Cómo eliminar las toxinas que producen un ‘guayabo’ después del Carnaval

248

Durante temporadas festivas de largo aliento, como un Carnaval barranquillero, hígado y riñones son los órganos del cuerpo que aguantan el mayor peso de los interminables recorridos con excesos etílicas. 

Por Chachareros/Todomail

Nada más apropiado para estas temporadas de largo aliento, como el intenso Carnaval de Barranquilla, que cuidar cuatro de las piezas del organismo humano que funcionan como una muralla infranqueable:el hígado, riñones, vejiga y corazón.

Esthercita Forero tuvo el merecido reconocimiento en el desfile de la Batalla de Flores, con sus faroles de colores y el entorno dorado, como «Diosa dorada».

Sumado al inevitable alto consumo de bebidas embriagantes, están las largas caminatas a pie pelao en los multitudinarios desfiles como la Batalla de Flores que se realizó este sábado con notable éxito; la Gran Parada dominical, el Festival de Orquestas y conjuntos este lunes y el remate con la ‘celebración’ con llano postizo por la muerte de ‘Joselito Carnaval’, Escuchar con atención las instrucciones de este video didáctico de la saludable red Todomail, ayudará a remediar los insoportables estragos carnavaleros.

Lo primero que se debe eliminar es la comida chatarra, que es lo único que se ofrece a lo largo de los recorridos de sábado, domingo, lunes y martes. Ni con la Lámpara de Aladino la marimonda, el monocuco o el ‘descabezao’ encontrarán en ruta un sitio a la mano en donde comprar un exquisito bistec a caballo, un pollo al horno con papas al vapor o pato al vino con rebanadas de aguacate y astillitas de yuca sin una gota de grasa.

Sí es cierto que hubo mucho disfraz repetitivo, pero también hubo novedad,, como estos plateados que representaban la mezcla de razas, entre lo africano y el descendiente de Europa.

Por lo tanto, lo más importante es que, durante estos cuatro días de Carnaval embriagante, nada de comida chatarra, licor moderado y nada de cigarros. Escuche bien el video de Todomail y saldrá airoso con la suficiente voluntad para ir a la misa del Padre Julio Balza para que le ponga la cruz de ceniza en la frente.

¡Más orden y menos trago!

Aunque parezca mentira, el barranquillero ha optado por sacarle el máximo jugo a su fiesta tradicional, sin aquellos excesos de alcohol de otras épocas, cuando alrededor de las carrozas, cumbiambas, danzas, disfraces y letanías iba el encargado del licor en un carrito de palo con cuatro ruedas de balinera. Cuando el recorrido iba a penas a mitad de camino, muchos de los danzantes ya no podían con su alma. por la intoxicación etílica. En los tiempos de la Batalla de Flores que bajaba por la Avenida 20 de Julio (arrera 43), desde la calle 79 hasta el Paseo Bolívar.

En los alrededores centenares de vendedores ambulantes ofrecían toda suerte de licor, maicena y talco para echar a ño Raimundo y todo el mundo. Se instalaban estanquillos atendidos por ‘damas voluptuosas’ aumentadas con trapos y esparadrapo (no eran muy al alcance de los ‘señoritos de escaparate’ la ciencia médica para sobredimensionar bustos y nalgas.

La Miss Colombia 2019, Gabriela Tafur, desfiló en la carroza de la ‘Ventana del Mundo’.

Por lo general en esos estanquillos o microcantinas lo que le vendían al ocasional cliente era ron casero madurado en alambiques bajo tierra. Por eso el ‘guayabo’ era más terrible, con un hígado, riñones y vejiga atestadas de toxinas. De ahí que sea muy satisfactorio que los carnavaleros hayan reducido los niveles de consumo de esos licores.

Un merecido reconocimiento

Durante el desfile de la Batalla de Flores este domingo por la mítica Vía 40 se hicieron presentes las distintas armas que encargan de velar por la seguridad del país: Fuerza Aérea, Ejército y Armada Nacional, cuyos integrantes fueron muy aplaudidos a lo largo del recorrido de la Batalla de Flores. Un merecido reconocimiento a las Fuerzas Militares de Colombia que soportan el peso de las distintas formas de violencia que imperan en el país.

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados