Alameda del Río, lo que le faltaba a Barranquilla

767


Se trata del más ambicioso proyecto urbanístico-ambiental y recreativo que le da otra dimensión a la ciudad. Este viernes se firmó el primer convenio regional para el manejo de residuos de construcción.


Roberto Moreno, Alex Char y Carlos Arango, dándole la ‘bendición al proyecto multivivienda Alameda del Río.

Por Rafael Sarmiento Coley

Durante más de medio siglo el crecimiento urbano de Barranquilla se hizo a las volandas  siguiendo las urgencias y calamidades de las inundaciones en la ribera del departamento del Magdalena, en donde cada vez que amanecían con el agua al cuello, Cerro de San Antonio, Malabrigo (hoy Concordia, gracias al juglar Juan Polo Valencia, padrino de bautismo del consagrado educador profesor Campo); Salamina, El Piñón, Sitionuevo, corrían a salvar sus vidas en cualquier terreno mostrenco del entonces municipio de Barranquilla, lo cual se convertía en ´bocato di Cardenale’ para los políticos corruptos de siempre que le robaban esos terrenos al municipios para “dar un techo digno a los compatriotas en desgracia por el fuerte invierno que genera las inclemente inundaciones que dejan en la más completa ruina a miles de compatriota.

Carlos Arango, Roberto Moreno y Alberto Escolar.

Los tiempos cambian

Esos politiqueros no eran más que mercaderes de la miseria y de la muerte. Por eso, hoy, antes de que les llegue el juicio final, están pagando en carne propia todas las patrañas que hicieron para volverse ricos y poderosos con la miseria de los demás. Paradojas de la vida. Hoy una nueva clase pujante, menos desalmada y miserable que su antecesora, ha tenido que salir, en un acto de caridad, a comprarles oficinas, inmuebles y otras pertenencias que durante años les robaron a los pobres. Es por eso por lo que las respetables señoras rezanderas de los cementerios al descampado y con piso de barro, que son las únicas que pagan de manera puntual los diezmos a la iglesia, dicen con la seguridad de un católico fanático…” Es que Dios no castiga con palo ni con rejos, ni tiene que esperar que esos explotadores de los pobres mueran para que vayan al infierno. El infierno lo padecen aquí mismo en la tierra delante de miles de testigos vivientes. Tirados en un sillón o un camastro, pudriéndose en carne viva”.

Por fortuna ya han ido desapareciendo aquellas despreciables urbanizaciones “que les solucionaban a medias los problemas de falta de techo de miles de destechados”. Cuando aquello no era más que una miserable trampa. La familia que se metía de cabeza en aquellos detestables “proyectos urbanísticos quedaban hipotecados de por vida, porque los gamonales políticos no les entregaban las escrituras sino después de cinco comicios. En cada debate cada familia ‘beneficiaría’ con aquellas ‘soluciones de vivienda’, que eran lo más parecido a una casita de palomas. Así decenas de caciques politicastros se perpetuaron en el poder político y económico de Barranquilla, convirtiendo a la ciudad, otrora pujante, en una urbe caótica y sin Dios ni Ley. Una desagradable urbe tugurial.

Y como no hay mal que dure cien años ni población que lo resista por muy cándida y pusilánime que sea, poco a poco llegó la hora del cambio. Los politiqueros que más hicieron daño a la ciudad se fueron muriendo con sufrimientos insufribles y prolongados, como si Carlos Fuentes, el genial escritor mexicano, se hubiera trasladado a Barranquilla para copiar con precisión el sufrimiento infernal y prolongado hasta más no poder de un ‘Artemio Cruz’, malo, perverso, político tramposo y astuto, que se aprovecha de sus medios de comunicación impresos (revistas y periódicos)  para destruir los matrimonios y la honra de sus enemigos, mientras se retorcía de dolor en una cama de cuidados intensivos en donde ya ni la morfina podía perdonar sus horrendos pecados.

Eso es verdad; no es embuste

Barranquilla, después de haber padecido el paso nefasto de los ‘Artemio Cruz’, de los negociantes con los lotes del municipios y las escrituras empeñadas, ha llegado una clase dirigente nueva. Con una visión distinta. Desde luego, empresarios amantes de los buenos resultados en los balances de cada año. Al fin y al cabo, estamos nadando, todavía, en las aguas del capitalismo salvaje, después de que la democracia con justicia social fuera una pragmática utopía de economistas soñadores.

Carlos Sandoval, Alberto Escolar,Javier Molina, Javier Bejarano, Roberto Moreno, Carlos Arango, Alejandro Char y Carlos Arango.

Panorámica del gigantesco proyecto urbanístico y de medio ambiente y alta calidad de vivienda multiestratos.

De una manera genial, como lo reitera el joven CEO del emporio industrial de Tecnoglss, Christian Daes, “asistimos al maravilloso encuentro de todas las tormentas encima del cielo de Barranquilla, para que, por fin se enrute con éxito hacia los mejores mercados del mundo”.

Un equipo ganador

Con las dos administraciones del gobernador Eduardo De la Rosa, las dos de Alex Char y la de Elsa Noguera De la Espriella, Barranquilla se logró un cambio total altamente positivo. ¿Qué tal que la capital y el Atlántico no se hubiesen encontrado en un momento estelar de su músculo de desarrollo en estos momentos de la avalancha de los hermanos desplazados de Venezuela por el loco Maduro? Esto sería un caos invivible.

Alameda del Rio

Ha sido tan fuerte el avance barranquillero y atlanticense que ha resistido los asaltos de la piratería moderna representada en las ratas que se metieron e Electricaribe; los ratones que casi acaban con Triple A, hasta el punto que todavía los altos y bajos funcionarios de esas empresas se niegan, de manera cobarde y torpe, ha destapar las ollas podridas y permitir que el periodismo independiente –no el comprometido hasta los tuétanos porque también se enriquecieron con Canal Isabel II y Odebrechet- le cuente a diario la verdad, punto por punto, y con nombres propios, quiénes fueron los ladrones locales, y quienes los que están ya en manos de las autoridades españolas.

Por fortuna ante todas esas calamidades hay esperanzas de que estos funcionarios de ahora no se ‘tuerzan’. Sino por el contrario, sigan esa buena ruta de transformar a Barranquilla y el Atlántico con portentosos y ambiciosos proyectos como el presentado a la prensa este viernes. Pero que agarren por donde sabemos a los altos ejecutivos de Electricaribe y Triple A para que les digan la verdad a los usuarios. Que agarren el toro por los cachos. Que no se les nieguen a los periodistas que desean contarles a la verdad monda y lironda a los usuarios. Que no sigan haciendo como el avestruz enterrando la cabeza en la arena y dejando las partes pudendas al aire libre, exponiéndose a que la comunidad les aplique una merecida garrotera sin vaselina.

Es hora también de que tanto Eduardo Verano como Alex Char asuman una posición más enérgica para que amainen la suspensión inesperada y permanente de agua y luz, mientras los recibos vienen con el mismo precio. ¡No les da ni vergüenza a los funcionarios de pacotilla que manejan dichas infortunadas empresas!

Alameda del Río

Esperemos que Dios y la Divina Providencia ayuden a superar la vergonzante situación de Triple A y Electricaribe. ¿O habrá que traer a otro Hallopeter? Entre tanto, Barranquilla y el Atlántico no se dejan vapulear. Siguen creciendo. El progreso no se detiene. Con el objetivo de unir esfuerzos para el correcto manejo y gestión de los Residuos de Construcción y Demolición (RCD) en el departamento del Atlántico, la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), y los desarrolladores del proyecto urbanístico Alameda del Río (Constructoras Bolívar, Amarilo, Prodesa, Constructora Colpatria y Conaco), firmaron un convenio de cooperación para la implementación de un plan piloto en dicho proyecto.

El acuerdo que se formalizó este viernes con un acto protocolario en el salón principal del parque de ventas del proyecto urbanístico Alameda del Rio, contó con el apoyo del alcalde de Barranquilla, Alejandro Char Chaljub, para el desarrollo de estrategias y medidas que garanticen la ejecución de los proyectos de construcción con altos estándares de sostenibilidad. Emocionado, Char, además, felicitó a los promotores de este importante proyecto para la ciudad.

Alameda del Río es una ciudad que se está construyendo dentro de Barranquilla y nos llena de orgullo saber que este vínculo que se hace con la CRA ayudará a mejorar las circunstancias ambientales. Esto demuestra que Alameda no sólo es un excelente espacio para vivir sino pionero de buenas prácticas”, manifestó Alejandro Char, alcalde de Barranquilla.

Con este convenio, la CRA busca contar con información que le permita llevar a cabo un diagnóstico general de los problemas que se presentan en la cadena de generación y manejo de escombros en el departamento, esto, para elaborar una guía de manejo y gestión de RCD para el sector de la construcción y, por qué no, proponer una norma especial que responda a las necesidades del Atlántico en esta problemática.

El director de la CRA Ingeniero Alberto Escolar hizo un llamado al sector de la construcción para que tengan muy en cuenta que para el año 2019 la meta de aprovechamiento de RCD es del 4%, es decir, que cada gran generador de lo Residuos de Construcción y Demolición (RCD), debe demostrarles a las autoridades ambientales que durante el presente año aprovechó el 4% de sus RCD.

El Ingeniero Escolar manifestó: “Debemos cambiar de paradigma, los Residuos de Construcción y Demolición, comúnmente llamados escombros, no son un problema, sino todo lo contrario, son una gran oportunidad si se ‘aprovechan bien, con ingenio, con ingeniería’. Por ejemplo, algunos RCD sobrantes de construcción pueden ser materia prima o subproducto complementario en otro frente de trabajo o en otra obra.  Si aplicamos criterios de ingeniería, seguramente el sector de la construcción podrá aprovechar más del 80% de los RCD que sus propias obras generan”.

Por su parte, Roberto Moreno presidente de Amarilo, compañía que tiene a su cargo la gerencia del proyecto Alameda del Río, señaló: nuestro proyecto de Alameda del Río es un trabajo mancomunado con la CRA y se convierte en un piloto a partir del cual se definirán acciones de mejoramiento para el departamento del Atlántico. Vamos a hacer un monitoreo durante todo el año para entregar resultados de este proceso”.

El convenio tiene como marco la Resolución 472 del 28 de febrero de 2017 expedida por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la cual reglamenta la gestión de los residuos generados en las actividades de construcción en el país, cuya implementación y seguimiento al cumplimiento en el departamento corresponde a la CRA, como máxima autoridad ambiental en el Atlántico.

Es un proyecto gigantesco con altas torres y viviendas a ras de piso, con 20 mil soluciones multiestratos y amplias zonas verdes y árboles sombríos y frutales.

Proyectos en grande

Alameda del Río es de tal magnitud, que será el verdadero pulmón de buena parte del sur y suroccidente de Barranquilla, por la intensa reforestación, zonas verdes, jardines, canchas deportivas e inmuebles impecables para que sirvan de sede de la Selección Colombia, “con lo cual se confirma que esta sigue siendo, indiscutiblemente, la Casa de nuestra Selección”, dijo Char emocionado, quien también anunció que Alameda del Río tendrá conexión directa con toda la ciudad mediante la extensión de la carrera 43 (Veinte de Julio), que ya está en marcha, a un costo de $65 mil millones. Lo mismo con la construcción de una rotonda elevada para que el cruce vehicular por la Circunvalar se realice sin el menor obstáculo.

Y el proyecto más en grande en el cual está camellando el incansable Alejandro Char, con el apoyo de importantes empresarios y dirigentes políticos de la nueva generación costeña, es motivar a gente joven, incontaminada, con cierta preparación y con el compromiso claro de trabajar por una región que supere para siempre la vergonzante forma de ejercer la política para intereses particulares y familiares, con el cinismo mayor de ponerles calificativos mafiosos a los ‘jefes’ de cada clan.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados