Una experiencia de moda bajo la sombra tutelar de la Ventana al Mundo

408

En contra de lo que decían ciertos agoreros sin conocimiento de causa, el nuevo destino turístico barranquillero no sufrió ni un mínimo rasguño. Un espectáculo maravilloso.

Por Chachareros

fotos: Modabaq

A las seis de la tarde de este jueves Zoraida Noriega sudaba a chorros, y, al igual que el veterano empresario musical Enrique Timoteo Chapman, sudaba a chorros, caminaba de un lado para otro, y, ella, que es toda dulzura, estaba ‘gruñona’. Era producto de los nervios. Estaba crispada como una gata furiosa. ¿El motivo? «¡Ay San Antoñito bendito, hoy es tu día y parte de lo que aquí se recoja, es para tu asilo..así que detén la lluvia para que no se nos dañe el espectáculo».

Claro, Zoraida estaba empanicada con sobrada razón, porque los aguaceros de estos días en Barraquilla han dejado serios estragos. Tuvo que Claudia Posada llamar al Centro Meteorológico de la Nasa, en una llamada internacional autorizada por el propio CEO de Tecnoglass, Christian Daes, para que despejara las dudas sobre el buen clima que habría durante toda la noche en Barranquilla.

Pilar Castaño, la inigualable maestra de ceremonia en los más exclusivos escenarios de la moda.

Cuando Christian Daes recibió la buena nueva de que el cielo esta noche estaría más claro que nunca, y la luna de «Barranquilla será una cosa de maravilla», parodiando a Esthercita Forero, pensó «ya no sufrirá un soponcio Zoraida». Las aves de mal agüero que, como las brujas de San Antero presagiaban lluvias aterradoras y daños a la estructura del nuevo monumento barranquillero, se quedaron con los crespos hechos y la nariz más larga  que Pinocho.

Dos barranquilleras, celebridades de la moda internacional, Lina Cantillo y Silvia Tcherassi, brindaron este jueves en una pasarela inusual -en el monumento Ventana al Mundo-, una pasarela irrepetible.

Lina Cantillo presentó una propuesta atrevida, novedosa y atractiva para el hombre de hoy.

Y así fue: un total de 1. 200 personas trabajando vieron con enorme orgulloso el desarrollo del show tal como ellos lo tenían soñado.
Y las 1,300 personas ingresaron.

Ingreso organizado 

400 gratuitas. Y 900 en zona VIP. Sin apuros. Sin afanes. Todo en orden.

Excelente propuesta de las bailarinas de música de nuestro folclor

La escena estuvo hermosa. Colorida. Grandes pantallas en las dos naves de la pasarela. Una sillería bien ordenada. Un equipo de hombres y mujeres jóvenes hicieron un trabajo de logística admirable. La pasarela era tres veces más grande de una pasarela tradicional y fue utilizada la pasarela natural de la ventana de la moda.

Pepe Cantillo, María Fernanda y Emilio, la feliz familia de Lina Cantillo, durante el coctel antes del desfile.

Dos de los 36 modelos que lucieron las prendas de Lina Cantillo, desfilan ante el respetable público, que aplaudió con ganas.

Más calmada, por su mayor experiencia en estas lides, María Patricia Dávila comentó que, «más que desfiles, lo que se vivió una experiencia de moda. Con música. Gastronomía. Arte y cultura».
Pilar Castaño, la excelsa presentadora, apuntó que Barranquilla entra con Mobaq en el circuito de las pasarelas de moda más importantes de Colombia.
Finalmente destacó que es un evento de moda innovador que rompe con los parámetros tradicionales de las pasarelas encerradas y enmarcadas en semanas de la moda.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados