El infierno jamás sospechado

464

Los verdaderos actores en Venezuela no son Maduro y Guaidó, sino Rusia, Estados Unidos y China. 

Por Jorge Guebely

Loable la declaración de connotados profesores e intelectuales, nacionales e internacionales, sobre la crisis venezolana. Rodrigo Uprimny, Eduardo Pizarro, Socorro Ramírez, Hernando Gómez Buendía, Adam Isacson y otros, sugieren con urgencia un organismo multilateral “que actúe por encima de los intereses particulares de algunos Estados”. De los Estados imperiales: China, Estados Unidos y Rusia, los verdaderos actores del conflicto en Venezuela. Contrincantes imperiales únicamente por intereses económicos y políticos.

Estados Unidos defiende sus neo-colonias latinoamericanas ante la invasión silenciosa de China en sus tiendas del sur. Utiliza falazmente el discurso anti-dictadura de Maduro, otro caballo de Troya, pero protege a Muhamad bin Salman, líder sangriento de Arabia Saudita. Sabe que la ignorancia ciudadana alimenta cualquier mentira política, como lo afirmaba Hitler.

Tampoco Rusia y China se preocupan por la democracia. En China impera el poder absoluto del partido comunista. En Rusia, mafias nacionales e internacionales sostienen a Putin indefinidamente a través de permanentes y contaminadas votaciones democráticas. Demuestra que nada es más dictatorial que la democracia en un país corrompido.

Con o sin democracia, los capitales imperiales no renuncian a sus intereses económicos. Para eso cuentan con políticos menores de países tercermundistas: Maduro en Venezuela y Duque (Uribe) en Colombia. Cuentan también con políticos mayores en países del primer mundo: Trump, Putin y Xi Jimping, líderes principales de los capitales que mueven el mundo. Los políticos no son más que los mayordomos de la hacienda capitalista.

Sólo los poderosos pueden solucionar el conflicto en Venezuela. Basta garantizar a los chinos y rusos sus intereses para que le quiten apoyo a Maduro. Tal vez lo estén haciendo a través de la diplomacia negra; conversaciones sin mass-media, ni reuniones públicas. En las sombras actúan los verdaderos dueños del mundo.

Pero las soluciones imperiales no resultan fáciles. Trump se opondrá a la consolidación rusa y china en sus tiendas del sur. Él, que representa poderosos capitales industriales, tan cercano a la extrema-derecha mundial. China no querrá retirarse por simple presión diplomática, ahora cuando posee grandes intereses en Venezuela. Ella, que promueve capitales tanto financieros como industriales, que no le importa si el gato es negro o blanco con tal de que cace ratones.

No es el sufrimiento de la gente lo que intranquiliza a las élites económicas del mundo, sino sus intereses económicos. Así es el capitalismo: insensible y mentiroso. Habla de crisis humanitaria para ocultar la rapacidad capitalista. Para ellos, el paraíso terrenal; para los venezolanos, de izquierda o derecha, el infierno jamás sospechado. ¿Y para Colombia, qué desearán los imperios?

jguebelyo@gmail.com

Compartir.

Acerca del Autor

Jorge Guebely

Deja un comentario