Se apagó la voz de Eucario, leyenda de la radio colombiana

355

Fue Maestro de maestros de la radio colombiana de los últimos 70 años. Su deceso se produjo en Miami, a los 83 años. 

 Por Rafael Sarmiento Coley/Capsulas.com/El Colombia

 

Con el fallecimiento de Eucario Bermúdez desaparece toda una leyenda de la radio colombiana, rica en colosales talentos de magníficas voces para radio y televisión, con capacidad indiscutible para desempeñarse en cualquier campo de estos medios.

“Yo te puedo dar la lista de unos 50 buenos locutores colombianos, la mayoría de ellos barranquilleros, que han triunfado aquí y en cualquier lugar del mundo”, dice con mucha propiedad y reconocida autoridad en la materia, Andrés Salcedo González, barranquillero, locutor, periodista y escritor, que fue muy amigo de Eucario. Fue la época en la cual Andrés trabajó en la radio bogotana y en donde la nostalgia por el sabor y calor de la Costa Caribe colombiana le despertó para componer la canción que se conoce hoy como el himno de la capital del Cesar, el porro ‘Valledupar’, grabado por primera vez por la orquesta de los Hermanos Martelo en la voz del ‘Niño de San Marcos’, Juan Piña Valderrama.

Salcedo González fue una de las primeras voces que Colombia exportó a Europa, después de haber inaugurado una decena de emisoras en Barranquilla, Santa Marta y Valledupar, al lado de su inolvidable colega Alberto Luis Colina, el loquillo Colina, quien murió de una leucemia cuando estaba en la flor de su carrera radial.

 Su pasó por Bogotá

Cuando Andrés llegó a Bogotá, luego de haber inaugurado Radio Guatapurí de

Valledupar, se encontró con toda una constelación que brillaba con luz propia en las numerosas emisoras de prestigio nacional en la capital del país.

Ya para entonces el sabor y el picante del locutor costeño se imponía, por su fácil expresión, su picardía, su buen manejo del idioma, sin muletillas ni marcas regionales. Por esa ha sido una de las ventajas del locutor barranquillero: su tonalidad universal, su timbre perfecto sin dejar aristas por donde se escape un tono regional.

Estaba en su apogeo “La hora costeña” que dirigía el barranquillero Enrique Ariza.

Además, el locutor costeño tenía mucha cancha para realizar programas musicales, por cuanto esta región era privilegiada con las novedades de lo último en todos los ritmos del mundo que traían los marineros a quienes llamaban los ‘vaporinos’ porque casi siempre llegaban al puerto en vapor, porque el barco nodriza no podía entrar por Bocas de Ceniza por las fuertes brisas y la poca profundidad del canal de acceso. Lo mismo de siempre.

Por ello cuando llegó un rebolero como Miguel Granados Arjona con su chispa de camaján, pero con un lenguaje de altura, de entrada, pasó a ocupar el primer lugar en materia de sintonía.

Lo interesante es que, además de los locutores de cabina (o ´relojeros’, como de manera despectiva porque se dedicaban a dar la hora y anunciar el disco que sonaría a continuación), llegaron otras voces portentosas a brillar con luz propia y excelente manejo del lenguaje.

Así, por ejemplo, llegaron un Juan Caballero (el que grabó las mejores cuñas de todos los tiempos de cuchillas Gillette y de Alka-Seltzer; Juan  Eugenio Callavera, poeta, presentador de espectáculos radiales en vivo, narrador de historietas y un donaire para tratar a las damas, tanto así que cuando la estrella mexicana de ese momento, María Luisa Landín vino a Bogotá para varias presentaciones, al escuchar las cuñas promocionales de su presentación, pegó un brinco y le dijo a su manager, “quiero que ese señor sea el presentador de mi espectáculo”.

Cañavera, de su propia inspiración, redactó y grabó el comercial…”Esta noche en el radioteatro de 1.020 usted tendrá en el caracol de su oído la voz que acaricia con pasión…María Luisa Landín”.

Sin proponérselo Cañavera acaba de grabar un piropo certero que le llegó al corazón de la diva mexicana, quien desde entonces exigió a los empresarios que la trajeron, que en todas sus presentaciones el maestro de ceremonia sería “es señor con una voz que enamora”. Y de verdad que la enamoraba. Porque, al final de la gira por Colombia, Maria Luisa y Juan Eugenio y se fueron a vivir a Ciudad de México.

 Andrés a España

 Acostumbrado a mirar el ancho mar de Puerto Colombia, sin fronteras, sin serranías, y recibiendo a diario una voz escondida de un duendecillo que no se cansaba de decirle…”vete de aquí Andrés, que tú estás para cosas más grandes”. Terminó por hacerle caso al extraño duende. Un buen día vio una agencia de viaje que fiaba tiquetes a España. Y, empacó sus motetes y se fue la Madre Patria. Trabajó de redactor en un periódico que él no sabía si era franquista o antifranquista, porque, para su fortuna, de entrada dijo que él lo único que sabía era de futbol. Y lo clavaron en los deportes. Cinco años en España, cuando de repente le informan que la principal cadena de radio y televisión de Alemania requerían de un narrador, libretista y comentarista latino para una programación que saldría al aire en pocos meses.

Pensó que estaría, a lo sumo, tres o cuatro semanas. Se quedó 25 años Narró seis mundiales de fútbol, numerosas competencias ciclísticas y su voz en off se escuchó por todo el mundo en los informativos que la televisora alemana enviaba a los teatros con el slogan ‘El Mundo al instante’.

La ventaja de estar bien preparado

Efraín Peñate Rodríguez, quien se dio el lujo de pasearse con éxito por las tres grandes cadenas del momento (Caracol, Todelar y RCN, en su orden), ´piensa que lo fundamental es que el 90 por ciento del personal radial que salía de Barranquilla para Bogotá o al exterior, era gente preparada. Su caso es un ejemplo cont8nddente:  se dedica a la radio después de haber estudiado inglés, francés, italiano y, ´por supuesto, gramática española.

En una ocasión narraba un partido en Bogotá y el locutor comercial era otro barranquillero, Tulio Pizarro Herrera, mejor conocido como ‘El Macho Pizarro’. En un afán por congraciarse con el narrador estrella, quiso ponerle un apodo rimbombante, fuera de lo común (a unos le decían ‘el cañón del caribe’, a otros, el ‘interminable Marcos Pérez’ , ‘El huracán caribeño’). El Macho Pizarro, lo anunció: “Y ahora con ustedes ¡el Gaaamberra del Fútbol!”. Inocente del significado de la palabra de origen italiano”.

Cuando terminó el primer tiempo el propio Peñate Rodríguez pasó el cambio cabina central para los comerciales y con el rostro colorado de la pena, le explicó como un buen maestro de idiomas: “cuándo tú no sepas qué significa una palabra de un idioma que no conoces, es mejor que te muerdas la lengua. ¿Sabes lo que significa gamberra en italiano?”.

Apenado, el Macho Pizarro le confesó, “maestro es que yo no sabía que esa vaina era italiana, yo se la escuché a un vaporino en el puerto de Barranquilla”. “Pues tú me acabas de bautizar al aire ‘El marica del fútbol’. Para evitar esas burradas, yo me bautizo, si es que quieres hacerme un honor.,. “Y ahora con ustedes, el verbo del fútbol, Efraín Peñate Rodríguez”.

 Eran otros tiempos

Bogotá era una ciudad de puertas abiertas para el locutor costeño porque tenía mucha chispa. En Bogotá recalaron Alberto Luis Portaccio, Sansón Vellojín, Jorge Humberto Klee y el llamado ‘Cónsul de Barranquilla en Bogotá’ Antonio Del Vecchio, organizador de los primeros musicales con el sabor de la Costa Caribe.

Barranquilla seguía exportando voces para la radio de Bogotá, Medellín, Cali, Manizales y Bucaramanga. Del interior eran contados con los dedos de la mano, y sobraban dedos. los locutores que venían a la Costa. Los más sobresalientes fueron Gabriel Forero San Miguel y Leonidas Otálora.

Desde Barranquilla seguían imponiéndose las voces barranquilleras. Alternando de tú a tú con reconocidos talentos como el reciente mente fallecido Eucario Bermúdez, Otto Greifesnstein, Carlos Arturo Rueda C.(costarricense nacionalizado en Colombia), Armando Moncada Campusano, Julio E. Sánchez Vanegas, Jorge Eliécer Campusano, Alberto Piedrahita.

Para otros rumbos

La diáspora del valioso recurso radial barranquillero no solo fue hacia Bogotá. Eran personajes talentosos con sueños y ambiciones de volar alto, como el Cóndor Legendario. De tal manera que el excelso locutor y relacionista público Edgardo De Castro terminó en Caracas manejando programas noticiosos de radio y televisión. Era de tan arrolladora personalidad por su versatilidad y cultura universal, que el entonces presidente venezolano, Raúl Leoni, lo designó Secretario Privado de la Presidencia.

Por esas mismas calendas marcha a Caracas otro talentoso barranquillero, Pedro Juan Meléndez, locutor, escritor, compositor y actor de teatro y televisión. Todo un respetable personaje barranquillero.

Jorge Humberto Klee, forjador de por lo menos tres generaciones de narradores y locutores, como excelso catedrático de la Universidad Autónoma del Caribe, se paseó por varias ciudades del país y aterrizó en su Barranquilla natal como gerente de Radio Sutatenza para toda la Costa Caribe. Fue quien abrió los micrófonos de la prestigiosa cadena educativa para el programa periodístico de opinión ‘Habla la Costa’, que luego, durante 20 años, pasaría a Emisora Atlántico con el nombre de ‘La Cháchara’, convertido hoy en el portal noticioso www.lachachara.co

Y la legión de voces costeñas que se paseaban con indiscutible éxito seguía en aumento. José Antonio Churio, el popular ‘Negro Churio’ se ancló en Bucaramanga, en donde fue amo y señor y estrella de RCN en el cubrimiento de competencias ciclísticas. Para Estados Unidos viajaron Nieto Pifardi, Fernando Álvarez, Oswaldo Villanigro, Ernesto Bifarnecio, Miguel Lugo Villarreal, Manolo Villarreal, quien al final regresó a su terruño a culminar su carrera brillante.

 Los que no se fueron

 Si bien numerosos buenos locutores costeños se fueron y volvieron, como son los casos del desaparecido Roger Araujo Ensuncho y su compadre Rafael Araujo Gámez (samario quien se quedó radicado en Cali), y el sincelejano Sergio Ramírez García, quien por años fue el narrador deportivo de la sintonía total, en Medellín, como lo fue el Negro Edgar Perea en Barranquilla, Napoleón Perea Castro en el béisbol en Cartagena, y ‘el interminable’ Marcos Pérez Caicedo en béisbol y boxeo en Barranquilla, al lado de su carnal don Chelo De Castro Carroll.

Otro que jamás se quiso ir de Barranquilla fue el publicista y extraordinario locutor Fernando Dávila Lóp3ez, el hombre que ponía a suspirar a las damas casaderas todas las noches en su muy sintonizado programa ‘Serenata galante’. Había damitas radioyentes como Zoila Buelvas de Medina que un día que los varones en casa no la dejaban escuchar a Fernando Dávila porque jugaba la sección Colombia de Béisbol, se fue a almacenes ‘Coblan’, aprovechando la rivalidad de dicho almacén (de la cadena de droguerías Blanco y Roca), con almacenes Murcia. Marcos Pérez le había creado a Murcia el pegajoso slogan “Tarde o temprano su radio será un Phillips y Murcia se lo vende”. Al paso le salió Gustavo Castillo García, quien manejaba un programa de variedades en el radioteatro de la Voz de la Patria, con el siguiente lema: “No como cuentos chinos, tarde o temprano su radio será un Phillips y Coblan se lo fía con solo mostrar su cédula”.

 Verdaderas escuelas

 No hay que desconocer que Barranquilla, por su posición geográfica en una esquina del Mar Caribe, sintonizaba con enorme nitidez las emisoras de Cuba, Venezuela y República Dominicana.

Muchos narradores barranquilleros recibieron influencia del periodista, comentarista deportivo de prensa escrita, radio y televisión peruano Carlos Alfonso Rospigliosi, más conocido como Pocho Rospigliosi.

También del cubano-venezolano Monsiur Lacavalerie. Y desde luego, del argentino-estadounidense Bob Canell.

 El resumen del portal que nos dio una buena mano para esta crónica, capsulas.com, nos brinda el siguiente resumen:

El primer medio que reportó la noticia fue  RED+ Noticias – Miami, EE. UU. ColombiaRed,   http://www.redmas.com.co.

-“El periodismo se viste de luto este domingo con el fallecimiento de Eucario Bermúdez, reconocido locutor y periodista colombiano, quien vivió sus últimos años de vida en Miami (EE. UU.).

-Nacido en Timbío, Cauca, Bermúdez se convirtió en un ícono de la radio nacional. Fue director general de Caracol Radio y Radio Claridad en Florida (EE. UU.).

-El comunicador será recordado como un gran animador de vueltas a Colombia y productor de grandes transmisiones internacionales”.

TRES EN UNO

Sección de Cápsulas que el 01 de noviembre de 2007 en El Colombiano dedicó nota amplia a don Eucario Bermúdez. Acá reproducimos los principales apartes…

“El invitado de hoy es caucano que dejó su cuna humilde para buscar su futuro profesional en Manizales. De allá­ dio el salto a Bogotá en donde trabajó en las tres importantes cadenas, ocupó todos los cargos. Hoy vive en Miami. Su nombre (casi sin tocayo) es Eucario y su apellido Bermúdez. Su perfil es presentado por Giovanny García y Oscar Restrepo.

Giovanny García, Madrid. Eucario Bermúdez, así­ de simple, con un nombre exótico y sin tocayo, ha sido uno de los más grandes locutores profesionales de Colombia convertido con los años a periodista de gran talante y profundidad… Hoy está radicado en Miami donde labora con Caracol después de hacerlo en diferentes medios latinos hasta en Nueva York, en los últimos 24 años, y escribe en el Diario de las Américas, un periódico de tirada local de la Florida y con notable éxito….

Eucario es de esos pocos personajes que ha salido iluminado por Dios para triunfar y enseñar… Ha hecho de todo y siempre bien… Nacido en el Cauca, en un pueblo pequeño, Timba­o, de familia humilde, se fue desde muy joven de la casa a buscar su sueño: laborar en los medios de comunicación.

Y luego bachiller hecho estuvo en Manizales donde aún se le recuerda en sus principios de locutor, y posteriormente en Bogotá como gran figura de la locución y presentador para terminar siendo hoy un periodista reconocido en Estados Unidos y Colombia (se le escucha frecuentemente en sus informativos con reportes desde Miami) especialmente en La Florida entre los más de 3 millones de hispanos de esa ciudad…

CARRERA COMPLETA

G.G. Hizo de todo: Desde ser presidente de la Asociación Colombiana de Locutores, gerente y director de emisoras en muchas partes, saliendo desde control de audio, técnico, remotista, locutor de música, lanzadiscos, presentador de espectáculos, locutor de noticias, animador, locutor relojero nocturno, lector de noticias en grandes noticieros como Caracol y Todelar, lector de cuñas radiales, presentador de deportes, coordinador de trasmisiones como aquellas Vueltas a Colombia por muchos años desde Bogotá tanto con Caracol donde estuvo la mayor parte de su carrera.

Y alguna vez en Todelar (en el 77 bautizó por ejemplo en plena Vuelta a Rodrigo Londoño Pasos como juvenil) y a veces en la moto en carretera en Caracol cuando los famosos caracoles de colores con la siempre compañía de Armando Moncada quien fue el director de Deportes de la cadena caracolera que lo motivó a que siempre estuviese a su lado….

Después de muchos años (como 25) se va de Caracol y pasa a Todelar en el 77 donde comienza a dirigir Radio Continental por dos años y crea un magazín que se llamaba el rotativo del Aire. Todelar 88, 8 am a 8 pm los sábados, mientras en la semana dirigí­a la empresa de los Tobón… Con 12 horas seguidas de noticias y todo en vivo con magazines y entrevistas los sábados.

Eucario se fue de Todelar para dedicarse de lleno a su labor en televisión pues se convirtió indudablemente junto a Pacheco, Julio Sánchez Vanegas (padre de Julio Sánchez Cristo), Jorge Barón, Saúl García y Alejandro Michel Talento, en los mejores presentadores de la tele en Colombia en un lapso de 30 años, durante los 60 a los 90….

CAUCANO DE NACIMIENTO

Oscar Restrepo, Miami [oscartrapito@yahoo.com]. Caucano hasta los tuétanos. Salió de su tierra y comenzó la carrera en la radio de Manizales.  Desde allá­ se proyectó para llegar a la capital como una de las voces más cálidas de la historia de la radio colombiana. Eucario, que tiene muy pocos tocayos en el medio o en la tierra, siempre nos dijo que salir del Cauca, hacia la frí­a Manizales, y luego a la helada Bogotá, era un castigo.

Muchos años después llegó a donde querí­a estar: En la calurosa Miami, una de las ciudades con más alto promedio de temperatura y humedad en el año, en toda la zona sur de los Estados Unidos. Es decir: dividió en dos ciclos su carrera profesional de la radio: un primer tiempo fue en las alturas andinas, y el segundo en el nivel del mar de la costa este norteamericana, a donde arribó con las ganas de mirar el mundo con otro prisma, y con la ansiedad de bajarle los decibeles a una sobrecarga enorme que sintió en los medios colombianos.

Trabajó para las tres principales cadenas, pero su comienzo grande en la “nevera” fue en Caracol, donde hizo de todo. Le faltó ser el presidente de la compañí­a. Estuvo en Todelar, donde proyectó una gran imagen, en el comienzo de los 70. A partir de 1973. Lo anterior del 50 al 70 fue con Caracol, y con RCN, tuvo una alternancia mí­nima. También fue motor de la radio independiente en el Cauca, en Manizales (Radio Electra) y en el último tiempo en Miami.

ESCENA NOTICIOSA

O.R. Eucario, hay que asociarlo a un gran momento de la radio en todos los niveles. En el final de los 50, entró a comandar un ejército de nuevas voces, en las que ya se distinguí­an personajes como Baltasar Botero, Julio Nieto, Jorge Antonio Vega, Heliodoro Otero, Carlos Pinzón, entre otros.

Pero su labor despaciosa le valió para ir escalando y luego convertirse en uno de los primeros de la escena noticiosa, claro que también tuvo su incidencia en el tema del deporte. Eucario, en Caracol, fue narrador en eventos ciclí­sticos, colaboró en certámenes de fútbol, pero su labor más elogiada, era la de poder manejar los egos, y manifestaciones individualistas de algunas “estrellas de la época”.

Una cuestión casi titánica, que luego de aprobarla en Caracol, le tocó refrendarla en Todelar, de 1973 en adelante. Recuerdo que su frase de batalla, para lanzar el proyecto de retorno del Circuito al ciclismo fue la palabra…Arrrollladorrrr.

 

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados