Gobierno atrae a liberales y CR para aprobar reformas

530

Es casi seguro que, con el apoyo del Partido Liberal y Cambio Radical liderado por Fuad Char y Vargas Lleras, sean ‘pupitreados’ todo lo que quiera Duque,en especial, la Ley de Financiamiento, y reformas tributaria y pensional .

Por Rafael Sarmiento Coley

 

 

 

 

 

A pesar del mal momento por el cual pasa el Centro Democrático, el partido de Gobierno, están dándose las condiciones para que sus proyectos clave salgan del atolladero, ojalá no tan perjudiciales para las clases sociales que están casi por debajo del nivel de la extrema pobreza, con una alta tasa de desempleo, salarios recortados y recortes drásticos al sector de las pensiones.

El gobierno del presidente Iván Duque se reunió primero con el vocero autorizado del Partido Liberal, Simón Gaviria, hijo del expresidente César Gaviria, presidente de la colectividad roja. Y el martes lo hizo con los máximos jefes de Cambio Radical, el exsenador Fuad Char y el exvicepresidente German Vargas Lleras.

Después de cuatro horas de frugal y prolongado almuerzo, gobierno y Cambio Radical hicieron los pases y acordaron llegar a unos puntos de acuerdo en los proyectos que le quitan el sueño a Duque. Y no solo a Duque, sino también a los trabajadores, a los sindicatos, a las organizaciones no gubernamentales, a los estudiantes, a los ejércitos de desempleados, a los pensionados y, en fin, al 80% de los colombianos que están por fuera del círculo afortunado de los seis o siete grupos que monopolizan de manera férrea y mezquina el poder económico del país, y los altos mandamases de los tres poderes del sector público: el Gobierno, sus Ministros y Altos Ejecutivos, los Magistrados de las Altas Cortes y, ni qué decir de los 267 Congresistas que se incrementan sueldazos, primas y pensiones a su libre albedrío.

Una infamia, más que una mezquindad

Según informe especial de la BBC de Londres, 6 países de América Latina tienen los más altos índices de desempleo: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Uruguay, y Venezuela está por debajo de cualquier medición.

Los detentadores del poder económico en Colombia se quejan porque pagan muchos impuestos. A pesar de ello, sus utilidades cada vez son mayores, de acuerdo con la brecha, entre ricos y pobres, que cada vez es más ancha.

El elemento más claro de esa descompensación repudiable es que Colombia es el país que tiene el más alto porcentaje del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Y ahora, con la reforma laboral y tributaria que quiere meter el Minhacienda como lavado sin vaselina, se confirma el recorte de conquistas laborales como el subsidio del desempleo, el no pago de horas extras, dominicales y festivos, el aumento desmedido de semanas cotizadas para la pensión y el incremento de la edad de jubilarse en los hombres a 67 años y en las mujeres a 65, dizque porque ahora las expectativas de vida son mejores.

Claro, son mejores para Luis Carlos Sarmiento Angulo, quien a sus 90 años parece un ejecutivo de 70, o Carlos Ardila que a sus 89 parece de 60 porque la desventaja que se le convirtió en ventaja, la silla de rueda.

Propuestas sensatas

Hoy, en pleno furor de Internet, sus redes sociales y su periodismo virtual sin cortapisas, los partidos políticos, y en especial los nuevos líderes que aspiran a ser los próximos protagonistas en la esfera nacional y en la Casa de Nariño, no puede dejar de reflexionar lo que ocurre en el vecindario que arde en llama y en donde las protestas ya no le tienen miedo a nada. Van para las que sea. Y, como decía el inmolado Luis Carlos Galán Sarmiento: “¡Siempre adelante…ni un paso atrás, y lo que ha de ser, que sea!”. Y así ya lo estamos viviendo en Colombia.

Y no son cosas de unos muchachos loquitos que salen a tirar piedra. Es gente bien formada y con una clara visión de lo que ocurre en el país con la política durante siglos en manos de gente sin hígados ni cerebro, y con la economía en manos de avarientos que se quedaron en el siglo pasado, explotando a la clase trabajadora en todos los frentes y fuentes de riqueza: sector financiero, hipotecas, fondos de pensión, sector asegurador, hoteles, industria inmobiliaria, constructoras chimbas a las cuales se les caen los puentes como cascaritas de huevo, grandes terratenientes que a la ves son los constructores que hacen las carreteras cerca de sus tierras para valorizarlas, sin que el pueblo pobre y hambriento se dé cuenta de nada de eso.

Los muchachos que aspiran, que miren el vecindario

Sería imperdonable que un Simón Gaviria, un Alejandro Char o uno de los hijos de Luis Carlos Galán no sean conscientes de la ruina moral y económica de Venezuela, Chile, Argentina, Ecuador, Nicaragua y Bolivia.

Serían los seres más torpes del mundo si, viendo ese desastre que tienen ante sus narices, buscaran desde ya la fórmula mágica para enderezar ese rumbo errático y diabólico al cual podría llegar Colombia –si es que acaso ya no llegó–, de seguir estrangulando más a la clase media y baja, seguir hartando al Congreso de la República de mermelada para que apruebe a las volandas proyectos que sirven para enriquecer más a los pocos ricos que lo tienen todo.

Sería un verdadero desengaño para los colombianos que un descendiente del desaparecido caudillo liberal y presidente de la República, Carlos Lleras Restrepo, todavía no haya entendido que este es “un país descuadernado” por la corrupción y la politiquería. Eso lo dijo hace 40 años. Ahora estamos peor.

No quiere el otro regalo de Carrasquilla

La inmensa posibilidad que ofrece Internet, a través de sus redes sociales y su periodismo virtual, es que se ha desatado una desaforada participación en los debates, en el análisis y reflexión de todos los temas sensibles a determinado núcleo social.

Este medio digital, www.lachachara.co recibe a diario numerosos comentarios de voluntarios que antes no tenían posibilidades de hacer sentir su voz. Ahora ya lo tienen. Antes el ciudadano tenía que someterse a la información maquillada, perfumada y acomodada de los diarios tradicionales, que, como decía uno de los mejores maestros del periodismo colombiano, “son una bandeja envenenada para que el lector, y elector, traguen entero”.

Pues bien, un cibernauta que escribe, se supone que es un seudónimo, como ‘El Náufrago’, hace los siguientes comentarios, a propósito de estos temas de actualidad: “Esa injusta retefuente entre 19% y 27% para los pensionados de Colombia no es una infamia. Es un crimen. Y lo incluye la ley de financiamiento que está en reglamentación en el Congreso.

“Quienes seguimos el acontecer nacional a través de portales como lachachara.co creo que tenemos derecho a dejar sentada nuestra protesta. Siquiera como una constancia histórica que se vuelva viral, antes de que las presenten en la «reforma pensional» que siempre será no para favorecernos, sino para acabarnos más y más. Por eso pido que nos ¡solidaricemonos! Colegas pensionados, si no protestamos a tiempo, nos van a robar lo que honradamente conseguimos. No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo.»

“Si alguien tiene una organización clave que pueda representarnos, como las asociaciones de pensionados u otras más eficientes en favor del pensionado manden la información urgentemente. favor difundir por todos los medios.

“Por Dios, lo que nos quieren hacer es un descarado y cínico atraco miserable contra los colombianos…ahora contra «los mínimos derechos de la vida digna de los adultos mayores. ¿Eso qué es? Retefuente del 19 %al 27% Por favor, señores legisladores sean más sensatos. Piensen que ustedes también tienen madres, hermanos, abuelos, primos. En las noches, cuando no puedan dormir, tengan la seguridad que es la conciencia –la poquita conciencia que aún les queda—la que los atropella por el crimen que están a punto de cometer contra una población que entregó su vida, su sangre, su fuerza laborar para enriquecer a una clase empresarial ruín.

Ya está bueno de tanto abuso

¿Qué es esto? ¡No más abusos! Muchos jubilados pensamos que con nuestra mesada pensional, ningún bandido burócrata se atrevería a darnos un raponazo de esta magnitud, por ser un derecho sagrado, adquirido… pues bien, con la propuesta del Minhacienda (sí, el mismito Carrasquilla que se enriqueció con los Bonos Agua que le robó a 117 municipios del país y tiene fortunas consignadas en paraísos fiscales), para reforma pensional, nos quieren robar  un gran porcentaje de nuestra pensión…esta genial idea del Ministro Carrasquilla se la ha entregado a la jauría de nuestro Congreso, para que con esta puñalada obtengan las jugosas partidas regionales y la rica y abundante mermelada. ¡Ya está bueno, pueblo colombiano!

“Es tributo descarado equivalente a más del 23% en promedio (denominado sutilmente: retención en la fuente), anexo al de la salud del 12%,(que esperábamos bajara al 4%, pero nuestros «honestos» congresistas ni lo trataron) nos pretenden raponear el 23% de nuestra mesada.

“No hay derecho a tanta fechoría contra el pueblo que lo resiste todo. Es el momento de frenar esa brillantísima idea de los patrocinadores del señor Carrasquilla, que con su ‘cara de palo’ parece que no matara una mosca y se las coge por puñados y se las traga. Y sus secuaces, EPS y Fondos de Pensiones, le festejan todo eso. Ciudadanos colombianos, despertemos. Por el mínimo principio humanitario de justicia, por el respeto a la dignidad de nosotros los adultos mayores de este país, no dejemos que cometan este infame atropello con nosotros…los colombianos de la tercera edad de este país.

A pararse en firme

“Por favor, paremos esto con las organizaciones de «jubilados y/o pensionados» pronunciémonos, alcemos nuestras voces, protestemos, no permitamos esta infamia. Colombianos de todas las edades…no permitamos esta mezquina propuesta, recuerden que los jóvenes de hoy serán los pensionados de mañana. Nuestros derechos a la educación y a la salud ya están en poder de las mafias que nos los raparon.

“Hagamos respetar este sagrado derecho, mínimo derecho que no debemos permitir que, en un país diezmado por la corrupción, descaradamente nos lo roben. No es suficiente con el mísero aumento anual del IPC que año tras año nos va robando poder adquisitivo para suplir nuestras necesidades básicas. Hagamos respetar nuestros derechos constitucionales y legales, fortaleciendo todos nuestros principios de solidaridad. No nos dejemos meter la mano al bolsillo tan descaradamente. Piensen. Recapaciten. Recuerden que después, sin ninguna vergüenza, estos mismos que hoy en el Congreso nos entierran una puñalada trapera, vienen pidiendo nuestro voto”.

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Deja un comentario

 Vulnerability scanner