Cartagena, ¡Uff qué calor mi hermano!

300

Este fenómeno se conoce como ‘golpe de calor’ o hipertermia; causa contratiempos a la salud, por el aumento excesivo de la temperatura corporal en este período.

Por Chachareros/Saludbolívar

La Gobernación de Bolívar a través de la Secretaría Departamental de Salud ha formulado un llamado a los bolivarenses para que extremen las medidas de prevención frente al inicio de la temporada más calurosa del año en el hemisferio norte, que astronómicamente empezará a las 10:54 horas de este viernes 21 de junio y que irá hasta las 12 meridiano del 23 de septiembre, según pronósticos de los organismos astronómicos universales, indicó el director de Vigilancia en Salud Pública Eduardo Franco Osorio.

Los cartageneros aseguran que, «sin exageración alguna, «mi henmano’ estamos sudando pettróleo».

Esta temporada, que corresponderá a la estación de verano y que será la más larga de las cuatro que se dan como producto del desplazamiento orbital anual de la Tierra sobre su propia elíptica, tendrá una duración de 93 días y 15 horas, y, sus efectos climáticos ya empiezan a sentirse con las andanadas de sol y calor de los últimos días.

Por eso, con la llegada de la temporada estival o estío en el hemisferio norte, en el cual nos encontramos por estar arriba de la línea ecuatorial, se inicia la época de aumentos de temperatura por la radiación casi que perpendicular de los rayos del sol y el aumento de las horas de luz/día, además de la colateral concentración de calor por el efecto de invernadero que muchas veces ocasiona el cubrimiento de nuestra atmósfera por nubes propias de la temporada de lluvias de medio año, situación que incide, algunas veces de manera peligrosa en la salud humana.

Ante esta normal situación estacional, la Secretaría Departamental de Salud de Bolívar ha hecho un llamamiento a los bolivarenses para que implementen medidas de protección que impidan que los efectos corporales derivados de este fenómeno y que se conoce como ‘golpe de calor’ o hipertermia puedan causar contratiempos a la salud, por el aumento excesivo de la temperatura corporal en este período.

Ello puede ocasionar que algunos organismos no resistan esas situaciones extremas, que se agudizan por la obligatoria exposición directa a los rayos del sol por razones laborales en unos casos o, lúdicas en otros, como consecuencia de la temporada vacacional de medio año, que muchas personas aprovechan para ir a balnearios marinos o ribereños o para realizar caminatas recreativas en zonas de montaña situadas en sitios geográficos interiores del departamento.

Síntomas

De allí la importancia de estar atentos ante la presencia de los síntomas que vaticinan estar frente a una situación de ‘golpe de calor’ o hipertermia, entre otros, sensación de fatiga y sed intensas, dolor de cabeza, sudoración copiosa, náusea, somnolencia, dificultades en la respiración, convulsiones o calambres musculares inusitados y adoptar las medidas caseras que correspondan, en primera instancia, o, acudir a urgencias o ante facultativos que palien de manera adecuada esta aguda situación en casos extremos que impliquen riesgo vital.

Prevenir para no lamentar

Sin ser alarmistas, pero si previsivos, frente a una o varias de las anteriores manifestaciones corporales, lo primero que deben hacer los afectados por estos síntomas o sus acompañantes es buscar un lugar fresco en donde reposar, preferiblemente recostado e iniciar acciones de rehidratación, preferiblemente con agua y a sorbos cortos hasta que la sensación de sed se apacigüe.

En casos extremos, y en orden ascendente en el grado de gravedad de las manifestaciones de sofocación, es aconsejable si las condiciones físicas del paciente lo permiten, suministrar una bebida azucarada (cuidado con los diabéticos) o un suero fisiológico industrial o casero y, en caso extremo, conducirlo hasta un servicio de urgencias para que sea tratado clínicamente por facultativos.

El ‘golpe de calor’ o hipertermia puede ocasionar la muerte súbita de las personas afectadas, como por miles se presentan en los países desarrollados en los períodos veraniegos, especialmente en individuos pertenecientes a grupos de riesgo como ancianos, niños o hipertensos.

Para prevenir o mitigar los efectos del ‘golpe de calor’ es importante, en primer lugar, no estar por mucho tiempo a la exposición directa de los rayos del sol, que en esta temporada del año caen a plomo o perpendicularmente, especialmente el día 19 de junio que por eso se conoce como el ‘Día de la Canícula’.

Este rigor climático es especialmente agudo en las horas centrales del día, que, en esta época del año, al aumentar en casi una hora el período de luz solar total/día, tiene su mayor intensidad entre las diez de la mañana y las tres de la tarde.

Efectos astronómicos

Mejor le dan la espalda al termómetro, para no martirizarse viendo subir la aguja por encima de los 40 grados centígrados a la sombra.

Varios hitos astronómicos se darán durante esta temporada, entre otros, los del día más largo del año, que en 2019 corresponderá al 21 de junio, cuando el sol saldrá más temprano y se ocultará más tarde, además de permanecer casi que virtualmente sobre nuestras cabezas, lo que da nombre al fenómeno solsticio, que significa sol quieto, y, que se caracteriza por sombras cortas, contrario al equinoccio cuando se sitúa a una altura media y proyecta sombra largas de objetos y personas.

Dentro de otras situaciones predichas por los centros de observación astronómica se cuenta que el 15 de junio será el día en que el sol despuntará más temprano y el 28 cuando se ocultará más tarde, mientras que el 5 de julio se producirá el afelio o punto de mayor distancia del año entre el sol y la tierra, que para esa fecha se situará a unos 152 millones de kilómetros, 5 millones de kilómetros más distante de la que estuvo el tres de enero cuando se produjo el perihelio o punto de menor distancia.

Precauciones

Por eso, en caso de ser indispensable permanecer a campo abierto por razones laborales, lo mejor será usar ropa ligera, preferiblemente manga larga, y sombrero; y tener a la mano un botellín de agua para ingerirla de manera permanente al igual que un paño húmedo que deberá colocarse en la parte posterior del cuello o nuca que es el lugar en donde se sitúa el centro regulador de la temperatura corporal.

Es igualmente importante, antes de salir de casa en la mañana, la ingesta de uno o dos vasos de agua y la rehidratación constante para facilitar los mecanismos protectores naturales del organismo.

Hay que recordar que el ‘golpe de calor’ o hipertermia es un trastorno corporal de carácter agudo que se presenta al elevarse la temperatura de las personas por encima de los 37,5 grados y colapsar los mecanismos corporales que permiten afrontar esta situación y regularla, lo que desemboca en el irregular funcionamiento del organismo, que puede verse abocado a un colapso incluso mortal, aún para personas sanas, pero acentuado en aquellas con alguna afección, especialmente cardíaca o respiratoria.

Afectación multiorgánica

Los mecanismos de defensa del cuerpo para mitigar los efectos de la hipertermia o ‘golpe de calor’ son la vasodilatación periférica o dilatación de los capilares de la piel que permiten, al igual que en los radiadores de los vehículos, una mayor zona de intercambio del calor corporal con el medio ambiente, para producir un enfriamiento gradual de la temperatura sanguínea.

Una de sus manifestaciones externas es el enrojecimiento de la epidermis, más, sin embargo, cuando las condiciones externas son extremas, éste mecanismo natural puede colapsar y cuando se irriga ésta zona vaso-dilatada, la sangre en vez de enfriarse se calienta por la temperatura externa y continua su curso por el torrente sanguíneo aún más caliente, aumentando por ende la ya elevada temperatura corporal, con el consiguiente trastorno fisiológico.

 Más alternativas

Un segundo mecanismo natural de protección contra el ‘golpe de calor’ o hipertermia es la sudoración, cuya función radica en bajar la temperatura de la piel, proceso que, paralelamente, ocasiona la pérdida de sales y otras sustancias de desecho y baja los niveles de hidratación del organismo, y obliga a la ingesta de líquidos, proceso que se agudiza cuando las condiciones medioambientales son muy húmedas, como es el caso del departamento de Bolívar.

Por último, para prevenir trastornos derivados de esta situación climática, se recomienda no practicar deportes o actividades que impliquen esfuerzos corporales extremos, especialmente en las horas de mayor calor del día e ingerir líquidos de manera constante, especialmente ante los síntomas que ya se han enunciado.

De todas maneras, en casos extremos es necesario consultar a un médico o recurrir lo más pronto posible a un centro hospitalario para recibir la debida atención clínica.

[Esta Nota de Prensa, técnicamente elaborada, contiene Información Pública de la Secretaría Departamental de Salud de Bolívar. Puede reproducirse libremente, junto con sus anexos, total o parcialmente.]

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Deja un comentario