“La migración venezolana está desbordada en Colombia”

262

Afirmación categórica de la ex Miss Mundo 1981 Pilín León, vocera de la Asociación de Venezolanos en Barranquilla. Ya tiene nueras y una nieta barranquillera. 

Por Chachareros/Tomado de elpitazo.com

Pilín León, en 1981 cuando fue coronada como Miss Mundo.

La venezolana Pilín León, ex Miss Mundo 1981 y representante de la Asociación de Venezolanos en Barranquilla, ofreció una entrevista exclusiva a El Pitazo donde mostró su añoranza por la infancia, el concurso de belleza, criticó a la oposición venezolana y reveló su posición ante el gobierno de Nicolás Maduro.

Desde su residencia en la ciudad de la Puerta de Oro de Colombia, León nos compartió una taza de café, ofreció detalles de su salida del país y de las actividades y proyectos sociales que ahora emprende en pro de los compatriotas venezolanos y connacionales colombianos.

–¿Qué ha pasado en nueve años en la vida de Pilín León?

–Desde que nos instalamos en Barranquilla, hace nueve años ha pasado mucho: mis hijos crecieron, se hicieron profesionales, se casaron con mis nueras que son barranquilleras y ahora tengo a una nieta hermosa Paulina Isabel.

Desde esta ciudad continuamos con las luchas para seguir apoyando a Venezuela. Nos organizamos en grupos y comenzamos a llamarnos venezolanos en Barranquilla.

–¿Cómo era Barranquilla hace nueve años?

–Era más tranquila, casi sin tráfico y la mayoría de las calles eran de doble sentido. La famosa 51B, ahora es una avenida con una isla en el centro. Cuando compramos la casa, no había nada solo un lote con monte, nos dijeron que esto sería pura tranquilidad, pero la cantidad de edificios y las grúas de construcción que hay es impresionante.

Barranquilla es y sigue siendo una ciudad muy amable para el extranjero. Muchos avizoramos la crisis venezolana. Cuando llegué y le decía al barranquillero que era venezolana empecé a hacer muchos amigos. Todos los días tengo un grupo de amigos distinto con el que me vinculo.

Es una gente con un carácter muy caritativo, muy humana, cristiana, católica es una ciudad como dicen los barranquilleros un buen vividero ahorita más convulsionada por el tráfico.

–¿venezolana o colombiana?

–Yo soy venezolana de corazón, pero con un enorme agradecimiento a este país que nos acogió con un cariño inmenso. De hecho, la idea de venirse a Colombia fue más mía que la de mi esposo, aunque el venía preparando el camino para salir del país. Encontró un nicho acá. El vínculo afectivo con Colombia ha sido de siempre.

–¿Desde cuándo no vas a Venezuela?

–Desde hace tres años.

–¿Qué añoras de Venezuela?

–Yo creo que lo añoro todo. La última vez que fui por allá me vine muy triste porque no conocía, claro en lugares muy comunes desconoces el ambiente general del país.

Bahía de Cata es una de las cosas que añoro, las playitas que me quedaban de media hora a 40 minutos cuando vivía en Maracay y un poquito más lejos cuando vivía en Caracas. Eran mis playas, mis predios. Era la señora que hacia las arepitas dulces, era el sitio donde compraba las empanadas, el refresco para pasar el fin de semana. Son cosas que añoras, la infancia.

–¿Qué recuerdas del Miss Venezuela y en qué te marcó?

–El Miss Venezuela me dio el trampolín, pero el Miss Mundo me marcó. A la fecha soy muy feliz porque fue uno de los años más lindos de mi vida. El grupo de amigas que me dejó que ahora nos hemos reencontrado en Facebook y por WhatsApp. Por allí subimos las noticias de los hijos, nietos, de lo que estamos haciendo cada una.

Una de nuestras compañeras Rosana Mangieri Cardozo murió y empezamos la campaña de buscarnos. Nosotros éramos 19 y están en muchas partes del mundo.

En el grupo están: Hodalys Paiva (Trujillo), Ursula Remien (Lara), Diana Iturriza (Carabobo), Irama Muñoz (Departamento Vargas), Leonor Fernández (Falcón), Maricel Azpúrrua (Amazonas), Mirian Quintana (Distrito Federal), Miúrica Yánez (Bolívar), Norys Silva (Apure), Olga Martínez (portuguesa), Marle Yajaira Broccolo (Mérida), Yesenia Maurera (Monagas) y Zulay Lorenzo (Sucre).

–¿Cómo ha sido tu relación con Osmel Sousa?

–Mi relación con Osmel siempre ha sido buena, el concurso en esa época no lo presidía Osmel. Él queda encargado después del triunfo de Irene Sáez cuando murió el presidente del Miss Venezuela.

(Pilín León asegura que la migración venezolana está desbordada en Colombia | Miguel Ángel González).

–¿De reina de belleza a líder social?

–Uff, lo que pasa es que uno tiene ese corazón que se le arruga cuando ve la necesidad en otras personas. Llegó el momento en que las iniciativas individuales se hicieron insuficientes. En la Iglesia Católica aprendí que la caridad debe ser organizada porque si no se convierte en una dádiva y no es una caridad real.

Emprendiendo esos valores cristianos nos pusimos de acuerdo y dijimos tenemos que hacer esto en coordinación con otras personas. Con gente que quiso mucho a Venezuela me consiguieron una columna semanal en el Diario El Heraldo.

Tuve que poner a funcionar mi nombre. En Venezuela fui organizadora de evento por más de 15 años y dije vamos a poner estos dones en función de la gente.

Los inicios cuestan y ahora con las necesidades de los compatriotas nos obligó a que agarráramos el “toro por los cachos” y apuráramos todas las ideas y proyectos que tenemos y gracias a Dios hemos conseguido bastante ayuda.

Con Rocío y Juan Viloria pudimos fundar la Asociación de Venezolanos en Barranquilla, al principio fue muy duro, comenzamos a contactar con organismos internacionales. Estamos llegando a dos barrios y vamos a llegar a tres. Con ayudas fijas. Tenemos un programa y estrategias diseñadas. Ya no es una labor social sino una responsabilidad de mantener a la asociación con cuentas claras.

–¿Qué sentimientos le genera la situación del venezolano migrante?

–Son dos sentimientos muy específicos. Una rabia enorme cuando veo a mi gente sufriendo que tuvo trabajo, casa, que tenía sus cosas más que bien, algunas pocas, pero ahora mendigando en las calles, pidiendo en los parques, porches, en las entradas de los colegios. Me da mucha rabia pensar que dejamos que la situación llegara hasta ahí. El sentimiento es de mucho dolor, y a veces de impotencia porque no se puede hacer más.

Incluso los organismos internacionales nos comentan que la situación de la migración se desbordó.

Aquí en Colombia está completamente desbordada la migración, porque recordemos que Venezuela recibió muchos migrantes colombianos que se arraigaron allá, que tiene hijos y ellos buscando salir de la crisis pues se vinieron apelando también a su nacionalidad que tienen por derecho.

Y entonces no solo es el tratamiento del venezolano como migrante que mantiene vínculo con Colombia, sino que se ha puesto cuesta arriba atender a la enorme cantidad de los propios connacionales que vienen exigiendo su derecho, que lo incluyan en el sistema de salud, de trabajo, educación y el país no se está dando abasto.

Todavía hay gente aquí Colombia que me preguntan ¿es verdad que no hay medicinas en Venezuela? Eso no lo puedo creer cómo un país puede quedarse sin medicamentos. Es que no hay.

La gente está llegando desnutrida o mal nutrida, el niñito con el pelito color naranja, amarillento, no es que sea catire es que está desnutrido y el pelo se decolora y se pone como una paja seca.

Cuando ven a los muchachitos así dicen y cómo llegan esos muchachos de Venezuela que era un paraíso. Ahorita es cuando les está aceptando el fenómeno de la migración y se están dando cuenta.

No tenemos balseros porque no somos islas, tenemos caminantes; sin embargo, los cuentos de la gente llegando a Curazao son terroríficos.

–¿Cuánto es el número de inmigrantes que hay en Barranquilla?

–La cifra varía en el Departamento, según el censo hay 25.000 mil censados y todos los días llegan más y más personas, pero tenemos un registro de 700 personas, entre el Barrio Simón Bolívar y Villa Caracas, sitios que quedan en una de las entradas a Barranquilla que llega a Santa Marta, con el Departamento del Magdalena.

Para el referéndum 2017 en Venezuela, en un día recibimos la firma de 7.000 mil venezolanos en la Asociación de Venezolanos en Barranquilla. Ahora nos llegan enfermos, malnutridos, buscando alimentos, trabajo para enviar dinero a Venezuela, es una situación grave. Los hospitales están colapsados.

–¿Cuáles son los proyectos que tiene la Asociación para los venezolanos?

–Queremos hacer un trabajo con ONU Mujer hay muchas mujeres que están en condiciones vulnerables. También tenemos un proyecto macro que incluye una casa de paso como refugio, que puedan atender que al venezolano de tres a cinco días que permita reducir el problema social de los migrantes que duermen en las calles y que los niños tengan un lugar donde las madres puedan dejar diariamente a sus hijos mientras trabajan.

Además, que haya un comedor autosuficiente con programas para microempresarios. Un taller de unidad productiva, que certifique habilidades, cursos cortos especiales para que puedan buscar trabajo en Colombia.

Si nosotros como sociedad civil logramos una alternativa responsable en Colombia con el apoyo de los organismos internacionales podemos tratar de rebajarle la carga al Estado colombiano con la migración de los venezolanos.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados