La Biblia del Oso

319

Con el Miércoles de Ceniza comienza lo que se conoce en el calendario litúrgico como “La Cuaresma” que entraña un tiempo de 40 días de penitencia para los fieles de la Iglesia Católica Romana y de ciertas iglesias evangélicas y que concluye el Jueves Santo, que este año es el próximo 18 de abril.

Por:Victor Herrera Michel

Victor Herrera Michel

Es como una preparación para poder entrar en la Semana Santa a conmemorar la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Por tradición durante este período los devotos se abstienen de consumir carnes rojas los días viernes, marcando el camino de ayuno y abstinencia que conduce a la Pascua.

A propósito de este tiempo especial vale la pena recordar que en este 2019 se celebran 450 años de la aparición en el mundo de la “Biblia del Oso”, la primera y más completa traducción de las santas escrituras al idioma español.

En efecto, hacía 1569 un monje Jerónimo llamado Casiodoro de Reina en Sevilla (España) se atrevió a traducir directamente del Hebreo y el Griego la palabra de Dios lo que le valió el salir huyendo junto con doce monjes más para refugiarse en Alemania durante la época de la reforma de Martín Lutero quien había provocado un sismo en la iglesia católica que dio origen a numerosas denominaciones religiosas agrupadas bajo el apelativo de “Protestantes”.
La “Biblia del Oso” se publicó por primera vez el 26 de Septiembre de 1569 en Basilea, Suiza, y de ella se imprimieron unos 2.000 ejemplares de los que solo sobrevivieron 32 en todo el mundo pues fue perseguida y quemada por los jerarcas de la iglesia católica quienes habían conservado en su poder las sagradas escrituras durante casi 16 siglos traducida solo al latín – Idioma que ellos dominaban hasta el punto que la eucaristía y los sacramentos se celebraban en esa lengua – de tal suerte que el pueblo en general nunca tuvo acceso a su contenido pues se hallaba prohibida su traducción a las lenguas vernáculas.
De hecho, el monje de Reina realizó esta traducción al español medio – en la época del denominado “Siglo de Oro” de las letras españolas – 36 años antes de la obra insigne El Quijote de Cervantes pero fue ignorada, desconocida y perseguida. Hacia 1622 fue Cipriano de Valera quien complementó esta labor por lo que solo hacia principios del siglo XIX (hace apenas unos 200 años) se extendió la versión Reina- Valera como la traducción de la Biblia más usada entre los 600 millones de hispanoparlantes del mundo.
Como quiera que era prohibido también en esa época que algún texto tuviera en su portada imágenes religiosas, la “Biblia del Oso” debe su nombre al impresor Apiarius (de abejas) que decidió colocar en ella un árbol truncado y un Oso en posición erguida recogiendo en su boca abierta la miel de una colmena de abejas y en la parte inferior un libro abierto con la frase del profeta Isaías en Hebreo y en Español : “..La palabra del Dios nuestro permanece para siempre…”
Cabe destacar que hacia 1824 la iglesia Católica publicó su propia traducción de la Biblia al español en la versión del Obispo Félix Torres Amat. Sin embargo, el historiador católico Marcelino Menéndez y Pelayo (1856-1912) exaltó la versión de Reina- Valera por encima de la de Torres Amat y la del clérigo Felipe Scío, también católico.
Hoy nosotros podemos leer y aplicar los preceptos bíblicos, pero queda la incógnita: Qué hubiera sido del mundo si hubiera conocido la Biblia traducida a sus lenguas nativas desde un principio..?
@vherreram

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Deja un comentario