Semana Santa: tiempo para sanar heridas Espirituales

345

Aunque a muchas personas les corresponda trabajar y otras tantas se vayan a “turistear” en esta Semana Santa  hay que dedicar un tiempo y un espacio para hablar consigo mismo (con el yo interior) y hacer compromisos de mejoramiento a nivel personal, familiar, social o laboral.

Por: Roque Herrera Michel

También son los días propicios para sanar las heridas emocionales y espirituales  del pasado. No importa el credo o la religión que se profese es la época de la sublime conexión con el interior espiritual utilizando como principales herramientas la meditación con fines de pacificar a nuestra sociedad.

No obstante algunos pesimistas digan que lo que acontece en Colombia amerita un tratamiento de mayor profundidad a continuación se recomienda provisionarse en esta Semana Mayor de un botiquín con 6 ingredientes y utensilios terapéuticos para sanar heridas , curar dolencias del alma, remendar auto-estimas lesionados y otros achaques emocionales/espirituales que suelen acompañar a los colombianos.

Medicina 1: Más PERDÓN, menos RENCOR.

El perdón es uno de los medicamentos más necesarios y urgentes entre los colombianos. No obstante es difícil en la práctica, pues hay que vencer por un lado el orgullo herido  y, por el otro, el resentimiento ante la afrenta y pérdida de confianza en quien nos ofendió. Pero aunque el principal enemigo del perdón sea el odio acumulado  llega un momento en que no se puede  seguir respondiendo con violencia ante situaciones en que nos hemos sentido profundamente afectados. Eso genera un círculo vicioso cuya única salida es mayor dolor, rencor y la enfermedad física o mental.

Todos tenemos situaciones en que nos es importante ser perdonados y, a su vez, personas que requieren de nuestro perdón. Como dijera Sor Teresa de Calcuta: “Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió”. Y es que el perdón tiene tangibles beneficios terapéuticos tanto para el que perdona como para el que lo recibe. Disminuye la ira, la depresión y el estrés y conduce a una mayor sensación de paz, esperanza, compasión y confianza en uno mismo y los demás.

Dar o recibir el perdón es considerado como la necesaria puerta de entrada  hacia la reconciliación. Se han identificado 4 pasos para lograr el perdón de otro: 1- Admitir la culpabilidad y arrepentimiento, 2: De corazón pedir disculpas. 3- preguntar cómo enmendar el error, 4- No volver a cometer el  mismo error.  Ejercer el perdón conduce a relaciones saludables y mejora la salud física. Influye en la positiva actitud hacia la vida ya que abre el corazón a la bondad, la belleza y el amor.

Medicina 2: Más SENSIBILIDAD, menos EGOCENTRISMO.

En Colombia han ocurrido en los últimos años  situaciones claras en las que se requiere de gran sensibilidad humana ante el dolor ajeno: desplazamiento forzado, el incremento de los niveles de pobreza, la situación de los venezolanos, etc. Un compromiso en esta Semana Mayor es incrementar la sensibilidad ante las situaciones difíciles y adversas por las que atraviesan los demás.

La neurociencia ha descubierto que el cerebro humano está predispuesto a la bondad, el altruismo y el bien común. El niño así lo experimenta pero la vida moderna nos enseña a sobrevivir  defendiendo lo propio, a mantener distancia en lo que “no nos incumbe”, lo que debilita el impulso innato de ayudar.

No somos únicos somos más. Tenemos que ser más empáticos para colocarnos “en los zapatos” del otro captando lo que siente y lo que para él significa el hecho. Es necesario ejercitarnos mental y espiritualmente en salir de la burbuja personal y de la zona de confort para responder compasiva y solidariamente a los dolorosos problemas de familiares cercanos, vecinos o la comunidad en que vivimos.

Medicina 3: Más HUMILDAD menos SOBERBIA.

En estos momentos Colombia requiere en todos sus frentes personas que, que por más elevados que se encuentren económica, social o laboralmente sean accesibles a los demás y no los traten con  prepotencia, altivez o ínfulas de grandeza.

La humildad es definida como la característica de ser sencillo y  tener conciencia de las propias limitaciones y debilidades actuando en consecuencia. Fue calificada por Sor Teresa de Calcuta como ” la madre de todas las virtudes” ya que implica el desapego a lo material y la renuncia a sobresalir por encima de otros. El humilde deja de lado su propio bien para buscar el de los demás generando un sentimiento de agradecimiento.

Un ejemplo actual de Humildad es el Papa Francisco I. Unos consejos prácticos para ser humildes son: no presumir, darle créditos y elogiar a otras personas, admitir las propias equivocaciones, practicar la bondad de manera anónima y pasa mayor tiempo con niños y con la naturaleza.

Medicina 4: Más AUTO-CONTROL, menos IMPULSIVIDAD.

El autocontrol es un ingrediente indispensable para la sana convivencia en sociedad y para ser felices. Las personas que tienen esta habilidad tienden a ser más populares y más exitosas que las impulsivas. Una persona impulsiva de palabra o de hecho tiende a reaccionar de manera inesperada, rápida, y desmedida ante una situación amenazante o ante un estímulo interno sin ni prever las consecuencias de sus  actos.

Consejos prácticos para auto-controlarse son: 1- hacer ejercicios y usar técnicas de relajación y respiración profunda; 2- Verbalizar los pensamientos/sentimientos antes de ir directo a la acción; 3- utilizar una estrategia que te permita reposar unos segundos antes de actuar: cuenta hasta cinco, sal a caminar, bebe un vaso de agua, etc.  4- Prevé las consecuencias de hacer cosas de las luego te vas a arrepentir. 

Medicina 5: Mayor TOLERANCIA, menos RECHAZO A LA DIFERENCIA.

La Tolerancia es un valor INDISPENSABLE para la convivencia pacífica. Cuántas riñas y conflictos se ven a diario en la sociedad colombiana por la falta de tolerancia y respeto a las opiniones de los demás? Lamentablemente muchos de esos enfrentamientos llevan a la muerte a algunos de los contendientes.

El polémico Marques de Sade la llamó “la virtud del débil”. Es por eso que se requiere urgentemente disminuir esa  tendencia a imponer por la fuerza nuestros puntos de vista. Hay que disciplinar nuestra mente a no  cegarse de la ira por lo que consideramos va en contra de nuestros intereses, controlar que de nuestra boca salgan palabras sin argumentos que hieren y no solucionan nada. Se hace imperativo abrir la mente y entender que aunque pensemos diferente, podemos respetar al prójimo y escuchar sus puntos de vista.

Resaltemos lo positivo en los demás sin tanto  criticar y sacarle los defectos. No nos creamos perfectos ni superiores. Tengamos paciencia y respeto por las diferencias individuales. No todos somos iguales en cuanto a gustos, intereses, credos, etnias, valores, opiniones, habilidades físicas o mentales. Seamos más comprensivos ante la diversidad en todos los aspectos y aprendamos a convivir aceptando a los otros enfocándonos en las cosas positivas que nos pueden aportar.

Medicina 6: Más RESPETO A LA PALABRA DADA menos INCUMPLIMIENTO A ACUERDOS.

Si de algo se jactaban los de antes era por el respeto a la “palabra empeñada” pues no se requería de la firma de papeles para cerrar un compromiso. La palabra bastaba. Si en algo nos superan las poblaciones indígenas es en que los acuerdos verbales tienen  mayor peso que los escritos en un papel. Existen hoy cantidad de personas que no cumplen  las promesas ni  los acuerdos verbales.  Las palabras “se las lleva el viento”.

Es por esto  que en nuestro mundo moderno se considera que lo que se escribe tiene más valor que las palabras. Adoptemos la célebre “palabra de gallero”, pues el no respeto a lo acordado es lo que está generando alta dosis de resentimiento en las personas traicionadas y deseos de venganza que en no pocas ocasiones lleva a situaciones trágicas a aquel que incumplió lo convenido.

El jurista francés a Antoine Loysel decía que “a los bueyes se atan por los cuernos y a los hombres por las palabras” .Debemos retomar el valor, el respeto y cumplimiento seguro por la “Palabra dada” pues eso genera en los demás confianza y credibilidad.

Aprovechemos esta Semana Santa para cambiar positivamente y cambiar el destino violento de la sociedad colombiana ingiriendo una buena dosis de estos “medicamentos” para sanar las heridas espirituales  que obstaculizan la evolución de nuestro ser en todas sus dimensiones.

Compartir.

Acerca del Autor

Tu Cháchara

Deja un comentario