Un Malandro adorable

511

El escritor, cronista, editor y fotógrafo, Enrique Patiño, reseña la novela Es de noche cuando los gatos son pardos, libro ganador del primer puesto del concurso de novela del Portafolio de Estímulos del Distrito de  Barranquilla 2018.

Por Enrique Patiño

Carlos Polo es un malandro adorable. Suena contradictorio, qué le vamos a hacer. Pero es tan malandro como lo es un tipo forjado en la calle, y es tan adorable como alguien que lucha con las palabras y sabe que son insuficientes para domar ese paisaje cambiante de la vida de los seres anómalos y corrientes que pueblan las esquinas: en esa contradicción se vienen abajo las prevenciones y uno termina admirando esa mezcla tan extraña de boxeador decidido a romperte la mandíbula, y capaz, a la vez, de teclear poesía de barriada en su computador en las largas noches de sus seguros insomnios.

A ese aire de malandro se le añade un defecto peor: es periodista. O sea que escudriña historias, como su personaje escudriña en las morgues y en los recién asesinados algún dato nuevo. Los periodistas son algunos de los seres más ruines que existen, y lo digo yo, que soy uno, y conozco a Polo en su oficio: escamoteamos las historias de los demás, los desnudamos y luego nos vamos para hacerlas públicas. Un periodista judicial, por añadidura, es un buitre, con una diferencia: la carroña no lo alimenta a él. Al reportero le sirve para recibir una paga, pero su producto sirve para alimentar una masa informe de apetitos bajos que consumen la desgracia ajena en medios de comunicación de todo tipo. Por eso es doblemente malandro lo que hace Carlos Polo en su nuevo libro ‘Es de noche cuando los gatos son pardos’: porque lo vive y lo narra, porque su personaje lo vive y también lo narra, y porque la calle es la columna vertebral de su desquicio.

Pero al final resulta imposible no querer esa apuesta. ¿Por qué?

Porque su obra es, sobre todo, un golpe a la mandíbula que antes que noquearte, te despierta. Porque a medida que uno se adentra en ella se da cuenta de que lo suyo no es revelar las miserias nada más, sino construir poesía con vidas al margen, desde la inmundicia incluso, si es necesario, pero sobre todo desde la oscuridad.

Polo no te asalta como los malos de a pie, de manera burda y básica. Por el contrario, te lleva de la mano por los barrios para que veas las verdades diarias sin misericordia alguna, y cuando está ahí, te habla de música, de belleza, de hampones tristes, de una investigación de fondo que es más una excusa que un misterio para conectarnos con el Caribe desamparado, abandonado y desarrapado de los ciudadanos que no salen sino en las páginas judiciales.

Polo te asesta un golpe mientras su literatura te abre los ojos a una realidad pocas veces contada. Y por eso le agradeces tanto. Darle gracias a un malandro así de adorable es el regalo que nos deja su literatura.

Carlos Polo y Laura Restrepo en el Carnaval Internacional de las Artes

Carlos Polo entrevistará a la escritora colombiana radicada en españa, Laura Restrepo, el sábado 16 de febrero a las 9: 00 a.m. en La Cueva. Durante la sesión del Carnaval Internacional de las Artes, Los Divinos: Ficción y realidad, la autora conversará acerca de sus procesos creativos y del papel que cumple los hombres en su más reciente obra literaria.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados