Jarlan Barrera y el pensamiento del caminante

182

Rosario Central,  no ha contratado a Jarlan para que corra al ritmo de los demás, sino para que piense mejor que los demás.

Por. Javier Castell

Javier Castell López

Jarlan Barrera logró, en los últimos tres meses de 2018, dejar constancia de superación profesional y pudo, por fin, entronizar su talento creativo y, de esta forma, la única realmente que tiene el futbolista, acallar las justificadas críticas y la desconfianza de los dirigentes, técnicos, periodistas y fanáticos junioristas alrededor de su real influencia en el equipo. Y más allá del infortunio del penal errado ante Paranaense, en la final de la Copa Sudamericana, Jarlan sedujo con su estilo de juego a distintos clubes del continente.

Al final, Rosario Central contrató al volante samario y espera ilusionado que, a través de su inteligencia y su precisa y sensible zurda, conduzca los intentos ofensivos del equipo dirigido por el ex juniorista Edgardo Bauza.

En su presentación oficial, y a la pregunta de cómo se definía él como jugador, respondió que estaba llamado a darle paciencia a la elaboración de juego del equipo. Supongo que, en términos más futboleros, Jarlan trató de decir que él era un jugador con pausa en el medio campo, que invita a sus compañeros al toque, a tomarse un tiempo más para construir la jugada con más calidad.

Jarlan Barrera, con el reto de triunfar en Argentina

Inmediatamente, pensé que ese iba a ser el gran reto de Jarlan en un medio futbolístico como el argentino de estos últimos tiempos: ¿cómo su cadencia podrá resistir un ritmo de juego tan acelerado y, a veces, muchas veces, hasta caótico? ¿Cómo, su talento e imaginación, no se dejarán rebasar de esa frenética y, a veces, muchas veces, atropellada búsqueda del área rival? ¿Cómo impondrá la sutileza de su juego en un campeonato con mucha fricción física y, a veces, muchas veces, áspero?

Seguramente entre él, sus compañeros y el cuerpo técnico, buscarán estrategias para su adaptación. La convivencia, los entrenamientos, los hábitos deportivos y sociales, son medios al alcance de todos y de efectiva y comprobada utilidad en estas situaciones. De lo que sí estoy convencido es que Rosario Central, y especialmente Bauza, su técnico, no quieren que Jarlan modifique su estilizado juego, su creativo aporte ofensivo, no.

Ellos, estoy seguro, no han contratado a Jarlan para que corra al ritmo de los demás, sino para que piense mejor que los demás. Para que haga mejor a sus compañeros. Que logre que el equipo tenga más oportunidades frente al arco rival desde su capacidad para el pase gol. La misión de Bauza será encontrar el acople de esa pausa inteligente de Jarlan  con la impetuosidad habitual de los jugadores argentinos. La obligación de Jarlan es adaptarse a nuevas exigencias físicas, pero sin perder su impronta futbolística.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados