Jaime Pumarejo Heins: Un buen alumno debe superar al maestro (I)

8172

La Triple A debe regresar a propiedad de los barranquilleros, porque las redes, plantas de tratamientos, tanques de almacenamiento y los clientes son de Barranquilla. Gobernación y Alcaldía se le medirán al Superpuerto para que se acabe la vaina.

 

Por Rafael Sarmiento Coley

Quienes no lo conocen bien piensan que al joven Jaime Pumarejo Heins hay que sacarle las palabras con tirabuzón. Es al revés. Durante la entrevista hay que ponerles frenos a las respuestas porque pica y se extiende.

Otro craso error de percepción. Se tenía a Pumarejo Heins como un muchacho engreído. Sabelotodo. Frío y distante. Grave error. Es discreto y esconde detrás de esa aparente frialdad a un muchacho cálido, abierto al dialogo, amiguero y siempre de buen humor y sin muestras de fatiga, por muy larga que sea la jornada. Nacido en Barranquilla (en el hogar formado por Jaime Pumarejo Certain, fallecido, e Ingerborg Heins de Pumarejo), el 21 de noviembre de 1980, si gana la contienda, asumirá la Alcaldía el primero de enero de 2020 a los 39 años cumplidos.

El aspirante a la Alcaldía Jaime Pumarejo Heins, y los periodistas Rafael Sarmiento Coley y Rafael Sarmiento Figueroa.

A pesar de esa juventud, es un profesional que sabe de economía, de industria, comercio, del sector agrícola, especialmente del cultivo de palma de aceite, algodón y ganadería. Del manejo de multinacionales en el lejano continente asiático. No podía ser ajeno a la política. Su abuelo Alberto Pumarejo Vengoechea, en cuyo honor fue bautizado el más gigantesco puente sobre el Río Magdalena, fue un estadista completo que ocupó los más altos cargos del Estado a nivel nacional e internacional, y en lo local fue Gobernador y murió en su escritorio como Alcalde de Barranquilla.

Su padre, Jaime Pumarejo Certain, fue el primer Alcalde que tuvo Barranquilla por elección popular, y todavía se le recuerda por la calidad de las obras que realizó en el corto tiempo que estuvo en el cargo. Fue un reconocido ingeniero graduado en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT).

El Editor de deportes,, Francisco Figueroa, el cofundador de este portal Rafael Sarmiento Figueroa, el aspirante a la alcaldía de Barranquilla Jaime Pumarejo, la gerente y editora de redes sociales de este portal Nira Figueroa de Sarmiento y el Director de lachachara.co Rafael Sarmiento Coley.

¿Ya tiene definido cuál va a ser su plus como Alcalde de Barranquilla?

–Yo creo que lo importante es que un buen alumno debe superar al maestro. Para hacerle honor al maestro, y honor a su profesión. Llevo once años al lado del mejor maestro. Aprendiendo de él. Aprendiendo de sus virtudes y aprendiendo también de sus defectos, como ser humano que es. De tal manera que ha sido una enseñanza fructífera porque he estado complementándolo y ayudando. Que es lo bonito de este tipo de personas, que es un equipo que se complementa en la búsqueda del bienestar y progreso de Barranquilla. Puedo sentirme seguro de que estoy preparado para ser Alcalde. Pero represente a un equipo, que es mucho más grande que yo, y que, sin duda alguna, me dará el apoyo, el respaldo y la sabiduría para entender que, juntos, sumamos energías constructivas para lograr que Barranquilla siga su rumbo, sin detenerse, para llegar al nivel que todos los barranquilleros, sin distingos de clase, anhelan y merecen.

¿Y siente el apoyo de los barranquilleros para superar al maestro?

–Considero que el plus es que cuento con el respaldo, no solo de un Alejandro Char, sino de cientos de personas que han ayudado para que Barranquilla salga adelante. Eso es muy importante. El respaldo colectivo que se ha sumado a esta causa. Y en tal sentido siento que debo superar a mi maestro para hacerle honor. Y eso se lo merece Barranquilla: que cada cuatro años llegue un Alcalde mejor que el que hubo antes. Al mismo tiempo siento que hoy la ciudad es muy distinta a la que era hace cuatro años. Es decir, cada logro nos da la posibilidad de soñar con más. Cada realización nos brinda el camino para realizar mayores cambios en la sociedad.

«Este es un trabajo de equipo para poder cerrar la brecha», le cuenta Jaime Pumarejo a Rafael Sarmiento Coley.

Por eso creo que el plus ahora es consolidar a la ciudad. Que este buen momento de Barranquilla la consolide como un sitio en donde los sueños pueden ser perseguidos por cualquier barranquillero, no importa cómo se llame. No importa dónde haya nacido. Que el futuro dependa de mí mismo. Y esa es, realmente, la Barranquilla que queremos. Una ciudad en donde cualquier joven de cualquier barrio diga: ‘yo puedo perseguir mis sueños y nadie me va a detener. Y, al revés, la ciudad me va a ayudar’. Ese es el reto para los próximos cuatro años.

¿Qué es lo más urgente que se debe emprender en la nueva administración de Barranquilla a partir del primero de enero de 2020?

–Hay que consolidar, que todo esto que hemos logrado en los frentes de la educación, infraestructura vial, de parques, enfrentar los terribles arroyos, sea aprovechado de la mejor manera por la sociedad. Por la base de la sociedad, que es la familia. Lo que nos obliga a trabajar con más empeño por la reincorporación del tejido social en cada uno de nuestros barrios, para que, a través de la convivencia, la cultura, el deporte, de las oportunidades para la juventud, podamos lograr que ese segmento poblacional, que es el futuro de la ciudad, tenga una oportunidad, y, que algunos pocos, se alejen de los malos pasos, que terminan siendo los delincuentes del hoy y del mañana. Porque hay que decirlo con orgullo: la juventud barranquillera de hoy anda en otra nota. En una nota positiva, constructiva y sana. Si logramos mantener y consolidar eso, habremos recuperado lo que todos queremos en Barranquilla: la paz y la tranquilidad. Ya tenemos los servicios. Ahora hay que lograr que Barranquilla lleve esos servicios a todos los ciudadanos de todas las capas sociales de la urbe. Para que puedan sentir que la ciudad también es de ellos.

¿Qué va a pasar con la Triple A con Jaime Pumarejo Heins en la Alcaldía?

–Lo primero es seguir garantizando un buen servicio donde se presta. Y, en segundo lugar, asegurándonos de que lo que viene, que son unas inversiones muy importantes que hay que hacer en muchos barrios en donde todavía se puede prestar un mejor servicio. Hay que hacer otras ampliaciones en el Área Metropolitana. Y todo ello nos induce, de manera inexorable, a seguir creciendo, trabajando duro y parejo para que, cada vez que podamos, tener más injerencia en la Triple A.

¿Cuándo cree usted que dicha empresa vuelva a ser del Distrito, de los barranquilleros?

–Mire. Hay que recordarles a los barranquilleros que la Triple A es nuestra. Es decir, las redes, los clientes, el buen nombre de la empresa desde su creación, todo ello, son nuestros. En el 2033 esa sociedad revertiría cien por ciento al Distrito. Y las utilidades serían cien por ciento de los barranquilleros. Pero, aprovechando la coyuntura, tenemos que asegurarnos de que quizás podamos, si no hacernos a una mayor participación como Barranquilla, tener una mayor injerencia en la sociedad, para que más de las utilidades queden al servicio de los barranquilleros.

¿Qué hacer para que Barranquilla no pierda su condición congénita de ser una ciudad portuaria? Recordemos que su abuelo, Alberto Pumarejo Vengoechea, su padre Jaime Pumarejo Certaín y toda su parentela durante varias generaciones han adelantado una lucha tenaz por esa causa. ¿No tiene la impresión de que el Estado menosprecia ese tema como en el cuento del gallo capón?

–La zona portuaria actual hay que estabilizarla. Es de suma obligatoriedad por parte del Estado todo, mantener en magníficas condiciones el canal navegable. Hay que recordar que hoy –y siempre—todas las concesiones portuarias de Barranquilla (son 18 en actividad y cuatro adjudicadas sin que hayan entrado a operar), pagan una contraprestación portuaria. Es un impuesto adicional. Altísimo. Y en dólares. Y ese impuesto suma, mal contados, quince mil millones de pesos al año, que es la suma que se requiere para dragar todos los años.

¿La solución sería la creación de una autoridad portuaria que maneje esos recursos?

–Es que lo que ocurre en la actualidad es que todos esos recursos se los llevan para Bogotá. Y como Bogotá queda muy lejos del problema, se les olvida y esa plata se la gastan en otras cosas que no son tan necesarias ni tan urgentes como son los trabajos de dragado permanente para mantener el canal de acceso en sus niveles adecuados. Por eso creo que lo importante es exigir, lo que está haciendo el Gobierno Central hoy, que es, entregarles nuevamente a las ciudades portuarias la responsabilidad de dragar, manejar su canal y promocionar sus servicios a nivel internacional, con plena autonomía. Además de eso hay que hacer unas pequeñas obras, que no requieren mucha inversión. Y se pueden hacer. Hay que exigir que se hagan y procurar realizar un esfuerzo conjunto.

¿Qué otro camino expedito le queda a Barranquilla para que no pierda su condición genética de ciudad portuaria?

–La gran apuesta del próximo gobierno barranquillero, si se nos permite, es realizar el Superpuerto de Aguas Profundas. Y realizar un sueño que tenemos los barranquilleros desde hace muchos años. Ya no vamos a esperar más que el Gobierno Nacional o el sector privado, encuentren el camino para hacer esa obra. Barranquilla invertirá recursos de nuestro presupuesto, ojalá de manera conjunta con la Gobernación del Atlántico, para ser los socios mayoritarios de una nueva empresa de economía mixta, que construya el puerto de aguas profundas.

¿Para que sea posible una pronta Alianza Público (APP)?, ¿Privada, con el músculo económico para el esquivo cierre financiero?

–Nosotros seríamos los socios mayoritarios del Puerto de Aguas Profundas para lograr el cierre financiero. Y de esa manera evitamos que el futuro de Barranquilla no se vea comprometido porque no han llegado a salvarnos. Si nadie llega a salvarnos tenemos que salvarnos nosotros mismos.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados