operadores nacionales.

El mismo enemigo de los sectores populares chilenos. El que originó los levantamientos espontáneos en ese país, sin la injerencia del Foro de San Pablo ni la intervención de Venezuela. Simplemente contra el Neoliberalismo impuesto por la dictadura de Pinochet.

Enemigo que prometió el paraíso del consumismo y el de la prosperidad económica. Sin embargo, 40 años después, los chilenos pobres se percataron del gran fraude histórico. Les arruinaron la salud, la educación pública y los estafan con el sistema pensional. Se profundizó la brecha social y arreció la insensibilidad humana. La élite opulenta chilena tuvo poder para usufructuar la inmensa mayoría de los ingresos nacionales mientras que la inmensa mayoría de los chilenos sólo accedía al 2.1%. Como en Colombia, el neoliberalismo empobreció más a los pobres y enriqueció más a los ricos.

El mismo enemigo que padecen los sectores sociales del Ecuador. Su presidente, Lenin Moreno, suspendió los subsidios a los combustibles por orden del FMI y encendió la mecha. El mismo enemigo de los sectores populares franceses. ‘Chalecos amarillos’ que salen semanalmente a protestar contra el Neoliberalismo cuyas políticas significan empobrecimiento para las clases medias, indigencia para los más pobre y opulencia para las élites opulentas

Los sectores populares colombianos marcharemos en algunas horas contra las políticas del Neoliberalismo y sus operadores nacionales: dirigencia política del Centro Democrático, de los conservadores, de Cambio Radical y liberales con espíritus de conservador. Protesta por la dignidad humana y social, la misma demostrada en las elecciones pasadas, en la altísima desaprobación al presidente Duque, en el creciente descrédito del senador Uribe y en la deteriorada credibilidad de la cúpula militar y el Congreso Nacional. Se deterioran cada vez más los operadores institucionales del neoliberalismo en Colombia

Ya nada esperan los sectores populares de los operadores del Neoliberalismo colombiano; no están dispuestos a saldar la deuda social, a disminuir la iniquidad, a promover la justicia ciudadana. Les queda la calle para marchar, para construir dignidad humana popular, dignidad que no encontrarán en oficinas del gobierno ni en corredores del Senado. Ojalá las marchas estén descontaminadas de encapuchados, oscuros personajes de orígenes desconocidos. Y ojalá se repitan con más frecuencia, pues la dignidad humana de los sectores populares no se construye en un día y en una sola marcha.

jguebelyo@gmail.com

Compartir.

Acerca del Autor

Jorge Guebely

Deja un comentario

 Vulnerability scanner