Tren Caribe es más barato y menos ruinodoso que Hidroituango y Chrijara

729

Ese será el primer reto de la RAP. “Vivir y trabajar en el Continente Asiático para mí fue un aprendizaje fantástico. China, Singapur, Taiwán y Hong. II parte.

Por Rafael Sarmiento Coley

Jaime Pumarejo tiene muy en claro que, cuando se trata de proyectos de desarrollo para la región Caribe colombiana, los entes que en Bogotá tienen que darles luz verde a los mismos ponen miles de trabas y es un verdadero milagro que los aprueben tal como los hemos pensado desde la Costa.

Jaime Pumarejo y el editor político de la Cháchara Rafael Sarmiento

Cita el caso del gran proyecto del Tren Caribe, que en verdad sería una redención para la integración, el desarrollo social y económico de la Costa. “Así podríamos aportar más al Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Así no tendríamos tantos proyectos estancados, atrasados, sin financiación para concluirlos, no por desidia o falta de voluntad de los costeños. Al revés. A quienes les sobra desidia y les falta voluntad es a quienes desde la fría capital les corresponde dar vía libre a nuestros proyectos”.

La conurbación

Es una candidatura ‘multiavalada’. Este viernes recibe la del partido Cambio Radical, que preside el exsenador y exministro Fuad Char Abdala.

¿Qué tiene pensado con respecto de la conurbación que expande a Barranquilla hacia Puerto, Galapa y Baranoa, la Carretera Oriental y lo que se viene de la ribera del Magdalena ahora que el puente esté listo?

–Lo primero es que la Gobernación del Atlántico, junto con el Distrito de Barranquilla, vienen haciendo el Plan de Desarrollo Departamental. Y a eso se le sumó el plan de Desarrollo Metropolitano, que busca exactamente lo que se debe hacer para que ese territorio crezca de manera armoniosa. ¿Cuáles son las vías que tenemos que ampliar?, ¿Cuáles son los sectores en los cuales hay que hacer esfuerzos para que mejoren? Es decir, es un plan visto desde lo macro. Desde lo Metropolitano. En ese sentido me siento tranquilo porque hay un derrotero que debemos seguir los barranquilleros y los habitantes del Área para que eso se dé. En segundo lugar, hay otro proyecto que se viene trabajando hace rato, que es el sistema integrado de transporte público. Sistema que va a unir todo el transporte público metropolitano, inclusive, el intermunicipal. Para que todo esté integrado a Transmetro, para que con la tarjetica te podrás mover por todo el territorio intermunicipal y metropolitano.

Otro de los avales que recibió fue el del Partido Conservador, de parte del máximo jefe de esa colectividad en la región, senador Efraín Cepeda Sarabia.

¿Eso bajaría los costos de movilización de las clases populares?

–Sí, eso será una verraquera porque va a disminuir el costo del transporte, se incrementará la eficiencia y le va a permitir a la gente moverse de manera más cómoda y rápida por todo el territorio. También estamos haciendo otras obras muy importantes. La Cordialidad, por ejemplo, que ahora será un valioso eje de transporte. Ya eliminamos la terminal ‘pirata’. Y ahora haremos una terminal con todas las de la ley. Lo mismo haremos en la 17. Igualmente, en Soledad. Es decir, vamos abriendo trochas, mejorando servicios para que la gente pueda movilizarse mejor y elevar su nivel de vida al no tener que agonizar por un servicio de transporte desorganizado y caótico.

Transporte acuático, otro reto

¿En qué quedó lo del cacareado transporte fluvial?

–Ese es otro reto que tenemos. Que el Río pueda ser un transporte cómodo, agradable, saludable, una parte turística y otra para pasajeros (estudiantes, trabajadores, inclusive, ejecutivos), y que se sume al sistema integrado de transporte público. Tengo mucha fe en estas estrategias que debemos emprender cuanto antes. Lo más importante es entender que cuando una industria se asiente en Galapa, gana todo el Área Metropolitana. Es decir, no tenemos que competir entre nosotros, sino verlo ya como un todo. Porque como tú lo dices, ya no podemos diferenciar. Porque somos ya una relación simbiótica.

¿Qué tiene en mente sobre esos dos temas sensibles, el del tren de cercanías y la chatarrización?

–Sobre el tren, nosotros queremos que sea regional. Hay dos puntos sobre eso. Lo uno es el tren del cual se viene hablando para que ruede por la calle 30. Eso es de iniciativa privada. Lo proponen unos privados, tiene que haber un cierre financiero y reunir ciertas condiciones para que se pueda hacer. Nosotros, mientras tanto, estamos preparando las condiciones para que por allí ruede un tren o transite un sistema de transporte masivo. Para ello se están haciendo las vías. Se están proponiendo las condiciones para dejar todo listo. Mientras tanto, se están revisando esas APP. Si no se da, nosotros tendremos que acoger la idea y realizarla de manera pública. También debemos pensar desde ya en un nuevo sistema macro. Tenemos ya que dejar de pensar en lo micro, y proyectar el gran tren del Caribe colombiano, que en su primera etapa cubra Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, y algún día, no muy lejano, llegue hasta La Guajira y hasta Córdoba, pasando por Sucre. Y que algún día nos conecte con Panamá y con Venezuela. Es decir, el futuro de la integración Caribe. Ese tren cuesta un par de billones de pesos. Cuesta menos que el metro de Bogotá. Es más batato que las autopistas de las montañas de Antioquia.

Menos ruinoso que Hidroituango

Desde cuando arrancó su campaña, siempre figuró muy alto en los sondeos de opinión, tanto por encima de los candidatos declarados, como de quienes reunían el perfil para una posible aspiración.

¿Y costaría menos que el desastre de Hidroituango y el derrumbe del puente de Chirijara que tiene incomunicado al Llano?

–¡Claro que sí! Cuesta mucho menos que el desastre de Hidroituango. En verdad este proyecto del tren del Caribe es menos costoso, hay menos riesgos de desastres ruinosos, y, lo más importante, beneficia a toda una región. Y todavía tienen el coraje de decir que no podemos pedir eso porque cuesta mucho. Al revés. Eso nos integra, y se hace un acto de justicia con una región que estuvo marginada durante mucho tiempo. Hay que recordar que nosotros somos un gran porcentaje de los habitantes de Colombia, y nos merecemos tener también proyectos que nos acerquen como región. Y ese es uno de los proyectos que vamos a pelear. Pediremos a gobernadores y alcaldes que se sumen. Para mi es el proyecto, junto con la rehabilitación del Río Magdalena, con los cuales debemos inaugurar la famosa Región Autónoma de Planificación (RAP). Darle buen uso. Bueno, bien, ya creamos toda la legislación administrativa, ahora debemos proponernos que el primer proyecto de la RAP sea el tren del Caribe y la navegabilidad del Magdalena.

Y sobre la chatarrización, eso tiene que darse. Es inevitable. Barranquilla y su Área Metropolitana lo piden a gritos.

Su experiencia en Asia

¿Por qué usted escogió irse a perfeccionar profesionalmente a China?

–Primero estudié en una universidad estatal en Estados Unidos, y pasé a una privada. De allí me reclutó (Ingelsoll Rad) una de las multinacionales más grandes del mundo para trabajar en su programa de joven ejecutivo y formarme como un ejecutivo futuro de la empresa. Empecé trabajando en Estados Unidos, y desde allí me invitaron a liderar un proyecto en Asia. Yo no estudié en Asia. Trabajé en Asia, en Singapur, como gerente de un proyecto de logística y cadena de valor para todo el Continente. Desde el sureste, norte y sur de Asia. Es decir, desde el norte de China, hasta Australia y Nueva Zelandia. Duré un año allá montando ese proyecto. No podía creer que yo, en ese momento un joven de 24 años, estaba manejando un proyecto de esa magnitud. Y lo más bonito es que me pagaban para aprender y vivir en un lugar tan remoto. Yo estaba viviendo un sueño. De ahí me devolví a Estados Unidos, a Nueva Jersey, a trabajar en otro frente de la empresa. En mercadeo y finanzas. Pero ahí me aburrí. Vine a Barranquilla a un Carnaval. Me quedé en mi casa. Estuve con mi familia, con mi gente, entonces me dije ‘hombre, ya está bueno de vivir tanto tiempo por fuera de mi ciudad’, y decidí quedarme en Barranquilla.

Uno de los temas que están en el tintero es el deporte, sobre el cual Jaime Pumarejo sorprendió con todo lo que tiene pensado al respecto. Tema que manejará nuestro editor deportivo Francisco Figueroa.

¿Aprendió el mandarín, el mayoritario idioma chino?

–¡No!, No. Eso es muy difícil. Pero sí aprendí lo más importante, que es la idiosincrasia de un mundo que es muy distinto al nuestro. En esa época escribía mucho, porque uno pasa largo tiempo solo. Algo de lo que escribí es que yo vivía en un mundo en el cual toda la gente estaba dormida. Es decir, cuando yo estaba despierto, porque como la diferencia horaria son 12 horas, me sacudía la cabeza y no tenía a quién llamar. Todas las personas que conocía estaban dormidas. Yo me decía que estaba viviendo un sueño despierto porque, con todas las personas con las cuales interactuaba allá, no se conectaban conmigo. Pero aprendí lo más importancia de Asia, que es la idiosincrasia. La manera de ver el mundo y de ver los retos. Eso me pareció muy enriquecedor.

¿Y la experiencia de China, Hong Kong y Taiwán, un Estado, ¿tres sistemas?

–Lo primero que me impactó cuando llegué allá es que nosotros estamos acostumbrados a ver el mapa del mundo, en el cual están: Norteamérica, Suramérica, Europa, África y, por allá en un rincón, Asia. Pero allá Asia está en la mitad del mapa y nosotros estamos en los costados, en la periferia. Es una manera de replantearte todo lo que tú estás acostumbrado a ver. Porque para ellos, Asia es el Centro del Mundo. No nosotros.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados