Al Festival de Orquestas por fin lo sacaron a la calle

581

Era la idea original de sus creadores hace 51 años. Nació para una obra de caridad y luego se propuso que fuera en beneficio de grupos locales que no contrataban los empresarios de la época. 

Por Rafael Sarmiento Coley

Lo bueno del Festival de Orquestas y Conjuntos del Carnaval de Barranquilla es que, desde su accidentado nacimiento en 1968, en cada edición, cambia de color y de formato. Como el camaleón. Y, como la lagartija, cuando pierde alguna parte vital de su cuerpo, al año siguiente ya le ha nacido la cola o la pata que había perdido.

Su historia se remonta medio siglo, cuando existía el Sindicato de Trabajadores de la Música de Colombia, liderado en aquellos años por Dagoberto Almanza y ‘El Tigre’ García, el pianista de la consagrada orquesta de Pacho Galán.

La tesis del sindicato respecto del Carnaval de Barranquilla tenía mucho arraigo popular. Sintramucol expuso a los entonces miembros de la ocasional Junta del Carnaval que se hiciera efectivo el artículo primero de un acuerdo municipal (todavía Barranquilla no era Distrito), que obligaba a toda agrupación extranjera que viniera al Carnaval de esta ciudad contratada para animar la fiesta en algún salón de baile a brindar una presentación completa y gratuita, en donde el pueblo raso pudiera disfrutar de tal espectáculo.

En esa discusión se tiraron dos años de dimes y diretes. Hasta cuando en 1967, el entonces presidente del Club de Leones Monarca, el dinámico jefe de relaciones públicas de la desaparecida fábrica de café Almendra Tropical, Rubén Navarro Serge, le contó a Alberto Carbonell, músico de reconocida trayectoria, que necesitaba unos recursos para construir el segundo piso del albergue infantil que ellos regentaban a punta de rifas y colectas.

Carbonell, consciente de la seriedad de una entidad como el Club de Leones y, en particular, la honestidad de Navarro Serge, trasmitió tal idea al presidente de la Junta del Carnaval de la época, Gabriel Martínez-Aparicio. “¿Y cuál es la idea que tiene Rubén?”, pregunto Martínez-Aparicio.  Carbonell le explicó que había un acuerdo municipal que obligaba a toda agrupación foránea que viniera a devengar en el Carnaval de Barranquilla, a brindar una presentación gratuita para que el pueblo, que no tuviera para comprar una boleta para entrar a una caseta, mucho menos a los grandes salones de baile como el hotel El Prado.

“Ese Acuerdo nunca se ha aplicado”, dijo Carbonell. A lo cual Martínez-Aparicio le agregó: “Es un saludo a la bandera, como casi todos los Acuerdos que aprueban los concejos en todas partes”.

Carbonell propuso que se hiciera una reunión con Navarro Serge, Martínez-Aparicio y los directivos de Sintramucol, para darle un carácter oficial y serio a la idea. Así fue. Almanza y García estuvieron de acuerdo, pero con una condición: que quedara institucionalizado para los años siguientes con el carácter solidario de los músicos locales que se quedaban chiflando iguana durante los cuatro días de rumba.

La propuesta concreta de Sintramucol fue darle vida a un evento denominado “Festival de Orquestas del Carnaval de Barranquilla a beneficio de los afiliados al Sindicato de Trabajadores de la Música de Colombia”.

Todos de acuerdo

Años más tarde, poco antes de morir, ‘El Tigre’ García recordaba lo difícil que fueron aquellas reuniones. “Porque después de que Sintramucol les apoyó la idea de hacer un espectáculo para recoger fondos para una obra benéfica, en lo cual nosotros estábamos absolutamente de acuerdo, nos querían hacer pistola para cumplir el compromiso de seguir haciendo el Festival, pero ya en beneficio de Sintramucol para que pudiera darles seguridad social a sus afiliados”.

En busca de apoyo para evitar que la Junta del Carnaval les bailara el indio, acudieron a un muchacho inquieto que andaba metido en las emisoras y en todo lo que tuviera que ver con el arte y el folclor. Aquel muchacho alto, de piel blanca y de buen hablar era Arturo López Viñas, quien falleció hace poco tiempo en Estados Unidos, en donde vivió desde los años 70. Ocasionalmente venía a disfrutar del Festival de Orquesta, alegando que él, y nadie más, era ‘el padre putativo de ese evento’.

Fue una lucha de tal magnitud que, ya en el ocaso de su vida, cuando había perdido la fuerza motriz de sus piernas y debía desplazarse en silla de ruedas, tuvo una fuerte discusión con el empresario musical y casetero eterno Enrique Chapman Bacca. En un arranque de rabia porque López Viña le estaba sacando todos los trapitos sucios al sol, Chapman Bacca lo tiró a la piscina de un lujoso hotel barranquillero en donde ambos se hospedaban. Casi se ahoga el pobre López Viña, quien fue auxiliado por los meseros del hotel cuando ya casi no podía respirar.

Lo que queda para después

De esas Bodas de Oro del Festival de Orquestas y Conjuntos (como lo denominaron años después cuando llegó la buena hora de los grupos vallenatos) hay muchas cosas que han sido tergiversadas, o las barrieron para ocultarlas bajo alfombras del lujoso penthouse de un reconocido personaje político de la ciudad, quien se apoderó ese año de la organización de este evento, puso al frente del mismo a gente de su confianza y exigió que, una vez cerradas las puertas del coliseo cubierto ‘Humberto Perea’, le llevaran todo el producto de la taquilla a su casa. Así fue como dos bultos de billetes y monedas desaparecieron como por arte de magia. Jamás apareció un centavo de aquellas dos talegas del rentable Festival de Orquestas, hoy ya cincuentón y en mejores manos.

Los homenajeados

Este año la junta directiva de Carnaval S.A. decidió brindar un homenaje a todas aquellas agrupaciones que han sido persistentes en su contribución al goce de esta fiesta, en especial a los grupos que han acumulado 5 Congos de Oro, y hasta más, como ocurrió con la legendaria orquesta Pacho Galán, ahora dirigida por su nieto Armando Galán Valencia.

Por ahora es apenas justo detallar el listado de participantes en el Festival del Carnaval 2019, no sin antes destacar el brillante papel desempeñado por la bella y guapachosa Reina 2019 Carolina Segebre, quien este martes recorrió la ciudad ‘llorando’ a Joselito, el mítico personaje que murió harto de ron, precisamente, un martes carnestoléndico de no se sabe cuantos años atrás: Noche de Orquestas Son Palenque, Noche de Orquestas Super Combo Latino, Noche de Orquestas A 4 varas, Orquesta Los Corraleros de Majagual, Orquesta Escuela Naval, Kumbele Orquesta, RH Positivo, Gaiteros de San Jacinto, Checo Acosta, Pacho Galán, Banda de Nayo, Cumbia Caribe, La Nómina del Pin, Juan Piña, Danny Daniel, La Bandola, Son Mocaná, Peter Manjarres, Ganadora Soledad, Poncho Zuleta, Shekeré, Sergio Vargas, Iván Villazon, Fausto Chatela, Bonny Cepeda, Fello Zabaleta, Edwing Gómez, Eddy Herrera, Mr Black, Beto Zabaleta, Álvaro Ricardo, Inéditos, Bazurto, Orquesta L-Bron, y Charanga del Sur, Los de Juancho, Calipso y Óscar Prince.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados