La andropáusia: ´síndrome del pitufo gruñon´

347

Relativamente poco se ha divulgado de un crítico período en la vida de los hombres, con una sintomatología hormonal con ciertas coincidencias al que se ha bautizado con el nombre de Andropausia (‘andro’ varón y ‘pausia’ cesar).

Por: Roque Herrera Michel

Es común que el afectado del «Síndrome del Pitufo Gruñón» sorprenda a los demás manifestando: “Siento que no soy el mismo…pareciera que se me agotaron las energías”. Lo llamativo de esta alteración metabólica, la cual golpea el puro centro  del ego masculino, además de generar una serie de cambios físicos y psicológicos en quien la experimenta, compromete visiblemente el funcionamiento de su sexualidad y vida de pareja.

Esto hace que muchos hombres, por cuestiones culturales, se nieguen a reconocer cuando presentan algunos de sus síntomas y empiezan a exteriorizar equivocadas reacciones depresivas (algunas veces hasta el suicidio), conductas evasivas alcohólicas  y hasta de vergonzosas situaciones con la pareja o con otras mujeres (los famosos “viejos verdes”) al tratar de demostrar  una y otra vez su virilidad fracasando en su intento.  Algunos ante esa serie de cambios orgánicos recurren a la tintura del cabello y otros artificios (bebidas vigorizantes, vestuario juvenil, parches, comprimidos, inyecciones, gel, etc.) – – para contrarrestar un déficit que acompaña naturalmente el paso de los años.

Es bueno mencionar desde ya a quienes sospechan que estén atravesando por esta especie de “climaterio varonil” (bautizado como el “demonio del mediodía masculino”) que no hay que alarmarse y llegar a esos extremos pues, como veremos, la andropausia tiene fácil solución si se recurre a las orientaciones de un médico que le ayude a recuperar el equilibrio propio de este crítico periodo que definitivamente debe distinguirse de otras afectaciones de la salud tales como : problemas con la próstata, depresión, actitud negativa ante la vida, pésima alimentación nutricional, etc.

SINTOMAS DEL «SÍNDROME DEL PITUFO GRUÑÓN»

Es importante decir que  la llamada Andropausia  no sucede  en todos los hombres y que cuando se presenta  tiene una simple y principal causa: el progresivo descenso en el organismo masculino de la producción  de la hormona  testosterona.  Esta hormona juega un papel trascendental en la vida del hombre ya que interviene en muchas funciones físicas, bioquímicas y mentales: actúa en órganos sexuales, huesos, músculos, cerebro, piel y cabello, así como en la modificación de niveles de colesterol y hemoglobina.

Los urólogos prefieren llamarlo “Síndrome de Deficiencia Androgénica del hombre adulto”, en inglés ADAM. La diferencia con la menopausia es que mientras en esta se da un cese de la fertilidad debido a la drástica disminución de las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) en la andropausia la testosterona (la hormona masculina) disminuye 10% cada década pero no cesa definitivamente la fertilidad. Puede iniciar entre los 40 y los 59 años en un 12% de los varones, entre los 60 y los 70 años a un 20% y en los mayores de 70 puede llegar hasta un 30%. En total esto aqueja al  62% de los hombres. En lo que respecta a lo emocional, la cosa no difiere mucho de las que experimentan algunas mujeres que están pasando por el climaterio.

Entre los principales síntomas del “Síndrome del déficit de Testosterona” se encuentran:

  1. Diminución de la libido o deseo sexual: Es uno de los más notables síntomas: la disminución  de las ganas de tener relaciones sexuales la cual en diversas ocasiones se acompaña de  menor erección o rigidez del pene (flacidez) y alteraciones en la eyaculación.  Esto último hace que  algunos varones no comenten a nadie estas dificultades pues su educación sexual ha estado muy basada en la rigidez y  el descenso de  la erección se considera como un trauma y  un indicador de la perdida de la masculinidad.
  2. Desgano y falta de energías: El estado de ánimo puede tornarse depresivo aumentando la apatía o falta de emprender actividades. El descendiente de Adán se siente con menos fuerza y resistencia física y se cansan más de lo habitual.
  3. Tendencia al mal humor, la  ansiedad y la  irritabilidad: estos cambios hormonales vuelven a algunos hombres “insoportables, gruñones, malgeniados o amargados” presentándose  constantes conflictos con sus parejas, vecinos o compañeros de trabajo.
  4. Disminución de la agilidad mental y problemas de memoria: Se dan dificultades a nivel cerebral disminuyendoostensiblemente la habilidad numérica y verbal. Esto suele acompañarse con dificultades para la concentración, insomnio y olvidos frecuentes.
  5. Reducción de la masa muscular y descalcificación de los huesos: Al disminuir la producción de Testosterona la distribución de la grasa se asemeja a la de la mujer y se aumentan las adiposidades alrededor de las glándulas mamarias y en los glúteos, que no son localizaciones comunes en el varón.
  6. Otros síntomas corporales y enfermedades relacionadas: Es posible que el “Sindrome de deficit de Testosterona” cuando no es medicamente tratado se asocie con enfermedades que complican la salud del paciente tales como las alteraciones cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes mellitus, síntomas de osteoporosis y un aumento de las grasas “malas”(el LDL colesterol) y un descenso de las grasas “buenas”(HDL colesterol).

ALGO IMPORTANTE: ¡¡ CUIDADO CON AUTO-MEDICARSE!!

De todo esto de que reflexionamos no hay que alarmarse en demasía. La principal solución es buscar ayuda médica (más específicamente urológica) para que le remita, antes que todo, a practicarse un examen de los niveles de Testosterona en la sangre los cuales confirmen o no el estar atravesando por la Andropausia.  Para iniciar un tratamiento contra la Andropausia se requieren tres requisitos: 1- Que en los análisis se demuestren niveles bajos de testosterona; 2- Que se manifiesten  los antes mencionados síntomas del déficit de esta hormona y  3- que el tratamiento se haga bajo el control médico.

Mucho cuidado con auto-medicarse comprando e ingiriendo “a la loca” dosis de Testosterona, pues está comprobado científicamente que ingerir esta hormona sin necesitarla resulta peligroso pues puede ocasionar un aumento de la próstata o un incremento de glóbulos rojos y de colesterol.

Gracias al tratamiento el hombre experimentará notables beneficios como el incremento del deseo y la actividad sexual, el aumento de la erección, se mejorará su densidad ósea, descenderá la grasa corporal y  aumentará la masa muscular y, en general, se notará una mejoría del estado de ánimo y autoestima.

TIPOS DE ANDROPÁUSICOS

La psicóloga argentina Beatriz Goldberg en su libro. «Como convivir con un andropáusico» hizo una clasificación de los diferentes tipos de afectados por este tipo de “climaterio masculino”. Entre ellos::

  1. Andropáusico  Cartersiano: Es el que vive haciendo filosofía, planteándose todo lo que le ocurre.
  2. Andropáusico Duro:: El que intenta demostrar fortaleza. Sabe que su testosterona está en baja pero finge que no le importa.
  3. Andropáusico Nostálgico:: Es quien está en constante búsqueda de la tetosterona perdida. Vive del pasado y le encanta hacer alarde de lo que hizo en tiempos mejores. Creativo
  4. Andropáusico Creativo:: Asume la edad que tiene y actúa en consecuencia. Sabe reconocer los años vividos, no se tiñe el pelo ni intenta esconder su calvicie.
  5. Andropáusico Cientifico:: Prueba de todo para mantenerse joven. «Con tal de que la vejez no lo encuentre, se mete en un tubo de ensayos. Es el que se tiñe y se somete a todo tipo de tratamientos».
  6. Andropáusico vergonzante:: Pasa el día entero mirándose al espejo.

Sea cual sea el tipo de Andropáusico vale recalcar lo  importante que resulta, en medio de esta “locura transitoria”, el apoyo y la comprensión de la pareja, familia, amigos y compañeros de trabajo.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados