Se necesitó Dios y ayuda para rescatar canal navegable  

163

A partir de este domingo la draga Da Buganville removerá 200.000 metros cúbicos de sedimentos para lograr un calado de 12.5 metros en dos meses. 

Por Rafael Sarmiento Coley

 Una muestra más del daño que causa el modelo centralista del manejo de todo en Colombia, es la angustia en ciertas épocas del año –de todos los años para desdicha de los barranquilleros que se sienten gratificados por la naturaleza de ser un terminal marítimo y fluvial—para que los mentecatos ministros del ramo comprendan la dimensión de lo rentable que resulta para el Estado, en todos sus niveles, mantener un adecuado canal de acceso a la zona portuaria barranquillera.

René Puche, gerente de la Sociedad Regional Portuaria de Barranquilla (Srpb). Debería ser más accesible a la prensa para visibilizar los problemas portuarios. Barranquilla es, en esencia, una ciudad portuaria. Y él lo debe entender así.

Ya, ¡por fin parió Pabla!, decían las abuelas cuando la parturienta de turno era bastante dura para aflojar su vientre y dejar salir la criatura que, en unos segundo más dentro del abdomen, moriría por falta de oxígeno.

Este domingo, Dios mediante, y si no se atraviesa alguno de esos Ministros ‘contravía’, la draga Da Buganville contratada por el Gobierno Nacional en cabeza de Cormagdalena, iniciará los trabajos de dragado y mantenimiento en la margen occidental del Río Magdalena, sector de Bocas de Ceniza, para habilitar el Canal de acceso a la capital de Atlántico.

Hay que repetirlo

No se sabe si es que ciertos mandos medios del Gobierno Nacional con sede en Bogotá no conocen. O no quieren conocer la importancia de mantener limpio de sedimento y basuras el canal de acceso del Río Magdalena en sus 22 kilómetros finales, antes de meterse al Mar Caribe, a la brava, en Bocas de Ceniza. Algunas almas piadosas y caritativas deberían explicar en forma amplia y suficiente con el fin de que esos funcionarios casposos que no quieren desprender sus posaderas de sus sillones en la fría Capital, entiendan que por gracia de la naturaleza, Colombia cuenta con un caudaloso río Magdalena que en 22 kilómetros al final de su recorrido por todo el país brinda a la riqueza del Estado colombiano una verdadera mina de oro.

 

El trino de un alcalde desesperado

“No dormí en las dos últimas noches, por estar trinando desde mi cuenta de Twitter”, dijo el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char Chaljub.

 

En esos 22 kilómetros hay 12 concesiones portuarias en plena actividad, y otras 12 en trabajos de montaje, para un total de 24 puertos. Es decir, no se trata de un solo puerto, como muchos funcionarios lo confunden, pensando que el que se afecta para el negligente contrato de la draga solo le causa daño económico a la Sociedad Regional Portuaria de Barranquilla (Srpb). Es la más grande concesión, es cierto. Y por eso pierde más que las demás, al no poder descargar toda la carga que traen los buques para estos muelles.

Pero en total se ven afectados las otras 11 concesiones portuarias que pagan sus tributos al Estado en dólares cantantes y sonantes, y, eso sí, sin lugar a espera, so pena de perder la concesión y hasta recibir una sanción por quedarle mal al Estado.

Lo que se trabajará

Vamos a dragar por los menos 200 mil metros cúbicos y con eso esperamos garantizar las condiciones necesarias para que el puerto opere por los próximos meses; luego de esto, la idea es contratar junto con Asoportuaria y la Alcaldía un dragado que garantice las condiciones, mientras empieza la APP. Para eso vamos a tener que traer una draga permanente que garantice condiciones adecuadas”, manifestó el Ministro de Transporte (e) Manuel Felipe Gutiérrez.

Así mismo, el Ministro (e) reconoció el apoyo de la Alcaldía de Barranquilla en la solución de esta emergencia, ocasionada por la restricción en el puerto de esta ciudad. “Queremos ser enfáticos en agradecer el acompañamiento permanente de la alcaldía, que desde los primeros días de diciembre nos ayudaron con una declaratoria de calamidad que era urgente y gracias a eso podemos contratar la draga que tenemos hoy aquí”, señaló Gutiérrez.

Por su parte, el Director ejecutivo de Cormagdalena (e) Lucas Ariza Buitrago recalcó la necesidad de cambiar el actual modelo de contratación de dragado por uno que garantice niveles de servicio, la competitividad del puerto y sea más eficiente con el uso de los recursos públicos.

Estamos convencidos que el modelo de contratación actual tiene que cambiar, lo estamos cambiando y a eso precisamente le apunta el Memorando de Entendimiento que firmamos con Asoportuaria la semana pasada. La idea es que todos sumemos a la solución. No se trata de dejar al lado nuestra responsabilidad sino todo lo contrario, que todos los actores interesados en el Río Magdalena sumemos esfuerzos para lograr un modelo de contratación que se alinee con las necesidades del puerto”, aseveró Ariza Buitrago.

La meta con esta campaña de dragado es llegar a una profundidad de 12 metros y medio para que el calado operativo sea el que necesita la ciudad.

Hoy estuvimos trabajando con la interventoría, la capitanía de puertos y el contratista y somos muy optimistas de que podemos empezar a dragar el domingo por todo el margen occidental para poder dar unas condiciones mínimas de calado para la entrada y salida de las embarcaciones. En caso de llegarse a necesitar, el contratista nos remplazaría la draga sin costo alguno de movilización por otra que llegaría el 25 de enero”, aseguró el Director (e ) de Cormagdalena.

El contrato suscrito con la firma belga Jan de Nul en el marco de la legalidad, es por un valor que supera los $7.000 millones por un plazo de dos meses.

Inseguridad en la vía

Ya varias conductores, mototaxistas y taxistas se venían quejando de la inminente inseguridad que se vive en el sector solitario aledaño a la Zona Franca y la Sociedad Portuaria. “Están atracando a plena luz del día, delante de los policías motorizados que se dedican por aquí es a ‘cazar’ in fraganti a conductores cometiendo alguna infracción para extorsionarlos. Y si no paga, ya tienen los compinches a la vuelta que vienen con las grúas del señor Varela para llevarse el carro para los patios. La grúa cobra $110 mil por llevarse el carro a un “parqueadero” que más bien parece un “desguesadero”. Por cada noche y fracción el dueño del carro paga $100 mil (ni que fuera parqueadero con aire acondicionado)”.}Ayer se vivió el  caso palpable de una de las víctimas de los abusos de autoridad de los agentes que tienen como su teatro de operaciones las confusas vías de acceso a la Zona Franca y la Sociedad Portuaria. El conductor de un vehículo particular estaba perdido, preguntó que si por ahí podía llegar a la Sociedad Portuaria, y el uniformado le espetó: “Sí, porque aquí se puede entrar, lo malo es que usted está cometiendo una infracción porque está invadiendo la línea del Transmetro”. “Pero agente, no vi señal alguna sobre lo que usted me dice”. “La ignorancia de la Ley no lo exime de la culpa”. Una respuesta absurda y estúpida. Porque no conocer la ley es una cosa, y circular por un carril equivocado por falta de señalización adecuada, es otra.

Mientras esta escena se desarrollaba a pocos metros del reten para ingresar a la Zona Portuaria, al lado de la Zona Franca estaban atracando a un par de señoras que venían en un carro color azul. El chofer de un taxi le dijo “señor agente, por favor auxilie a esas pobres señoras”. La respuesta indolente y miserable fue: “ya le informé al Policía del Cuadrante…eso le corresponde a él, no a mi”.

Cuando el arbitrario y abusivo agente se ensañaba con el conductor que tenía entre manos, arribó otro taxista que en voz baja le dijo: “no seas marica, no ves que estos son platilleros que no les importa un pito si atracan o matan a alguien…a ellos, desgraciadamente, les interesa es la comisión que le paga el de la grúa y el concesionario del parqueadero por cada carro que enyarden”.

¿Será tan aberrante esta corrupción? Ahí le queda esa inquietud para el comandante de la Policía Metropolitana. Es un deber de todo ciudadano impedir que prosperen estos vicios de autoritarismo y chantaje e inmoralidad  a cargo de ciertas  manzanas podridas en el valeroso cuerpo policial.

 

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Deja un comentario