¿ Muerte o adoración?

304

El ser humano necesita de cuidados y consuelo, no de violencia y agresión.

Por: Padre Rafael Castillo Torres

Padre Rafael Castillo

Al comenzar el año tuve la oportunidad de escuchar a la señora Ana Marín, mujer viuda y de rostro entristecido por la muerte violenta de su esposo el 22 de julio pasado en el barrio Vista Hermosa:

“Primero llegaron los asaltantes y nos despojaron de los celulares y el dinero y luego asesinaron a mi esposo. Es un golpe grande que una persona le quite la vida a otra y que una madre anciana, a quien le festejaban su cumpleaños se sienta culpable de la muerte de su hijo. Todos saben quiénes lo asesinaron… también nosotros. Igual no se hará justicia”.

Sumado al caso de esta familia humilde, escucho y veo las noticias de prensa sobre muertes violentas en el año que finalizó y durante estas fiestas de Navidad. En su gran mayoría muertes con armas de fuego.

Profundizando aún más en la Navidad, fiesta de la vida, contemplemos la celebración de hoy que es la Epifanía del Señor. Dios se revela y los magos de oriente, dóciles a la estrella de Belén, se dirigen al portal para rendir homenaje a la vida.

El relato habla de un Herodes y su corte de Jerusalén. Es el mundo de los poderosos en el que todo se vale para asegurar el poder: el cálculo, la estrategia, la mentira, la crueldad, el terror, el desprecio al ser humano y la destrucción de los inocentes. Es un mundo que aparentemente pretende defender el orden, la seguridad y la justicia, pero en su debilidad y mezquindad, solo pretende matar al Niño. Los Herodes producen náuseas.

Qué bueno que antes de finalizar la Navidad, podamos vislumbrar el significado simbólico de los regalos que los Magos le ofrecen al Niño: con el oro reconocen la dignidad y el valor del ser humano. Un niño merece que se pongan a sus pies todas las riquezas del mundo. El incienso recoge el deseo de que la vida del niño se despliegue y su dignidad se eleve hasta el cielo. Todo ser humano está llamado a participar de la vida misma de Dios.

La mirra es medicina para curar la enfermedad y aliviar el sufrimiento. El ser humano necesita de cuidados y consuelo, no de violencia y agresión.

Ojalá podamos introducir entre nosotros “la magia del amor”, siendo dóciles a la guía de la estrella, por ser la única fuerza de salvación, que hace temblar al poderoso Herodes.

Padre Rafael Castillo Torres:Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis de Cartagena.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados