El Rincón del Búho: Con esta señora Telecaribe puede hacer una telenovela

519

Ella sale de su casa bien arregladita y peinada por un estilista, en la puerta la espera el taxi, su taxi. En una primera parada su ayudante saca del baúl del carro la silla de rueda…lo demás es del libreto. 

Por el Propio Búho

Un asiduo lector de esta columna me envía texto, fotos y videos, como todo un paparazzi profesional, de una corpulenta dama, que ingresa a un supermercado a comprar de todo como para pasar una noche sabrosa en casa.

En su libreto el paparazzi barranquillero cuenta que, hace unos días se encontró “con este personaje en una dulcería de la calle 74 con carrera 47. Aturdido y recordando aquellas palabras que una vez dijo nuestro señor Jesucristo: ‘Levántate y anda’, acompañado de lo triste y mal que me sentía, por no tener unas monedas para darle o regalarle algún objeto de valor para alegrarle un poquito el alma de esa pobre mujer en su silla de ruedas.

“Con un palpitar en mi alma, pensando que esta es una sociedad injusta que permite que seres como aquella señora en su silla de ruedas extendía su mano por una limosna de peatones y ocupantes de cuanto carro se detuviera por el semáforo de la esquina, preferí salir de la escena. Me fui, eso sí, triste y compungido. ¡Que calamidad! Me decía mi conciencia.

¡Ahí está la misteriosa dama que vive holgadamente de la mendicidad.

“Pero como dice Rubén Blades, ‘la vida te da sorpresas, sorpresas te la vida ¡ay Dios!’, a las pocas horas llego a la esquina de la calle 74 con carrera 47, y ¡ooh qué sorpresa y espanto! Veo a la misma señora de la silla de ruedas; ahora está de pie y caminando por todo el negocio sin ni siquiera cojear. Entonces me digo a mi mismo, ‘eres un tonto que se deja impresionar por una mujer robusta que solo utiliza la silla de rueda para despertar lástima y vivir a todo dar por cuenta de la mendicidad que cínicamente le permite recolectar todos los días una buena suma de dinero en el semáforo de la carrera 53 con calle 85. Les dejo este dato para que no caigan de manera tonta, así como caí yo. No sé lo que piense Dios de personas como esta señora, que, cuando la vi de pie paseándose por toda la dulcería me dejó anodadado. Ella, muy señorona, meneando un trasero de bailadora de champeta, bien peinada y emperifollada como para ir a una caseta con el ‘Lazarillo’ que la lleva y la trae en un taxi último modelo que, supongo, es producto de la lástima que produce en quienes transitan por su ‘esquina-negocio’. ¡Imagínense! Una dama que es capaz de convertir la mendicidad en algo tan rentable, que le da hasta para tener taxi propio, con conductor, un tipo joven que se ve que puede ser su amante, por la forma en que la baja y la sube al taxi. Le aprieta los glúteos y el otro brazo lo utiliza para colocarlo en un pecho bastante abultado.

“Que Dios la mire con ojos de piedad. No sea que la castigue dejándola de verdad con el trasero pegado a una silla de ruedas. Cuento todo esto para que no les suceda lo mismo que a mí. Muchos me dirán que soy muy tonto al dejarme impresionar por una avivata. ¡Qué caray! Sí, soy un tonto y hasta ahora me doy cuenta”.

Las efemérides del profesor Ramos

Cada vez están más sabrosas las efemérides del periodista, político en  receso, catedrático y ahora historiador musical, Carlos Ramos Maldonado. En esta ocasión,  nos recuerda que el 22 de marzo de 2008 murió en Miami a los 89 años de edad, el músico y compositor Israel López, mejor conocido como ‘Cachao’, quien se convirtió en una leyenda de la música cubana con su magistral manejo del contrabajo. Se destacó por sus actuaciones musicales en el mambo y el jazz afrocubano. Era hermano del multiinstrumentista Oreste López.

Su talento lo llevó a conquistar dos premios Grammy (1995 y 2005); un Grammy Latino en el 2003; el título de doctor honoris causa, otorgado por el prestigioso Berklee College of Music, y una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Ha sido descrito como el verdadero  ‘inventor del Mambo’, ritmo que Damaso Pérez Prado internacionalizó desde La Habana, México y Nueva York, y terminó diciendo que era un invento suyo, no de Cachao. Para acabar de fregar la vaina, el inmortal Beny Moré, en uno de los tantos disco que grabó con Pérez Prado, en su fraseo dice: ‘¿Y quién inventó esta cosa loca?….un ‘chiquitico con cara de foca’. Se le considera el verdadero maestro de las ‘descargas’ (improvisaciones en vivo).

“Cachao nació en La Habana el 14 de septiembre de 1918. ¡Y ahora, a gozar una de sus descargas.

 

 

Otra historia musical

Otro amigo y colega como Carlos Ramos, amante de la buena salsa, aunque cuando está con algunos ‘guiscachos’ le es infiel a esa música y se mete de cabeza en el insondable mundo del vallenbato, remite una ‘joya’ que explica musicalmente qué es, de dónde viene, con qué instrumentos se hace, y cómo se baila. Chévere para un puente bacano.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Búho

Los comentarios están cerrados