Ana Rodríguez viuda de Nuñez : » El tiempo para mí se detuvo con la muerte de Fernando ´Orejita´ Nuñez

988

Treinta y cinco años después de su muerte, continúa siendo una leyenda del club Atlético Junior.

Por: Francisco Figueroa Turcios

Ana Rodríguez viuda de Nuñez

Ana Rodríguez viuda de Nuñez, todos los días desde hace treinta y cinco años  se para desde las once de la mañana en  la puerta de su casa a esperar que de un momento a otro llegue Fernando ´Orejita´Nuñez, como lo hacía tradicionalmente: con sonrisa de oreja a oreja.

Fernando «Orejita» Nuñez fue kinesiólogo del club Atlético Junior durante 22 años: del 23 de junio de 1966 al 3 de octubre de 1984, fecha en que murió.  Nacio el 23 de noviembre de 1929, es decir que  cumpliría 67 años. No jugó fútbol profesional, solo alcanzó a actuar en el balompié aficionado defendiendo los clubes Deportivo Comercio y Atlético Consolación, en el torneo del barrio Rebolo.

´Orejita’ ´Nuñez, jugó de defensa central, él mismo lo reconocía que fue «un jugador técnico cuando tenía el balón, pero fuerte al momento de ir a marcar al rival. No jugué profesional porque en el año 1948 cuando se inició el torneo en Colombia estaba mermado físicamente porque fui un parrandero desde muy joven. En esa época no había quien aconsejara a uno, como yo lo hago hoy con los futbolistas».

Ana observa la foto donde  ´Orejita´Nuñez se abraza efusivamente con León Martínez

Sin haber jugado fútbol profesional, simplemente con ser un humilde kinesiólogo, logró ingresar a la galería de ídolos del Junior, y la muestra fehaciente fueron las 20 mil personas que asistieron el jueves 4 de octubre de 1984 a su sepelio.

Treinta y cinco años después de su muerte, hasta la fecha ningún futbolista del Junior ha logrado aglutinar tantas personas en su entierro.
Y el sepelio de Fernando «Orejita» Nuñez aparece en el  cuarto lugar en el ranking de los entierros más concurridos en los últimos 100 años en Barranquilla.
A partir del 3 de octubre de 1984  esa fecha, para Ana Rodríguez el tiempo se detuvo porque para ella Fernando ´Orejita´Nuñez no ha muerto, se hace la idea que está de viaje con su equipo amado:Junior.
«Para mi Fernando no ha muerto. Treinta y cinco años después de su muerte yo todavía sueño con él. En el sueño hablo con Fernando como si él estuviera vivo. El tiempo para mi se detuvo» Ana Rodríguez hace un esfuerzo para que la voz no se quiebre mientras relata su vivencia con Fernando ´Orejita´Nuñez.

Fernando ´Orejita´Nuñez

De la unión de Fernando´Orejita´Nuñez  y Ana Rodríquez tuvieron siete hijos. Cuando ´Orejita´ Nuñez murió Olga tenía 23 años, Fernando Jr 21 años, Enrique 16 años, Alfredo 15  años, Mónica 12 años, Rafael 10 años y Carlos 8 años. Sin duda que para Ana Rodríguez era una lucha titánica sacar a su familia adelante.  Olga, Fernando Jr y Enrique tuvieron trabajar para apoyar a su madre, quien luchó brazo partido en la tienda para hacer profesionales a su prole.

«Me tocó luchar contra viento y marea. Fernando amaba a sus hijos. Él luchaba día a día para que ellos fueran profesionales. El mejor homenaje que le podía hacer a mi esposa era luchar para  hacer realidad el sueño de él y mio que nuestros  hijos fueran profesionales y a fe que se logró el objetivo» resalta Ana Rodríguez sobre los objetivos de ´Orejita´ Nuñez en su proyecto de vida.
Ana Rodríguez, con 82 años de edad, decide romper el silencio de treinta y cinco años de la muerte de su esposo.Recuerda perfectamente el último día en que Fernando salió con vida de su casa » A las siete de la mañana del miércoles 13 de octubre de 1984, Fernando se comenzó a vestir para salir rumbo al estadio ´Romelio Martínez´ pues Junior comenzaba entrenamientos a las ocho de la mañana.
De pronto, sintió un fuerte dolor en el corazón. Me  llamó a mi y a Fernando Jr  para decirnos que tenía paralizada la pierna derecha. Sentía como si se desprendía.

Fernando ´Orejita´ ´Nuñez, Marciano Miloc, Marcos Coll y ´Papi´ Peña

Lo tratamos de calmar pero no racionaba, no hablaba, pero él no alcanzó a perder el conocimiento. Como pudimos lo subimos al taxi de un vecino y lo llevamos a la clínica Bautista con la esperanza que fuera simplemente un susto, pero no fue así  horas más  le repitieron dos infartos que le acabaron con su vida y también con la mía», reseña Ana Rodríguez sobre los angustiosos momentos previo a la muerte de Fernando ´Orejita´ Nuñez, hace treinta y cinco años.

Mónica, la hija menor de ´Orejita´Nuñez, recuerda la noche previa al fallecimiento de su padre. » Mi papá sacó el equipo de sonido en la puerta de la calle. Llamó a sus siete hijos y a mi mamá para que lo acompañáramos a tomarse media botella de whisky. Como siempre estaba muy feliz. De repente pasó lentamente una lechuza por la puerta de la casa. Mi papá bajó el volumen del equipo de sonido y nos dijo: ´la lechuza es símbolo de muerte. Se va a morir el viejo Rafael Espinel». Rafael, era un vecino que tenía dos semanas de estar gravemente enfermo. Por eso mi papá referenció la lechuza con la muerte del vecino. Jamas mi papá se imaginó que la lechuza advertía  su muerte» reseña Mónica Nuñez sobre las últimas horas que compartió con su padre quien treinta años después de su muerte, continúa siendo una leyenda del club Atlético Junior.

 

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Deja un comentario