Sorobabel Gutiérrez, pasión por la música afroantillana

653

Es un coleccionista y estudioso de este género musical.

Por: Francisco Figueroa Turcios

Sorobabel, coleccionista de la música afroantillana

Simón Domínguez, tío de Sorobabel Gutiérrez, trabajaba en la disquera ´Disco Eva´.

Simón, tenía la costumbre de presentarse  a su casa con un cargamento de Long Play (LP). Luego de cenar se ponía a escuchar música y a bailar.  Sorobabel, quién  vivía en la casa de su tío, Simón, a raíz de la separación de sus padres (Sorobabel Gutiérrez y María Gutiérrez) con su primo Pedro Domínguez, observan el show musical.

Simón, invitaba a su sobrino, Sorobabel y a su hijo Pedro, para que lo acompañaran a bailar. Sorobabel, tenía 10 años de edad, así nació la pasión por la música.

» Mi tío, Simón, sin proponérselo fue determinante para mi pasión por la música afroantillana, porque la mayoría de los discos que él llevaba a su a su casa era de ese genéro. La música que en los años 60 y 70 se imponía era la Joe Cuba, Ricardo Ray  y  Charlie Palmieri, quienes le dejaron un legado al mundo musical. Los temas  de mayor impacto en esa época se destacaban: ´A la seis  es la cita´de Joe Cuba, el Cuarto de Charlie Palmiere y Azúcar de Charlie y Edi Palmieri. La influencia de la música afroantillama me marcó en mi infancia y fue determinante para convertirme en un apasionado de ella, no solamente como coleccionista, sino un estudioso», revela Sorobabel Gutierrez, sobre como nació la pasión por la música afroantillana.

Sorobabel, estudio de la música afroantillana

Sorobabel  comenzó como coleccionista de los LP y al padecer retinitis pasó al mundo del CD. «Comencé a coleccionar la música a través de los Long play.

Llegué a tener 1200 LP.  Los long play cuando uno los manipula botan un polvillo, que le produjo  rinitis a mi y a mis hijos por lo que el médico me recomendó deshacerse de la colección que tenía. Con el dolor de mi alma, los regale a mis amigos coleccionistas. De la colección de Long Play pasé adquirir Cds. He viajado varias veces a La Habana, Cuba para comprar Cds originales. Ahora tengo 4 mil  Cds» reseña Sorobabel sobre su pasión de coleccionista.

Sorobabel no es un simple coleccionista, es un estudioso de la música afroantilla. Actualmente esta investigando la historia de la Orquesta Aragón. » Para poder entender la música afroantillana hay que investigar todas las aristas de los grupos musicales . Actualmente estoy leyendo la historia de la Orquesta Aragón de Cuba. He estudiado el proceso de la música cuba, que se inicio con el danzón,luego pasó al son, más tarde al son montuno, mambo, hasta llegar a la salsa» relata Sorobabel sobre su inclinación de investigar la música afroantillana.

Sorobabel y Jorge, pasión por la música

Esta tan compenetrado con la música afroantillana Sorobabel que uno de sus hijos se llama Héctor, en homenaje al cantante  Héctor Lavoe. Sorobale Gutiérrez y Ketty Moreno tuvieron tres hijos: Johana, Héctor y Sorobabel

«El nombre de Johana, fue el homenaje a una cantante caleña que cantaba música salsa. Cuando mi esposa, Ketty,  volvió a salir estaba embazada yo le dije si es varón de llamará Héctor, en homenaje a Héctor Lavoe  y si es mujer, se llamaría  Anacaona, en honor al disco de Tite Curet Alonso. Al final nació varón. El tercer hijo, mi esposa » justificó  Sorobabel porque eligió el nombre a su hijo Héctor

Sorobabel, tiene un hijo ( Jorge Gutiérrez) y un nieto ( Danilo Cano Gutiérrez) que heredaron su pasión por la música. Sorobael, comparte su tiempo entre el ciclismo y la pasión por la música afroantillana.

 

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados