Sociedad civil: a defender el periodismo independiente

374

La preocupante suerte de Noticias Uno ‘ahorcado’, por presiones del uribismo y rematado por el gobierno Santos, obliga a los colombianos a defender su derecho a recibir una información veraz y sin manipulaciones.

Por Rafael Sarmiento Coley

Durante más de dos décadas el Canal Uno se distinguió por tener el mejor noticiero de la televisión abierta en Colombia, frente a los Goliat que nacieron con los canales privados.

En medio de esa presencia de gigantes de la televisión privada (Caracol, RCN, CityTV), Noticias Uno se ganó su propio espacio, con un periodismo de investigación veraz y responsable. Teniendo como premisa la defensa del bien más preciado de un medio periodístico: su credibilidad.

Y, como tal, se convirtió en el principal garante de que los colombianos recibieran una información sin sesgos políticos o económicos, un periodismo incluyente y siempre en defensa de los intereses colectivos de la sociedad, por encima de los intereses particulares, y menos en defensa de causas políticas poco transparentes, y de negocios turbios en el sector privado, en casi todos los campos, pero en particular en el sector financiero-bancario que extendió su poder a casi todas las actividades productivas de la economía nacional: bancos, corporaciones financieras, fondos de pensiones, medios de comunicación, compañías constructoras, hotelería, ganadería  extensiva, cañaduzales, arrozales y un etcétera que se pierde de vista en la macrocefálica economía nacional.

El origen de sus desgracias

Daniel Coronell, Ignacio Gómez y Cecilia Orozco, los tres mosqueteros de Noticias Uno, el mejor noticiero de la televisión nacional, sitiado por el uribismo.

Bajo la batuta del reconocido periodista Daniel Coronell, y el formidable apoyo de dos verdaderos troperos del periodismo investigativo colombiano como lo son Cecilia Orozco e Ignacio Gómez, crearon en la práctica una verdadera escuela de excelentes reporteros muy eficientes en la investigación minuciosa de las noticias, como es el caso de Julián Martínez, uno de los pupilos más aventajados de esa peculiar escuela periodística en el medio televisivo.

Precisamente Julián Martínez, en un acertado video muy descriptivo y mejor narrado, cuenta la suerte que ha tenido que enfrentar Noticias Uno.

Todo comenzó, según dicho video, con una investigación muy completa y fidedigna sobre un helicóptero de propiedad de Álvaro Uribe Vélez, encontrado por la policía antinarcóticos en operativo realizado el 7 de marzo de 1984, taqueado de coca, en el más grande laboratorio que se haya destruido en Colombia hasta el momento: Tranquilandia, propiedad del aterrador Cartel de Medellín.

A raíz de la divulgación completa y precisa de esa investigación, Daniel Coronell y Noticias Uno se convirtieron en enemigos sin pausa de Álvaro Uribe Vélez, quien desde 2001, siendo candidato presidencial para su primer periodo, no se olvidaba del suceso de su helicóptero sorprendido en el laboratorio en las selvas de Caquetá y el Meta.

Convertidos en objetivo del DAS

Al ganar Uribe la presidencia convirtió a Daniel Coronell y Noticias Uno en objetivo del entonces tenebroso Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), un organismo de inteligencia del Estado manejado en forma directa por la Presidencia de la República. Todos los celulares de Coronell y sus compañeros de trabajo fueron ‘chuzados’ por el DAS, lo que al final de una intensa demanda judicial, terminó con la destitución del entonces jefe del DAS (María del Pilar Hurtado, que se fugó a Panamá, o sea que Aida Merlano no es la primera que hace esa ‘hazaña’), y el Secretario Privado de Uribe, Bernardo Moreno, quien terminó encartado y tuvo que poner la cara.

Luego Colombia presenció con estupor cómo se modificaba de un manotazo un artículo de la Constitución de 1991, que taxativamente prohibía la reelección presidencial inmediata, pero que gracias a canonjías, reparto de notarias, en un dos por tres fue aprobado en el Congreso, a pesar de que se trataba de un Acto Legislativo (para reformar un artículo de la Carta Magna), que requiere 8 debates con mayorías calificadas en ambas cámaras. Los encargados de hacer voltear la arepa fueron los entonces Ministros de Gobierno Sabas Pretel de la Vega y el de Salud Diego Palacio.

Todo ese andamiaje corrupto para que Uribe se quedara en la Casa de Nariño cuatro años más pasando por encima del constituyente primario y los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente que estudiaron, analizaron, discutieron, aprobaron artículo por artículo y redactaron la nueva Constitución.

Ignacio Gómez, el periodista que, en la práctica, es un verdadero sabueso que atina siempre a encontrar los cabos sueltos de una noticia ‘envenenada’.

Luego Noticias Uno volvió a meterle el dedo en la llaga del Centro Democrático al descubrir que miles de hectáreas en el municipio de Mosquera, Cundinamarca, fueron excluidas del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que tenía esas tierras para dos mil viviendas de interés social, es decir, para familias pobres. El cambio de uso social de esas tierras fue para entregárselas a los hijos de Uribe, Tomás y Jerónimo Uribe Moreno, quienes establecieron allí una gigantesca zona franca, con lo cual se volvieron archimillonarios al cambiar el valor del metro cuadrado por el cambio de uso de suelo.

Matarlo de hambre

La estrategia del uribismo durante sus dos periodos fue fortalecer a los canales privados en manos de los más poderosos grupos económicos del país.

RCN Radio y Televisión en manos del Grupo de Carlos Ardila Lülle; Caracol, Blu Radio y El Espectador en manos del Grupo Santo Domingo; El Tiempo en poder de Luis Carlos Sarmiento Angulo; y por último, Semana en manos del Grupo Silinsky.

Para peor desgracia de la situación del periodismo nacional, todos estos medios en manos de los grandes grupos económicos, en busca de obtener mayores ganancias y recortar gastos, llegaron a despedir, en conjunto en todos los medios nacionales, 774 empleados, a quienes luego se sumaron otros 235.

En los gobiernos de Uribe y Santos la pauta oficial le fue negada a Noticias Uno, por completo. Para empeorar la situación, el gobierno entregó en concesión el Canal Uno a la multinacional Hemisphere Media Group (HMTV), fundada en enero de 2013 por el empresario estadounidense Alan Sokol, con sede en Coral Gable, Florida, con servicio de televisión cerrada y abierta.

El hombre indicado

Ramiro Avendaño, no es propiamente un ‘sepulturero’ de medios, pero casi. Ahora es el ‘mandamás’ en el Canal Uno, y, como hizo en El Heraldo,, llegó con el tache en alto cortando cabezas.

Necesitaba entrar a Colombia, y el uribismo, encantado, se abrió de piernas para entregarle el Canal Uno, que designó como gerente a Ramiro Avendaño, que venía de ser presidente del diario El Heraldo de Barranquilla, en el cual produjo una reducción abismal del personal de todas las secciones del periódico, lo indujo a gastos improductivos y a lo que los barranquilleros denominan ‘la foritis de los bobales’. Que, por lo general consiste en hacer un foro para determinar por qué se cayó una ceiba vieja en el hotel del Prado. Por fortuna para el diario barranquillero, la llegada de un nuevo dueño al Canal Uno fue para Ramiro Avendaño como ganarse el baloto acumulado, ya que envió su hoja de vida a las manos del presidente de la República, Iván Duque, como recomendado del alcalde de Barranquilla, Alex Char, a quien, por orden de Ramiro Avendaño, entrevistaban casi día por medio en El Heraldo.

En medio de esa situación, violando de manera flagrante normas sobre la libre competencia, el canal Caracol, por hacerle el mandado completo al uribismo, hizo un pacto maquiavélico con todos sus anunciantes de rebajarles hasta un 40 por ciento de la pauta que contrataran con ellos, siempre y cuando no contrataran ni medio minuto con Noticias Uno, el noticiero más acreditado de la televisión nacional, ganador de los principales premios nacionales y con reconocimiento internacional.

Conclusión, Noticias Uno fue conducido más temprano que tarde, a una situación de física insolvencia. Sin embargo, los Goliat no pueden cantar victoria todavía. Los ‘guerreros’ David que se mantienen firmes en Noticias Uno han apelado a la sociedad civil para que defienda con vehemencia el derecho colectivo más respetable para la democracia: el derecho a recibir una información veraz e independiente de los mezquinos interés particulares de los dueños de los medios.

La idea es sacar Noticias Uno por Youtube, con el apoyo solidario de la sociedad civil colombiana e internacional, mediante la vinculación por suscripción. Lo deseable es que les suene la flauta y la sociedad civil, en un acto de madurez y sensatez, defienda el derecho a vivir bien informada, como único mecanismo de proclamar a los cuatro vientos que se vive en una democracia plena, en donde se pueden denunciar las tropelías y la corrupción de las distintas ramas del poder público, como es el caso de los sobornos de Odebrech para la Ruta del Sol, los sobrecostos en Reficar, la tragedia de Hidroituango, la tragedia de la vía a los Llanos por culpa de la constructora de Sarmiento Angulo, en cuyo periódico, El Tiempo, no se informa nada de eso.

Es un caso en donde se confirma que la ficción supera la realidad. Luis Carlos Sarmiento Angulo hace con su diario exactamente lo que hacía Artemio Cruz, en la célebre novela del mexicano Carlos Fuentes, ‘La muerte de Artemio Cruz’.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Deja un comentario