«Cormagdalena no hace nada por basura que arrastra el Río»

435

Congresistas Martha Villalba y Cesar Lorduy presentaron proyecto para que playas del Atlántico no sigan siendo el basurero de dicho caudal.

Por Rafael Sarmiento Coley

“Para nosotros esa ha sido una de las luchas más difíciles que hemos librado en los últimos años, porque, con toda razón, los caseteros de los balnearios de Puerto Mocho, la ciénaga de Mallorquin, Salgar, Puerto Colombia, Puerto Velero, La Ensenada, Caño Dulce, Playa Mendoza, Turipaná, Playa Abello y Santa Verónica, piensan que es responsabilidad nuestra, y no es del todo cierto”, según el director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, Alberto Escolar Vega.

La solución, con un poco de más voluntad del barranquillero (para más señas), Pedro Pablo Jurado Durán, director Ejecutivo de la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena), es construir unos espolones a la vuelta del tajamar izquierdo, para que acumule allí la empalizá, las plantas acuáticas, el plástico de todos los tamaños y colores, y hasta vacas y burros muertos, antes de que sigan su rumbo por toda la zona costera de la cual viven miles de familias dedicadas al sector que enloquece al actual presidente de la República, Iván Duque, ‘La Economía Naranja’, uno de sus tantos frentes es el turismo y la gastronomía.

Jurado Durán, cada vez que le solicitan apoyo para recoger las 700 toneladas de basura que inundan las playas atlanticense cada trimestre, se lava las manos como Poncio Pilato, y saca del escritorio la Constitución de 1991, cuyo artículo 331 a la legra dice: “Créase la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena encargada de la recuperación de la navegación, de la actividad portuaria, la adecuación y la conservación de tierras, la generación y distribución de energía y el aprovechamiento y conservación del ambiente, los recursos ictiológicos y demás recursos naturales renovables”.

Durante todos estos años los empresarios gastronómicos y turísticos de la zona costera del Atlántico en el Mar Caribe se han venido quejando del grave daño que les causa la basura del Río Magdalena.

En el inciso final de dicho artículo señala: “La ley determinará su organización y fuentes de financiación, y definirá en favor de los municipios ribereños un tratamiento especial en la asignación de regalías y en la participación que le corresponda en los ingresos corrientes de la Nación”.

Sí se puede, pero no quiere

El articulito, (refiriéndose a la norma constitucional sana y sabia que prohibía la reelección presidencial en Colombia), como dijo el fallecido director sempiterno de la Andi y el sabio del sanedrín de Álvaro Uribe, Fabio Echeverri Correa, permite ir más allá de la simple conservación de la navegación, la flora y la fauna del caudal, sino controlar todo el daño que cauce en su recorrido desde su nacimiento en el Páramo de las Papas, hasta su final bravío en Bocas de Ceniza.

Pudo haberlo realizado sin necesidad de que el Congreso, en especial la bancada costeña liderada por los senadores Efraín Cepeda Sarabia, Martha Villalba, Miguel Amín Escaf y el representante a la Cámara César Lorduy Maldonado, tuviera que presentar un proyecto para reformar la Ley 161 de 1994. Menos mal que el Constituyente del 91 previó estas anomalías y dejó en manos del Congreso de la República la responsabilidad de redactar y aprobar una ley reglamentaria del ‘articulito’ 331 de la Constitución. De no ser así, la bancada habría tenido que realizar un esfuerzo descomunal para presentar un proyecto de Acto Legislativo para reformar el artículo 331, lo que requiere de ocho debates con la presencia de una mayoría calificada en cada uno de los debates.

Representante a la Cámara por el Atlántico César Lorduy.

“Nosotros siempre hemos estado pendientes de la calamitosa situación que viven los empresarios turísticos de la zona costera del Mar  Caribe desde Bocas de Cenizas hasta Santa Verónica. El gobernador del Atlántico, durante sus cuatro años de gestión, ha estado encima de este problema y nosotros a su lado haciéndole acompañamiento, para superar un grave problema que fácilmente se puede convertir en una calamidad pública”, afirma Alberto Escolar.

No puede ser el depósito del basurero

Y como con toda razón lo señala este martes en un Twitter el congresista atlanticense César Lorduy: “El municipio de #PuertoColombia (Atlántico) no puede seguir siendo el depósito de los desechos sólidos que arroja el río Magdalena sobre sus playas. @Cormagdalena debe responder por ello y además está en mora de compensarlo.  Para todo lo anterior radicamos proyecto de ley”.

En declaraciones a los medios Lorduy Maldonado agrega que Cormagdalena debe responder por contaminación en el río Magdalena. El representante a la Cámara de la bancada Caribe fue enfático al señalar la responsabilidad de la entidad. Contaminación en el río Magdalena: Cormagdalena debe responder por contaminación en el río Magdalena.

Senadora de la República porteña Martha Villalba Hodwalker.

El congresista destacó que es oportuna que se haga la auditoria por parte de la Contraloría General por las basuras que están afectando las playas del Atlántico, aunque cuestionó que es clara la responsabilidad de Cormagdalena.

Según el congresista, no es comprensible cómo sí hay inversión de recursos de Cormagdalena para saneamiento e impacto ambiental en el Canal del Dique, pero en el caso de Puerto Colombia debe ser el municipio el que asuma esta responsabilidad.

“La contaminación que llega al río Magdalena hasta el Atlántico y que afecta incluso a las Islas del Rosario, es de total responsabilidad de Cormagdalena”, señaló el congresista.

Para Lorduy, la entidad es responsable no solo de la navegabilidad del río sino también de las afectaciones ambientales como las que están ocurriendo.

Contraloría metió sus narices, y no más

Senador barranquillero Efraín Cepeda Sarabia, uno de los líderes de la bancada costeña en el Congreso.

Hace algunos meses la Contraloría General de la República anunció que iniciaría una auditoría para determinar las acciones que se deben tomar contra los responsables de la tala indiscriminada que afectan al río Magdalena y las playas del Atlántico.

El organismo de control le puso la lupa a la crisis ambiental que en un 80% de la basura que afectó a los balnearios de Puerto Colombia, corresponde a talas de árboles que llegan al afluente más importante del país, por lo que anunció que se iniciará una auditoría de cumplimiento para determinar los culpables y las acciones disciplinarios o fiscales a tomar.

Walfa Tellez, contralora delegada para el Medio Ambiente, señaló que se desconoce por el momento el origen de las más de 800 toneladas de basuras que se han recogido en 18 kilómetros de playas.

«Lo que se observa es una descoordinación entre las Corporaciones Regionales Autónomas con responsabilidad sobre la cuenca y las entidades regionales, así como el Gobierno Nacional», expresó

Frente a Barranquilla, por debajo del denso caudal del Río Magdalena, van rumbo a la zona costera atlanticense en el Mar Caribe, más de 700 toneladas de basura.

Tellez añadió que los resultados de la investigación se conocerían en el segundo semestre del año. Todavía no se conocen. Y como se ve, el ente de control a la larga termina echándole la culpa al más pendejo: a las Corporaciones regionales que carecen de los recursos robustos que tiene Cormagdalena para atender estas calamidades que les competen a la entidad mayor, no a las ‘Corporaciones Regionales Autónomas (en este caso las de Magdalena, Bolívar y Atlántico), que no son la máxima autoridad en materia de lo que haya que hacer en el Río Grande de la Magdalena.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Deja un comentario