Carlos Castillo Monterroza: de ‘subversivo’ a versátil periodista

728

Colocó cinco artefactos explosivos en Barranquilla. líder del  Comando 8 del Movimiento Frente Unido de Acción Revolucionaria(Fuar)

Por: Francisco Figueroa Turcios

Carlos Castillo Monterroza

Detrás de la estampa de terrorista de Carlos Castillo Monterroza, se ocultaba  un versátil periodista que se destacó en las décadas de los  60 y 70 en el campo deportivo y en  la farándula.

En el Diario del Caribe,  Carlos, forjó su carrera periodística, luego brilló con luz propia en el diario bogotano El Tiempo, Revista Cromos, corresponsal de El Espectador y la Revista Antena. Fue asesinado el 30 de junio 1979, es decir hace 40 años.Tenía 33 años de edad, es decir en plena juventud y cuando el camino en el periodismo por recorrer era extenso. (Nació en Barranquilla el 19 de enero de 1946, de padres sincelejanos, Luis, fallecido cuando Carlos tenía 5 años, y Blanca).

Influenciado por el fenómeno  en contra del imperialismo norteamericano (El término imperialismo hace referencia a la actitud, doctrina o acción que conduce al dominio de un estado sobre otro u otros mediante el empleo de la fuerza militar, económica o política) Carlos Castillo Monterroza, a los 15 años de edad, integró el Movimiento Frente Unido de Acción Revolucionaria (Fuar). Por su talante y temperamento, en poco tiempo se ganó derecho a ser el líder del Comando 8 que tenía como base de acción al barrio Cevillar y sectores aledaños.

Las acciones terroristas fueron desarrolladas en protesta a  la ´Operación América´ que se llevó a cabo  en las playas de Tolú por tropas de varios países americanos en maniobras de adiestramiento sobre desembarco y contra_ataque en los años 1963 y 1964.

El país vivió una época de escaladas terroristas. El miércoles 27 de noviembre de 1963, explotaron 16 bombas: Bogotá (10), Cali (5) y Barranquilla (1). En la Capital del Atlántico el artefacto explotó en la sede de Boston School of English.

¡Cinco bombas!

Carlos Castillo Monterroza, colocó cinco bombas en su fugaz carrera como terroristas. La primera, bomba fue el 18 de septiembre de 1963 en barrio El Prado; la segunda, el 27 de noviembre 1963 en el Boston School of English; la tercera, el 23 junio 1964 en la sede de la empresa de Bombeo del alcantarrillado(E.P.M); la cuarta, el 26 de julio de 1964 en Avianca Paseo Bolívar y la quinta, el 27 de junio 1964 en la empresa Quimor Ltda.

El Juez 205 de instrucción criminal, Juan Jurado Bossa dictó auto de detención a Carlos Castillo Monterroza y al resto de la banda que sembraba el terrorismo en Barranquilla.

El 30 de junio de 1964, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, logró capturar  a siete integrantes  la banda de terroristas que tenía en jaque a la capital del Atlántico, donde aparecía Carlos Castillo Monterroza, como líder en el barrio Cevillar; el médico Roberto Púa, era el jefe de la banda, que se autodenominaban  Movimiento Fuar. Además fueron detenidos: Jesús Muñoz, Bernando Ferreira, Freddy Palomino, Julián Rodríguez y Daniel Gutiérrez.

¡Rompe el silencio!

Carlos Castillo Monterroza, decide romper el silencio desde la celda en la cárcel Modelo para reconocer la autoría de los cinco atentados terroristas para protestar  a la ´Operación América´.

Diario del Caribe publicó el articulo  el sábado 4 de Julio 1964, titulado: Colocaba bombas para protestar.

«Yo sí preparé y coloqué bombas. Cuando coloqué la bomba  en el Boston School of English, el 27 de noviembre 1963, me  quemé la pierna derecha. Fuí donde el médico Roberto Púa para que me curara», reveló de manera calmada y seguro de lo que decía. Carlos Castillo siempre fue así. Frentero. Sincero. Sin más titubeos se declaró culpable de haber colocado artefactos explosivos en cinco oportunidades. La primera bomba fue el 18 de septiembre de 1963 en El Prado.

¿Las razones para colocar las bombas ? Carlos Castillo Monterroza explicó a secas:  «para protestar por la ´Operación América».

Los extremistas comenzaron con colocar bombas en las principales ciudades del país, especialmente en Bogotá, Cali y Barranquilla. Desde luego, es necesario hacer la salvedad que los extremista no son solo los fanáticos delos movimientos izquierdistas. Los de la derecha no solo son extremistas, sino más violentos y sanguinarios, como lo está viviendo Colombia  en la actualidad.

Entrevista

  • ¿A qué grupo de izquierda pertenece usted?  «al Movimiento Frente Unido de Acción Revolucionaria(Fuar). Y tenía a mi cargo el comando número 8 del barrio Cevillar».
  • ¿Entonces usted es comunista? «Nunca he sido ni seré comunista- responde con evidente  aire de enfadamiento-, porque este movimiento lo que está es frenando la Revolución en Colombia.
  • ¿Cuánto le pagaban por cada bomba que ponía? «No, a mi nunca me pagaron por las bombas que ponía. Eso lo hacía para protestar por el sistema actual».
  • ¿Es cierto que el doctor Roberto Puá, es el máximo jefe de ustedes? «Si, es cierto». Carlos Castillo Monterroza negó tener algún vínculo con movimientos extremistas diferente al cual pertenece, reseña el Diario del Caribe.

De la Cárcel al periodismo

Carlos Castillo y Alfredo Gutiérrez

Carlos Castillo Monterroza estuvo detenido año y medio en la cárcel Modelo de Barranquilla, y, gracias a los buenos oficios del entonces joven abogado recién salido de las aulas universitarias, Miguel Bolívar Acuña, quien daba sus primeros pininos en el campo del Derecho.

El 16 de junio de 1966, Carlos Castillo Monterroza aparece  firmando su primera noticia en Diario del Caribe titulada ´Unilibre venció al Juan XXIII por 1-0´. El interrogante que surge es: ¿cómo Carlos Castillo, a los pocos meses de haber salido de la cárcel sindicado de terroristas asume el rol de periodista?. Rafael Sarmiento Coley: «Lo que ocurrió fue que varios profesores de la Universidad del Atlántico conocieron muy de cerca a Carlos. Y tenían de él un buen concepto como estudioso, disciplinado y muy correcto en el trato con los demás, a pesar de su juventud. Además, como era un muy buen lector, escribía con admirable destreza las tareas universitarias. Por lo cual se ganó la admiración y el aprecio de tres o cuatro catedrático que, a su vez, eran cercanos al entonces director de Diario del Caribe, el difunto Álvaro Cepeda Samudio, y del editor, el también fallecido Julio Roca Baena. Los catedráticos hablaron con ambos y describieron con claridad la personalidad de Carlos. Un muchacho humilde. Venido de provincia donde su progenitora era la cabeza de familia, con ganas enormes de superarse. Y fue cautivado por una corriente que estaba de moda -que sigue vigente ante las injusticias del sistema y gigantesco desequilibrio económico entre la clase dominante y los demás».

El problema era que en aquel momento Carlos seguía ‘modelando’ en la Vía 40, pues no tenía recursos para contratar un buen abogado defensor. A raíz de todas aquellas gestiones, como por arte de magia surgió como del cubilete del Mago Borletti la figura del novel litigante Bolívar Acuña, quien en un dos por tres logró la libertad del acusado.

Las declaraciones que concedió Carlos Castillo, luego de ser liberado, a periodistas de Diario del Caribe, causaron una grata impresión, y  hasta sentimientos de admiración en los altos mandos de la redacción  del entonces matutino propiedad del Grupo Santo Domingo.

Gabriel García Márquez lee apartes de una de sus novelas, y el novel reportero Carlos Castillo Monterroza, escucha atento.

«Así fue como el Maestro Cepeda una mañana llegó eufórico y gritó en plena redacción…’¡no joda, búsquenme al estudiante bombero para graduarlo de periodista aquí en esta sala de redacción’. A los pocos días ya estaba Castillo Monterroza en el área de deportes, junto con el difunto Fabio Poveda Márquez, Joao Herrera Iranzo,  (hoy alcalde de Soledad), el difunto Benedicto Molinares (homónimo de Benedicto Júpiter, que en esa época era auxiliar de la agencia United Press International (UPI) y hoy es reportero independiente que cubre las noticias de la Gobernación), Aquiles ‘El Negro’ Berdugo era el jefe de redacción, el difunto Jairo Avendaño era el coordinador y ‘los novatos’ eran José Orellano Niebles, Carlos Castillo, Rafael Sarmiento Coley y el entonces aprendiz de fotografía Jairo Buitrago Oliva, el popular ‘Gancho’. Los otros fotógrafos eran Samuel Páez Ariza, Alfredo Robles Pérez, Copete Acuña y Benjamín Gómez, quien suministraba las fotos de los crímenes.

Diario del Caribe pasaba por uno de sus mejores momentos, con un director de las calidades del escritor Álvaro Cepeda Samudio (autor de la novela ‘La Casa Grande’ y los libros de cuento ‘Todos estábamos a la espera’ y ‘Los cuentos de Juana’. La competencia era El Heraldo, dirigido por Juan B. Fernández Renowitzky, quien se trajo de Bogotá (del diario El Espectador), a Juan Gossaín, como jefe de redacción.

Tiempo después Gossain es contratado por la revista Crómos, que en esos días había pasado a las manos del empresario ‘La Chiva’ Cortés. Y se lleva a los mejores reporteros del país. Entre ellos, encabezando la lista, Carlos Castillo Monterroza, Héctor Rincón, Rosita Mora. De ese cuerpo de redación también formaba parte la llamada ‘primera dama de la televisión’ Gloria Valencia de Castaño, una mujer culta, de buenos modales y de muy alto turmequé.

Como la revista era semanal, se hacían dos consejos de redacción para preparar la futura edición y luego para revisar lo que había salido bien o mal. Era en esas reuniones en donde salía a relucir el lenguaje escatológico de Carlos Castillo cuando se le pedía la opinión sobre una nota. Si era buena, respondía: ‘¡Culo de nota!’. Si era mala: ‘No me atrapó por su olor a mierda’. Y cada vez que Carlos salía con sus palabrotas de grueso calibre, el rostro de doña Gloria Valencia de Castaño pasaba de rojo carmecí a pálido mortecino, por lo que al final ella misma terminó apodándolo ‘El Duque’: «por su exquisito y fino lenguaje digno de un ducado o monarquía».

De Crómos Gossaín pasó a la cadena radial Caracol para que le hiciera compañía en las mañanas a Yamit Amad, en un noticiero de enorme sintonía. Carlos Castillo se fue a la sección deportiva de El Tiempo, en donde también estuvo Sarmiento Coley. Luego Castillo se regresa a Barranquilla a Diario del Caribe y se encuentra de nuevo con casi todos sus compañeros de comienzo: Jairo Avendaño, Fabio Poveda, Rafael Sarmiento Coley. Fue una etapa muy fructífera en el diario del grupo Santo Domingo. Después Carlos Castillo pasó a en radio y como corresponsal de una revista de farándula y asesor de imagen del grupo musical exitoso el Binomio de Oro. Pero jamás dejaba el tertuliadero con sus viejos amigos, casi todos contemporáneos suyos: él, nacido el 19 de enero de 1946, Juan Gossaín venido al mundo en San Bernardo del Viento (Córdoba), el 17 de enero de 1947, y Rafael Sarmiento Coley, nacido en Corozal (Sucre) el 7 de enero de 1949. En buena parte ese era el origen de aquella cofradía. Una amistad a prueba de todo.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados