Zarpazo final

266

Enorme insensibilidad social la del sector empresarial y financiero de Colombia.

Por Jorge Guebely

Como lo pensaba Galeano, a los banqueros les parece más importante las ganancias que la vida. Incluso, la vida humana.

Hoy, con astucia, el sistema financiero propone reformar nuestro sistema pensional. En verdad, no es ninguna reforma, sino el zarpazo final; la privatización total según los deseos de ANIF y Asofondos. Quieren convertirlo en sistema de ahorro obligatorio, someter los ahorros pensionales al vaivén del mercado. Régimen donde los ahorradores pierden o ganan poco y los administradores cobran el gran botín. Modelo chileno que es un fracaso para los trabajadores y enorme negocio para los banqueros.

Sería el segundo y definitivo golpe a las pensiones colombianas. El complemento de 1993, cuando los doctores Sarmiento Angulo y Luis Alberto Moreno visitaron Chile para copiar el modelo impuesto por Pinochet. Y, con el beneplácito del expresidente Gaviria y el senador Uribe, ajustaron la Ley 100. Trampa legal donde el sector privado se quedó con los ingresos de los pensionados; y el sector público, con los desembolsos.

Degradaron el sistema y, hoy, sin pudor alguno, justifican esa degradación para privatizarlo. Se escandalizan por la baja cobertura que ellos crearon y fomentaron. Baja cobertura que se debe al desempleo y a la alta informalidad en el trabajo chatarra. No sirvieron las múltiples exenciones que recibieron para fomentar el empleo digno. Exenciones que utilizan en beneficios propios, no colectivos. Prefieren los conflictos nacionales en vez de cumplir con sus funciones sociales.

Por inequitativas, se quejan de las pensiones altas, pero callan ante las mesadas estrambóticas de muchos funcionarios públicos, algunas conseguidas fraudulentamente. Callan ante la corrupción política, ante los políticos tradicionales que han sido y son los cómplices contra las pensiones públicas. A ellos, le financian campañas electorales y les comprometen sus inhumanas conciencias.

Y sin esperanza porque nada se puede esperar del gobierno Duque. Ha manifestado, en diferentes escenarios públicos, su compromiso con los intereses empresariales y financieros. Hace parte del mismo grupo que inició la privatización y, hoy, quiere finalizarla. Luis Carlos Sarmiento y Uribe ejercen gran poder sobre su gobierno.

Que los pobres no esperen mucho del gobierno Duque. Excepto, si abandonan su pobreza mental, si entienden que los gobiernos de las élites sólo favorecen a las élites. Si comprenden que votar por políticos tradicionales es perpetuar su pobreza material y degradar su potencial humano, el que queda triturado en la indignidad.

jguebelyo@gmail.com

Payola: acaba de salir mi novela: “Crónicas del invisible pez azul”, seleccionada entre las ganadoras en Barranquilla. Se puede adquirir en:  www.universilibros.com

Compartir.

Acerca del Autor

Jorge Guebely

Los comentarios están cerrados

 Vulnerability scanner