Evo morales no aguantó más la presión de los bolivianos

326

Denunció golpe de estado. Morales anunció su renuncia en una declaración televisada junto a su vicepresidente.

Por Chachareros/BBC/Clarin/Rreuters/AFP

 

Como dijo Platón,  el inmortal filósofo griego: “Solo los muertos han visto el final de la guerra”, y como el vecindario Latinoamericano está tan exacerbado, hay que recordar la frase de los viejos generales de los miles de guerras que ha vivido Colombia: “amárrense los pantalones aquellos que se creen dueños eternos del poder, que la cosa está maluca”.

Chile, Ecuador, Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia, como si al compás de una orquesta invisible se hubieran puesto de acuerdo, botan chispas por todos los rincones de sus ciudades, pueblos y veredas, en protesta bravía e indeclinable por modelos económicos fracasados, que en vez de mejorar las condiciones económicas y sociales de los ciudadanos en general, las han empeorado.

También decían los abuelos antioqueños de la época de Rafael Uribe Uribe que, “con candela no hay perro flojo, mijo”. Y es lo que está ocurriendo hoy en América Latina. El pueblo, antes sumiso y complaciente, llegó a sentir de cerca el calor del fuego. De un fuego provocado por el descontento generalizado por los inapropiados modelos de desarrollo. Todos, sin excepción, han sido un absoluto fracaso en Latinoamérica. -El capitalismo salvaje del neoliberalismo. El socialismo folclórico a lo latino y caribeño. Los sistemas plutocráticos, corruptos y acaparadores de todas las fuentes de poder y de fortuna.

Los resultados son contundentes. Como el que ocurrió este domingo. El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció su renuncia tras casi 14 años en el poder y en medio de la profunda crisis desatada por las denuncias de fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre.

«Renuncio como consecuencia de un golpe de Estado», dijo Evo Morales, en medio de los ánimos crispados del pueblo boliviano.

«Ha habido un golpe cívico, político y policial», dijo el presidente al anunciar su dimisión en una declaración televisada y junto a su vicepresidente, Álvaro García Linera.»Mi pecado es ser indígena, dirigente sindical y cocalero”.

Mejor me voy para que cese el fuego

Morales justificó su renuncia para evitar que continúe la violencia en el país tras tres semanas de enfrentamientos entre sus partidarios y sus detractores que han dejado al menos tres muertos y cientos de heridos.

Motín de policías en Bolivia: agentes de varias ciudades se declaran en rebeldía contra el gobierno de Morales, quien denuncia un «golpe de Estado»

García Linera anunció que él también renunciaba al cargo. «El golpe de Estado se ha consumado», dijo el vicepresidente.

Familiares, amigos y miembros de su equipo de gobierno acompañaron a Evo Morales en el anuncio de su dimisión.

«Vamos a cumplir la sentencia de Tupac Katari, volveremos y seremos millones», advirtió.

Junto a ambos apareció Gabriela Montaño, ministra de Salud y expresidenta del Senado. La tercera en el orden de sucesión constitucional es la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra.

El anuncio de la renuncia llegó horas después de que el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general Williams Kaliman, sugiriera al mandatario que diera un paso al lado para desbloquear la crisis política.

La lupa de la OEA

La comisión especial de la Organización de Estados Americanos (OEA), tras un minucioso análisis, detectó numerosos errores en el reconteo de los votos que le dieron el triunfo a Morales evitando una segunda vuelta.

Los militares veían insuficiente la convocatoria a nuevas elecciones que había hecho el gobierno en horas de la mañana tras las «irregularidades» detectadas por una auditoría de las elecciones hecha por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Días antes, numerosas unidades policiales habían declarado un «motín» en protesta contra el gobierno.

El expresidente Carlos Mesa, segundo en las elecciones del 20 de octubre, celebró el anuncio hablando de «fin de la tiranía».

El polémico recuento

Los problemas de Morales empezaron en la misma noche de las elecciones, cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió por sorpresa el conteo rápido con el 83% escrutado y con una tendencia que apuntaba a que iba a haber segunda vuelta entre el mandatario boliviano con el candidato opositor Carlos Mesa.

Al día siguiente, ese conteo rápido denominado Transmisión Rápida de Resultados Preliminares (TREP) se reactivó con un 95% de avance y con Morales ganando en primera vuelta por un estrecho margen.

Las sospechas que habían suscitado los extraños movimientos del TSE llevaron a la oposición a clamar un «fraude descarado». Incluso las misiones de observación de la OEA y la Unión Europea pidieron que hubiera segunda vuelta.

Pero Morales insistió en que él había ganado las elecciones y, en respuesta a las manifestaciones de la oposición, llamó a sus seguidores a «defender la democracia» en las calles y frenar un «golpe de Estado».

También aceptó que la OEA hiciera una auditoría del escrutinio. Pero las protestas continuaron, la oposición sospechaba de la OEA.

En su informe, la OEA denunció «irregularidades» y determinó que era estadísticamente improbable que Morales hubiese ganado por el margen de 10% que necesitaba para evitar una segunda ronda electoral.

La auditoría del organismo internacional también encontró actas físicas con alteraciones y firmas falsificadas. En el informe de 13 páginas se señala que en muchos casos no se respetó la cadena de custodia de las actas y que hubo manipulación del sistema informático.

Morales respondió convocando nuevas elecciones y anunciando la renovación de la totalidad de vocales del Tribunal Supremo Electoral, que fueron duramente criticados por el manejo del conteo del mes pasado. Algo también recomendado por la OEA.

Pero eso no calmó las protestas opositoras. El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, respondió exigiendo la renuncia de todos los altos funcionarios y dejar el gobierno a una «junta de notables» para gestionar la transición.

Tras 14 años en el poder

El general Williams Kaliman, comandante de las Fuerzas Armadas bolivarianas, fue quien le recomendó a Evo Morales que, para evitar un derramamiento de sangre, mejor se hiciera a un lado.

“Envío mi renuncia a la Asamblea Legislativa”, sostuvo el mandatario en medio de una profunda crisis política y social. También renunció su vicepresidente. Denuncian un Golpe de Estado, según el diario argentino Clarín.

Luego de más de 14 años en el poder, el presidente Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia cercado por una profunda crisis política y social en ese país y denunciando un Golpe de Estado.

Lo comunicó luego de que las Fuerzas Armadas y la Policía le reclamaran públicamente su renuncia. Horas antes, Morales había convocado a nuevas elecciones tras la auditoría de la OEA. Tras conocerse la noticia, el Gobierno de Mauricio Macri negó haberle ofrecido asilo político al ahora ex presidente boliviano.

Su vicepresidente, Álvaro García Linera, denunció a su lado: «No queremos que estos grupos violentos quieran ensangrentar más al pueblo. Han desconocido estos grupos el orden constitucional. El Golpe de Estado se ha consumado. Fuerzas oscuras han destruido la democracia».

Morales, de 60 años y en el poder desde 2006, había ganado la reelección en las cuestionadas elecciones de octubre, pero la misión de auditoría de la OEA detectó numerosas irregularidades, en un informe divulgado este domingo. En las horas siguientes, Morales perdió el apoyo de las Fuerzas Armadas y de la Policía, mientras miles de personas exigían su renuncia en las calles.

«Quiero decirles, la lucha no termina acá. Los humildes, los pobres, los sectores sociales vamos a continuar con esta lucha por la igualdad y la paz. Es importante decirle al pueblo que es mi obligación como presidente buscar esta pacificación», sentenció Morales.

En el mismo mensaje, añadió: «Espero que Mesa y  Camacho hayan entendido mi mensaje. No maltraten a hermanas y hermanos. No engañen con mentiras y usen al pueblo», apuntó.

Luego del mensaje de Morales, también presentó su renuncia fue el vicepresidente, Álvaro García Linera: «Hemos tomado esta decisión para que no maltraten a más familias, para que no ensangrienten nuestros campos y barrios, para que no golpeen más a nuestra gente».

«Fuerzas oscuras han destruido la democracia», sentenció Morales, quien añadió que «estas fuerzas antidemocráticas quieren destruir todos los logros de estos años».

Más temprano, Williams Kaliman, general comandante en jefe dijo ante la prensa: «Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia».

Uno de sus mejores amigos y asiduos visitantes era el exfutbolista argentino Diego Armando Maradona, quien siempre ponderó el buen manejo del gobierno de Evo Morales, en especial porque, gracias a la alta producción y exportación de coca, el país supuestamente había mejorado su economía. Y eso le encantaba a Maradona.

Entre las primeras repercusiones, Cuba expresó el domingo su «enérgica condena» al «golpe de Estado» en Bolivia y se solidarizó con Evo Morales. «Nuestra solidaridad con el hermano presidente Evo, protagonista y símbolo de la reivindicación de los pueblos originarios de Nuestra América. Llamamos a la movilización mundial por la vida y la libertad de Evo», dijo en Twitter el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

También hubo condenas por parte de Nicolás Maduro y Lula Da Silva. Esto último, expresidente de Brasil, dijo: «Acabo de saber que hubo un golpe de Estado en Bolivia y que el compañero Evo fue obligado a renuncia. Es lamentable que América Latina tenga una elite económica que no sepa convivir con la democracia y con la inclusión social de los más pobres».

«Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo. Los movimientos sociales y políticos del mundo nos declaramos en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo», escribió Maduro.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Deja un comentario

 Vulnerability scanner