Reflexión.-Unos políticos arrodillados ante el amo de turno

320

Las cabezas de dos destacados congresistas miembros de los partidos de la oposición en Colombia fueron entregadas como trofeo de caza. 

Por Alfonso Camerano*

Alfonso Camerano Fuentes

“…Hello, Mr. Magistrado…Hello, Ambassador….Todo, Okey, Professor Mockus and Miss Angela …zuás…” (mano corta-cuello)…

Así pudo ser el saludo al ingresar los dos Magistrado del Consejo de Estado, a la Embajada de los EEUU, portando uno,  un sobre en la mano, directo a una salita privada  de Mr. Whitaker

“Take the two sentencias fucking Oposición Política, Antanas Mockus y Angela María Robledo”, dijo el más alto, entregando el sobre al míster Ambassador..

Se trata de dos piezas que encarnan un retroceso histórico de la Judicatura colombiana en cabeza del Consejo de Estado, al inclinarse por intereses políticos de la ultraderecha, atreviéndose a adoptar interpretaciones elementales vacuas, sin dialéctica, de la Carta Fundamental en asuntos que comprometen la Democracia y La Paz, ventilados con la desfachatez electorera solo aplicable a la tramposa clase política compradora de votos que ronca vivita en el Congreso de la República.

Antanas Mockus, la extrema derecha le tiene miedo por su carisma ante los colombianos.

En el caso Mockus, se trata del Senador del Partido Verde, uno de los ciudadanos más apreciados por el pueblo colombiano por su empeño en civilizar la conducta de este país en el manejo de los recursos públicos que él califica de “sagrados”, que le valió una de las votaciones más altas en las pasadas elecciones al Congreso, superando el medio millón de votos.

Sin firmar un solo contrato a nombre de la entidad sin ánimo de lucro CorpoVisionarios, les fue cómodo a estos togados, emparapetarlo a la inhabilidad nacida del contrato público en cabeza de la representación legal, aunque siempre la delegó la entidad en un tercero, ampliando así, en lucro personal, los recursos del estado, destinados a un objeto social para nada lucrativo.

A la candidata a la Vicepresidencia, Angela María Robledo, le aplicaron un malabarismo jurídico, ya que la curul afectada de Representante a la Cámara, a la que jamás aspiró, era un reconocimiento a la pareja de candidatos que saliera avante en la primera vuelta para disputar la primera Magistratura; y consolidar así, “al cabo de la compartía”, el esquema gobierno-oposición.

Se alinean al Gobierno, órganos judiciales del poder público, cobrando su derrota en el Congreso, donde ve hundir las objeciones a la Ley Estatutaria.

Ángela María Robledo, con su sonrisa y enorme acogida popular, ha despertado los temores de la ultraderecha.

Al escenario nacional colombiano no le es extraña la situación geopolítica que lo involucra con la hermana República Bolivariana de Venezuela, acosada por la puja de poder entre Estados Unidos y Rusia, China y Turquía.

A partir de esa posición impertinente en que nos colocó el Gobierno nacional, al asumir partido al lado de Trump, no se da un paso en las altas esferas sin la directriz de la Embajada Americana, más en los escenarios de incidencia política interior y exterior.

Lo repugnante de la pobre actuación de los magistrados del Consejo de Estado autores de este entuerto es que en las mismas condiciones está la actual vicepresidenta de la República, militante activa del Partido Conservador, varias veces precandidata a la presiddencia y  a esa misma posición de vicepresidenta. Como el conservatismo no levantó cabeza, ella se ‘sabaleó’ al Centro Democrático y con el mayor cinismo arrastró tras de sí al Partido Conservador, después de que ella y el exprocurador Ordoñez tenían armada su fórmula presidencial conservadora. Lo repudiable e indigno de unos magistrados del Consejo de Estado que deben actuar con decoro y cuidar la poca reputación que les queda, aplican la famosa ‘Ley del Embudo’: lo ancho pa’ ellos y lo angosto pa’ uno’. Y sin que le pasara nada a la saltibamquis dama, habiendo cometido, ella sí, una falta grave de transfuguismo político, se pasea oronda por el país y el exterior como vicepresidenta de un movimiento al cual nunca perteneció, tanto así, que todavía confunde a Uribe como «el señor Presidente de la República» frente a las cámaras, al aire, y enseguida, con la cara pálida por le gazapo, dice «perdón, es que se me chispotió…quise decir el Presidente Iván Duque, tan querido él, que me perdona estas metidas de pata».

Wikileaks-Assange informa de reuniones, conversaciones e infidencias de personajes de la derecha, el centro y la izquierda colombiana, rindiendo cuentas, recibiendo línea o boqueando más de un sapeo al embajador gringo para mostrarse “amigos”de la “democracia occidental”.

No se necesitarán muchos años para saber cómo estás decisiones de alta alcurnia han estado precedidas de “hello, Mr Ambassador”..

Todo good, Mr Magister, bye bye..

 

*Abogado y politólogo, columnista invitado de lachachara.co

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

admincha

Los comentarios están cerrados

 Vulnerability scanner