«Con la voluntad de todos podemos cambiar la mentalidad del Concejo»

417

Melissa Aníbal López, número 5 en el tarjetón del Polo Democrático, dice que se requiere que en distritos y municipios se ejerza el debido control político, como lo ordenan la Constitución y la Ley.

Por Rafael Sarmiento Coley

“Nací en Achí, (sur de Bolívar, es decir, es parte de la subregión conocida como los ‘Sures’, del Cesar, Magdalena, Sucre y Bolívar), pueblo para mi muy grato, es la entrada a la rica región de la Mojana. Mi familia se trasladó a Barranquilla estando yo de cinco años y aquí estoy desde entonces”.

“Como muchas familias costeñas, mis padres se vinieron a abrir nuevos caminos, a buscar el futuro. Ahora siento que soy de ambas partes. ‘En Barranquilla me quedo’, como decía el Joe. Soy barranquillera por adopción. Aunque llevo a mi pueblo en mis recuerdos, porque allí viví mi primera infancia”.

Melissa Aníbal López es joven, con un cuerpo escultural, como de esos seres que nacen al pie de la vaca y de la mata de yuca. Estudió primaria, bachillerato y abogacía en Barranquilla. Tiene una especialización en derecho laboral. En asocio de tres excompañeras universitarias y de especialización montaron un bufete de abogados que prestan todo tipo de asesoría. Melissa estuvo asesorando a un centro hospitalario de Floridablanca, Santander, hasta mayo de este año. Se retiró para meterse de cabeza en este proyecto político: llegar al Concejo de Barranquilla.

¿Qué pretende al meterse de cabeza en el berenjenal político?

Melissa Aníbal López, abogada con especialización en derecho laboral, en diálogo con el director de este portal Rafael Sarmiento Coley.

–El objetivo de nuestro equipo del Polo Democrático Alternativo (PDA), es poder llegar y tener una voz que tenga el suficiente tono moral para que representemos los intereses reales de los barranquilleros y barranquilleras de todos los sectores y estratos sociales. Somos una opción de cambio. Eso lo tenemos muy claro, y así lo hemos conversado con nuestro senador Jorge Robledo, quien es uno de los más entusiastas promotores de nuestra candidatura, lo mismo que la de otros compañeros.

Barranquilla lo necesita hoy más que nunca, poder hacer en público esas preguntas, esos cuestionamientos que también los barranquilleros a diario también nos hacemos. Son por lo menos cinco preguntas que están en el aire, que se pueden atrapar como agarrar un mango maduro de la rama del árbol. Uno de los cuestionamientos es el tema de los impuestos. Todo el mundo se pregunta por qué el Concejo de Barranquilla le puso conejo a la ciudad convirtiéndola en la capital con más impuestos en el país. Los barranquilleros tenemos que pagar 21 impuestos. ¡Eso es una absurda realidad! La gente de la clase media y media alta trabaja para pagarle a Distrito todos esos impuestos. Mientras que la pobre gente de los estratos uno, dos y tres vive dolorosamente en la absoluta miseria. Para colmo de males, a pesar de tantos y tan caros tributos, el distrito se encuentra hipotecado hasta el año 2036. Es decir, 27 años pagando usura. La situación es tan descarada, que hace menos de quince días el Concejo de Barranquilla, en una sesión extraordinaria, casi a puerta cerrada, convocada especialmente, en época de receso, para aumentar el cupo de endeudamiento por cien mil millones de pesos más, que, además, nos deja con la duda total sobre en qué se van a gastar tanta plata, si ya estamos en Ley de Garantía. Es decir, no se podrá contratar hasta después de elecciones (27 de octubre). Es decir, le quedarían a la actual administración $100 mil millones para gastarse en dos meses. Es algo que uno no traga entero. Porque el Concejo está en receso. La mayoría en campaña para su reelección, y en época en la cual no se puede gastar ese dinero. Eso deja en el ciudadano del común el sinsabor de que esa plata es para las campañas electorales de los que se van a reelegir.

La dura tarea de enfrentarse a un Concejo mañoso

«Lo primero que hay que recuperar es la Triple A, después del tremendo saqueo de los últimos años», dice Melissa Aníbal.

¿Cómo lograr convencer a concejales que llevan años pegados a la teta del distrito recibiendo los favores del alcalde de turno para que ejerzan el control político, tal como se los ordena la Constitución?

–Nosotros nos hemos acercado, no solo a hacer un seguimiento de su labor, sino también a darles a conocer nuestras propuestas, aconsejarles que aun cuando no sean de nuestro sector político, lideren luchas francas, honestas y sin confrontaciones virulentas en favor de los barranquilleros en general, y no de pequeños grupos privilegiados.

¿Cómo ven ustedes el caso de la Triple A?

—Desde cuando estalló la olla podrida en España, porque si no hubiera sido así, aquí seguiríamos con el tapen, tapen, nosotros nos acercamos a los organismos de control, en especial a ciertos fiscales que dieron muestra de mucho sentido ético y profesional. Nosotros estábamos convencidos de que ya era necesario que los barranquilleros supieran lo que estaba pasando con su empresa que, irónicamente, ya no era de ellos. La habían regalado a punta de sobornos y de negocios sucios. Un socio corrupto se la robó. Llegamos a los concejales, y de ellos encontramos un silencio absoluto. Silencio cómplice, les insistimos, y nada. Les advertimos de otros temas como el Predial, que lo aumentaron por encima de la cabeza de todos porque hubo una actualización catastral que apuntaba precisamente a eso: a aumentar el gravamen de los barranquilleros en un 40% y hasta en un 70%, lo que están pagando los barranquilleros, de manera infame, desde hace dos años para acá. Lo convirtieron en un despreciable taxímetro con aumento año tras año. No nos hicieron caso. Acudimos a los medios de comunicación, y nada conseguimos. De manera abusiva se han aprovechado del malévolo cambio en el manejo del catastro. Antes lo tenía el Instituto Agustín Codazzi. Ahora lo tiene a sus anchas panchas el Distrito. De esa manera actualizan el catastro justo y a su medida, como el distrito lo necesite.

¡A enfrentarse a los tigres!

«Yo vine de 5 años de Achí, Bolívar, y digo como el Joe; en Barranquilla me quedo, pero a luchar por mi ciudad, porque me siento parte de ella», afirma Melissa.

¿Por eso decidieron lanzarse al tinglado político para pelear con esos tigres, algunos de ellos con casi medio siglo de concejal?

–Sí. Estamos con el suficiente entusiasmo para esa tarea. Y nos parece una buena idea trabajar en equipo con organizaciones no gubernamentales y con mucha credibilidad como Concejo Visible. Claro que el ideal sería que nos acompañara también la prensa libre. Porque sabemos que muchos medios han sido cooptados con multimillonarias pautas. Pero también sabemos que hay ahora unos medios digitales muy independientes, con credibilidad.

¿Qué tanta fuerza electoral y peso político tiene la lista del Polo en Barranquilla?

—Hombre, la verdad es que tenemos un muy buen equipo que, por lo menos, no tiene los altibajos del Junior. Contamos en la lista con un Domingo Tovar, el popular ‘Manche’, es un dirigente popular que tiene un trabajo que todos le reconocemos. Ha sido presidente de la CUT, un trabajador social, y, además, es un líder social admirable. También hay dirigentes como el profesor Juvenal Pérez. Otro gran líder es Willy Pérez, locutor, con un valioso trabajo comunitario que le reconoce Barranquilla.

¿Cómo ha sido la campaña del Polo para el Concejo de Barranquilla?

–Ha sido ardua. Comuna por comuna. Barrio por barrio, casa por casa. No solo charlando y escuchando a la gente, sino también entregándoles el ejemplar de un periódico tabloide que preparó el senador Robledo en donde se explica en detalle, de manera minuciosa, cómo fue el robo de la Triple A. Quiénes están implicados. Quiénes fueron el cerebro del robo, y quiénes se quedaron con la mayor parte del botín. Hubo que hacerlo así, con un periódico de doce páginas. Porque aquí ese era un tema que se trataba por los laditos. En cambio, hubo un debate de enorme resonancia en la comisión quinta del Senado, convocado por el senador Jorge Robledo, en donde se destapó esa olla podrida y maloliente. Ahora estamos proponiendo un cabildo abierto para que todos los barranquilleros sepamos a ciencia cierta lo que pasó en Triple A.

Todavía hay tiempo de salvar Triple A

¿El daño ya está hecho?

–Lamentablemente, sí. Nosotros hablamos con mandos medios de la Triple A y con ingenieros de distintas disciplinas que quieren hablar porque les repugna todo lo que hicieron con la empresa. Dicen que los malos servicios. Los continuos daños. Las fugas de agua limpia. El desborde de las aguas negras. Todo ello es consecuencia del enorme saqueo que, entre españoles y gente corrupta de aquí, hicieron en la empresa. Y, claro, la desfalcaron de tal manera, que hay momentos en que no hay plata ni para comprar una pieza en un equipo de rebombeo. Y nadie le quiere fiar a la Triple A por el desprestigio. Nadie habla bien de la Triple A, una empresa que fue modelo, antes de la llegada de la rapiña de la politiquería. Claro que estamos a tiempo de rescatarla, depende de la voluntad política del próximo alcalde.

¿Consideras que lo de Triple A fue un desastre para Barranquilla?

–Claro que sí. Porque detrás del saqueo a dicha empresa, vinieron los aumentos descomunales del predial y demás impuestos, las fotomultas, los comparendos, la comida cara porque casi todo se importa, ya que el campo atlanticense hace años dejó de producir. Y esa desmedida política de invertir solo en cemento y parques, se sumó a toda esa calamidad, convirtiendo a Barranquilla en la ciudad más cara del país. Eso trajo como consecuencia que empresas generadoras de empleo sano, cerraron, como Cunit dejando a 250 personas en el rebusque, desempleados. En Coltabaco quedaron 80 personas sin empleo. Lo de Triplex Pizano el daño fue mayor porque la nómina era mucho más numerosa y con mucho personal altamente calificado. Aluminio Reynolds. El año pasado en Barranquilla quebraron más de 70 restaurantes por culpa de los altos tributos. Y eso es culpa tanto del alcalde como del Concejo por imponer tanto impuestos. Laboratorios Incobra entró en crisis y ha despedido a más de 120 personas. Todo lo cual nos vuelve una ciudad vulnerable, con trabajadores que no tienen siquiera garantizada una vejez digna, por cuanto cada día hay más fuerza laboral informal, sin protección social, sin cotizar para pensión, no cuenta con servicio de salud, no tiene protección de riesgo laboral.

¡Y ya para terminar, un poco de buen humor no queda mal!

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Deja un comentario